Riego de árboles frutales

 

Cómo regar al árbol frutal




El aporte regular de agua es algo esencial para que las flores se abran y para que se desarrollen buenos frutos.

El primer año no debe faltar el agua, pero en años posteriores se pueden ir reduciendo los riegos.

El mejor método para regar frutales es el riego localizado, que puede ser:

  • Riego por goteo



    Es el sistema más utilizado. Se suelen colocar entre 4 y 6 emisores por árbol, según sea el tamaño del ejemplar, árbol más pequeño, 4, y árbol más grande, 6.

    Los emisores se reparten alrededor como se ve en el dibujo inferior. Debe mojar gran parte de la zona de raíces, no sólo junto al tronco.

  • Riego con cintas de exudación

    Cinta de exudación Cinta de exudación

    Es mejor que el goteo en el caso de que el suelo sea muy arenoso, ya que mantiene húmeda una franja mayor de tierra.

  • Riego con microaspersores

    microaspersor

Frecuencia de riego

La frecuencia y cantidad de riego depende de múltiples factores. Por ejemplo:

  • Hay especies que necesitan más agua que otra.

  • Un árbol pequeño necesita menos agua que uno grande.

  • En primavera necesitan más agua que en invierno.

  • En suelos más húmedos, que retengan más agua, necesitarán menos que uno arenoso.


Acolchado



Acolchado o mulching en el suelo de árboles frutales

 

Aplicando una gruesa capa de acolchado (compost de jardín, paja, hojas...) al pie del árbol, se disminuye la cantidad de agua que hay que aplicar.

Macetas

 


Riego de árbol en contenedor


Los frutales cultivados en macetones necesitan más vigilancia en el riego que cultivados en tierra.

Más información sobre riego en cada ficha de especie frutal.