Seiridium de las Cupresáceas

(Seiridium cardinale = Coryneum cardinale)


Macrocarpa afectada por Seiridium

Este hongo ataca a las siguiente especies:

  • Ciprés, Macrocarpa y Arizónica

  • Ciprés de Leyland

  • Tuyas

  • Enebros (Juniperus sp.)

  • Ciprés de Lawson

  • Criptomeria

 

La especie más afectada son las Macrocarpas (Cupressus macrocarpa). El Ciprés común también es muy susceptible y luego x Cupressocyparis leylandii.

Es una enfermedad frecuente y que produce graves daños, tanto en setos como en árboles aislados.



Síntomas

Las esporas del hongo infectan los árboles o setos por cortes de poda, pequeñas grietas en la corteza, picaduras de insectos, etc.

El primer síntoma es el punto por donde penetra el hongo, mostrándose la corteza marrón-rojizas, ligeramente deprimidas, se resquebraja y suelta resina. Raspando el tejido es rojizo en lugar de verde.

La rama que queda por encima del chancros se seca y toma un color pardo-rojizo.

Control

Lo mejor es la prención con medidas como las siguientes:

  • Saber que las especies más sensibles son Macrocarpas (Cupressus macrocarpa), Ciprés común (Cupressus sempervirens) y Ciprés de Leyland (Cupressocyparis x leylandii). Las menos sensibles son Arizónicas, Ciprés de Lawson y Tuyas. Tenlo en cuenta a la hora de elegirlas, sobre todo si en tu zona hay muchos problemas con este hongo.

  • Inspecciona las plantas al comprarlas. Si tienen ramas secas, chancros o heridas en la madera con pústulas negruzcas.

  • Mantén los árboles bien cultivados, que estén fuertes y sanos. Una planta débil es presa fácil de insectos y hongos.

  • Aplica preventivamente sobre todas las Cupresáceas del jardín un fungicida al inicio de la brotación en primavera. Repetir a los 20-25 días, otro más a finales de verano, e incluso, un cuarto tratamiento si el otoño es cálido y húmedo. Así quedará protegida la planta.

    Si ya está la planta afectada:

  • Poda las partes atacadas.

  • Aplica fungicida intentando proteger lo demás.

  • Los chancros sobre troncos y ramas se pueden eliminar con una navaja afilada, aplicando después pasta desinfectante-cicatrizante.

  • Riega y abona para vigorizar.

  • Limpia y desinfectar las herramientas de poda o recorte empleadas en los árboles enfermos con alcohol o lejía para no ir propagándolo de planta en planta.


5.0 de 5 estrellas basado en 1 valoraciones.
5 estrellas
1 votos

Mi valoracion:

Seiridium de los cipreses