Mosca de la fruta, Ceratitis

 

Control de moscas de la fruta (Ceratitis capitata)


Moscas de la fruta Mosca de la fruta Mosca de la fruta

Es una plaga muy extendida en España, sobre todo en la zona sur y regiones mediterráneas. También habita en Canarias.

Ataca a melocotones, albaricoques, peras, manzanas, higos, caquis, ciruelas, naranjas y, a veces, a las uvas. Empieza con las más tempranas y termina con las más tardías del año (naranjas).

La fruta más blanda es la más afectada (melocotón, albaricoque, higo, etc.). En naranja el daño es exterior, de aspecto, pero madura antes.

Mide unos 4-5 milímetros. Es algo más pequeña que una mosca común. De colores vistosos. La larva mide 7-8 milímetros, blanca y sin patas.

Tienen muchas generaciones en el año, normalmente, 6. El número de generaciones al año depende de la climatología de la zona y de la mayor o menor abundancia de huéspedes. El máximo contabilizado ha sido de 7 generaciones anuales.

Invernan en forma de pupa (barrilitos marrones) enterradas en el suelo. Los adultos aparecen al principio de la primavera.

La hembra pica en la fruta y pone 6 ó 7 huevos. Alrededor de esta picada se produce una decoloración. En frutos aparecen manchas amarillas de 3 ó 4 milímetros. Tiende a caerse.

Las larvas se alimentan de la pulpa, originando su descomposición y generalmente la caída del fruto.

Llegados a su máximo desarrollo se dejan caer al suelo, se transforman en pupas, de las que saldrán los adultos.

Control

El control eficaz de ésta especie se realiza en la fase adulta ya que en estado de larva y en la pupación el insecto está en el interior del fruto o enterrado en el suelo siendo muy dificultoso llegar hasta él.

Existen diversos métodos de control utilizados:

- Trampas cazamoscas. Trampas caseras colocando mosqueros o frascos cazamoscas llenos de alguna sustancia dulzona, como agua azucarada. Los insectos acudirán y al no encontrar la salida acabarán ahogados. Sitúalos siempre antes de que se produzca el ataque.

- Lucha química mediante pulverización con insecticidas.

Se usan mosqueros para determinar el momento para tratar.

Los de vídrio con fosfato-biamónico al 75 se rellenan cada 10 días. Semanalmente se cuentan las capturas. También se miran los frutos que tengan picaduras o no. Una vez comprobada la presencia se trata cuando el fruto alcance su tamaño definitivo.

Lo normal son pulverizaciones totales con Fenitrotion, Malation o Triclorfon.

El seguimiento de estas moscas se hace con mosquero de cristal para ver si hay moscas. Llevan fosfato biamónico al 4% como atrayente, aunque también se podría emplear vinagre o pipí (menos selectivo). Semanalmente se van a ver y se cuentan. También hacer inspección visual de la fruta. Por ejemplo, tratar cuando caigan durante 2 días seguidos 1 o más moscas.

- Lucha autocida: consiste en la cría masiva de Ceratitis que se manipulan esterilizándolas, para luego, al ser liberadas en la naturaleza y en gran número, puedan competir con individuos no estériles en el apareamiento con los insectos silvestres. De esta manera la población se irá mermando por la esterilidad de algunos de los parentales.

- La Lucha biológica con algunos himenópteros que parasitan a la Mosca de la fruta tiene una eficacia escasa.

Más información en el archivo del foro:

Mosca de la fruta (Ceratitis capitata)