Estanques de jardín. Tipos de estanques


Los estanques, según el material del que estén hechos, pueden ser:

1. Artificiales o prefabricados de plástico.

2. De lámina flexible de polietileno (PE) o de PVC.

3. Construídos de obra.

Veamos algunas características y fotografías de cada tipo.

1. Estanques artificiales o prefabricados

estanques

• Son de plástico o de fibra de vidrio, rígidos o semirrígidos y bastante resistentes. Es la forma más sencilla y rápida de instalar un estanque.

• Los hay de formas muy diversas y en color negro, verde, etc..

• En jardines grandes pueden quedar estanques ridículos ("un charquito") y es preferible uno de más tamaño. En jardines pequeños es una opción estupenda. Eso sí, se debe disimular su artificialidad mediante plantas, piedras y guijarros.

2. Estanques de láminas de plástico

estanques estanques


• Con plásticos se hacen muy buenos estanques informales.

• Las curvas suaves se integran bien en un ambiente de estilo natural, más paisajístico.

• Se pueden hacer de todos los tamaños, desde los más pequeños hasta los más grandes y desde las formas más sencillas hasta las más irregulares.

• La lámina se compra por m2 y vienen de un ancho de 4 ó 6 metros. Las hay de colores negro o verde y e incluso imitando a guijarros.

• La colocación de estos revestimientos flexibles es fácil y rápida, por lo que cada vez se emplean más.

3. Estanques de obra

 

estanques estanques estanques

estanques estanques estanques


• Si tu jardín es de estilo clásico, irá mejor un estanque geométrico-formal con forma de cuadrado, rectángulo o circular. Los jardines de residencias y palacios suelen ser formales construídos de obra.

• Su principal problema es que son costosos de construir.

• Son frecuentes las fisuras por donde pierden agua.