Riego y abonado de árboles

 

Riego de un árbol

 

Los árboles se deben regar siempre que sea necesario. Esto que parece obvio, no lo es tanto para muchas personas, que riegan insistentemente cuando no tienen por qué.

El riego excesivo provoca varias cosas:

 

La asfixia de las raíces y su pudrición. En estas condiciones, se activan los hongos que viven en el suelo y colonizan las raíces, provocando la muerte irremediable del ejemplar.

 

Raíces superficiales y profundas

Que las raíces del árbol se desarrollen más superficialmente y por tanto, no profundicen buscando agua (para qué, si se la estamos dando nosotros). Esto los vuelve más sensibles en caso de sequía. Por ejemplo, en la sequía de principios de los 90 se suprimió el riego en muchos parques públicos. Consecuencia: las plantas, incluidos los árboles, acostumbrados al riego frecuente perdieron muchas hojas, hubo muertes y deterioros graves. Riega poco y el árbol se hará más duro.

• Además, estamos gastando agua innecesariamente,que es un bien escaso en muchos lugares.

¿Cada cuánto tiempo debo de regar mis árboles?

Depende de muchos factores. Los más importantes son:

• La especie

Hay especies que necesitan más agua que otra. Por ej.: el Olivo es muy resistente ante la falta de agua; otros árboles no lo son tanto.

• El tamaño del árbol

Un árbol pequeño necesita menos agua que uno grande, puesto que éste último tiene más hojas que alimentar.

Olivo
Olivo

 

• La época del año

En primavera necesitan más agua que en invierno, puesto que está en plena actividad. O cuando está en floración, también consumen más.

• El suelo

En suelos más húmedos, que retengan más agua, necesitarán menos lluvia o menos riego para vivir. Por contra, hay suelos muy secos, arenosos, donde llueve o se riega y la mayor parte del agua se pierde en profundidad, no queda almacenada (piensa en el caso extremo de la arena de la playa). Aquí necesitará más riego o lluvia que en el primer caso.

• El ambiente en el que se encuentre

a) Si está al sol necesita más agua que a la sombra

 

b) Si hace más calor...más agua.

 

c) Si hace más viento...más agua.

Si compras un plantón de 1 ó 2 años, necesitará riego hasta que las raíces sean abundandes y pueda ser autónomo. Fíjate como los árboles de nuestras ciudades, cuando son adultos, no se riegan, o sólo se hace en caso de sequía.

Por tanto, lo ideal es regar hasta que se establezca el árbol y a partir de ahí, muy poco o ,incluso , nada. Aunque si quieres que crezca más rápido (por ejemplo para que un árbol dé sombra lo antes posible), deberás regar más y abonar con regularidad.

A modo simplemente orientativo, para tener una idea, algunos datos para ÁRBOLES JÓVENES en tres climas típicos de España:

 

CLIMA CONTINENTAL

 

10 riegosentre Mayo y Septiembre

 

CLIMA MEDITERRÁNEO

 

12 riegos entre Marzo y Septiembre

 

CLIMA ATLÁNTICO

 

5 riegos entre Junio, Julio y Agosto

 

ABONADO DE ÁRBOLES

No se suele abonar mucho los árboles. Sin embargo es algo que no debemos descuidar. En suelos pobres en nutrientes y malos es especialmente importante que abones tus árboles.

Una vez al año, o año sí, año no, puedes aportar alrededor del árbol (no pegado al tronco) unos 2 kg. de abono orgánico (estiércol hecho, mantillo, etc.) y mezclarlo un poco con la tierra, muy poco, para no dañar raíces superficiales. O bien, extender unos 80 gramos por árbol de abono mineral de lenta liberación (tipo Nitrophoska, por ejemplo).


Si usas abono orgánico, hazlo en invierno y si empleas abono mineral, en primavera u otoño.

Si los árboles están en el césped, con los fertilizantes que apliques a la pradera será suficiente para los propios árboles, sin necesidad de hacer los abonados anteriores.