Multiplicar aromáticas por semillas


 

Las Hierbas Aromáticas (Hierbabuena, Lavanda, Melisa, Menta, Orégano, Perejil, Romero, Salvia, Tomillo, Hisopo, Mejorana, Santolina, etc.) se pueden multiplicar por 4 métodos diferentes:

Semillas, Esquejes, Acodo y División de mata

 

En este artículo vamos a ver el primero de ellos: POR SEMILLAS. En otra página tienes los otros 3 métodos juntos, aquí.



1. Compra las simientes o recoléctalas. Para recolectar tienes que vigilar la evolución de la floración y evitar que caigan al suelo. Mete los capítulos florales en bolsas de papel, corta el tallo y sacude fuerte la bolsa para recoger los granos. Selecciona las semillas más sanas, déjalas secar y guárdalas en papel (nunca en plástico) y a su vez dentro de un tarro tapado. Ponle una etiqueta.

2. Epocas de siembra

La época de siembra depende de la especie. Consulta en el paquete de las semillas. Para la mayoría, la primavera y principios de verano son los mejores momentos para sembrar, aunque algunas Hierbas Anuales pueden sembrarse en otoño.

La semilla con temperaturas frías suele estar latente y se activan sobre los 15 o 18ºC.

Las Hierbas poco duraderas y poco resistentes que se emplean en mayor cantidades, como el Perejil, puedes sembrarlas a intervalos de 3 a 4 semanas desde principios de primavera hasta principios de otoño. Esto te proporcionará hojas todo el año.

3. Recipientes


Bandeja de alveolos de corcho

 

Los recipientes van desde la bandejas de alveolos (con compartimentos), bandejas planas, macetas, cuencos, cajas de todo tipo... o sembrando en el suelo directamente. Deben tener agujeros en el fondo para que salga el exceso de agua.

Existen unas cajas de propagación de plástico transparente llamados propagadores. Unos modelos llevan calefacción incorporada y otros no. Si la propagación se efectúa en primavera y verano, la calefacción no es tan importante.

4. Sustratos

 

Venden sustratos especialmente formulados para siembra. Sin embargo, lo habitual es hacérselo uno mismo. Emplea turba sola, o mejor, mézclala con arena (mitad y mitad de cada una) o con perlita o con vermiculita. Otra mezcla muy buena es:

- Una tercera parte de turba.
- Una tercera parte de compost (mantillo de hojas).
- Una tercera parte de arena de río o bien de perlita.

5. Siembra

 



Reparte las semillas homogéneamente por la bandeja o por la maceta. Si siembras en bandejas de alveolos, echa 2 ó 3 semillas por cada alveolo. Si las semillas son muy pequeñitas mézclalas con arena fina para facilitar la dispersión homogénea.

Cúbrelas con una capa fina de sustrato de espesor 1 ó 2 veces el grosor de la semilla. En el caso de semillas finas y pequeñas es suficiente cubrir someramente la semilla, lo mínimo.

Asienta ligeramente con las palmas de las manos o con una tablilla plana para que queden en íntimo contacto semilla y sustrato.

Riega con cuidado para no mover las semillas ni destaparlas. Para esto es útil un pulverizador de mano o la mochila de los tratamientos.

• Es bueno añadir en el agua de riego algún fungicida como Captan o Benomilo que proteja de hongos.

6. Identificación

 


Semilleros en bandejas de alveolos

Las plántulas son iguales unas de otras. Para no confundirte clava en el semillero una tarjetita de plástico, madera u otro material resistente con el nombre de la especie, variedad y fecha de siembra. Para ello, usa un rotulador indeleble, pues la tinta normal se corre al mojarse.


7. Plástico o cristal

 

Cubre las macetas o bandejas recién sembradas con un plástico transparente (podría ser de cocina) o con un cristal. Así se retendrá el calor y la humedad. A diario, o cada dos días, retira la cubierta para ventilar la tierra y para regar pulverizando.

Coloca todo a resguardo del sol directo y a una temperatura que ronde los 15 ó 20ºC. En cuanto hayan nacido todas las plantitas retira definitivamente la tapa y traslada el semillero a un lugar muy luminoso, por ejemplo, cerca de una ventana (no al sol directo). Necesita mucha luz para que las plantitas no crezcan larguiruchas.

8. Aclareo y repicado

 

Aclara para que quede 2 ó 3 dedos de espacio entre cada plántula. O bien, si está sembrada en tierra, entresaca para dejarlas suficientemente espaciadas unas de otras. En cada alveolo, cuando tengan los cotiledones, deja las más fuerte en cada uno, arrancando las demás. Para ello riega bien antes y así se puede extraer entera la planta más débil sin dificultad.

Cuando las plantitas tengan un par de hojas verdaderas (no los cotiledones que salen nada más germinar), se trasplantan a macetas individuales o, por ej., a envases de yogur; siempre con su correspondiente agujero de drenaje. Esto se llama repicar las plantas (trasplante). Riega para que no pasen sed porque son pequeñas y delicadas.

8. Pinzado

 

Conforme vayan creciendo las plantas, "pinza", es decir, corta las puntas de los tallos largos para que ramifique por abajo y se haga más densa y compacta. Así se evita una planta con pocos tallos, larguiruchos y despoblada por la base.

Problemas de los semilleros

1. Cuando compres semillas fíjate en la fecha de caducidad que indica el envase.

2. Temperaturas: procura mantener mínimas nocturnas por encima de los 10ºC y de día como máximo 35ºC para que no se deshidraten; un golpe de calor puede acabar con la germinación.

3. Mantén constante la humedad del sustrato.

4. Los sustratos encharcados por exceso de riego dificultan la respiración de las raíces aún muy débiles y se pudren.

5. Con poca luz las plantas se ahilan y no hay casi fotosíntesis para desarrollar hojas. Por el contrario los excesos disparan la transpiración de forma peligrosa.

 

Damping-off: cuello necrosado - Una oruga comiendo

6. Las plagas en semilleros de pulgones, ácaros, orugas, escarabajos, caracoles y babosas causan estragos cuando las plantas son aún jóvenes y no pueden defenderse de sus ataques.

 

7. Hay hongos que atacan las hojas y otros las raíces. En semilleros, los de las raíces son más peligrosos. Causan gran mortandad en plántulas recién germinadas. Es lo que se conoce por 'caída de plántulas' o 'damping-off'. A nivel del cuello quedan ennegrecidos y se doblan cayendo sobre el sustrato.

Los causantes son Fusarium, Phytophthora y Rhizoctonia. La infección se expande con rapidez por todo el semillero.

Para evitar que aparezcan sigue estos consejos:

  • Usa sustratos limpios y frescos. No uses para semilleros tierra del jardín que seguro que lleva hongos nocivos.

  • Un buen sustrato es muy poroso, tanto que cuando hace calor debes regar dos veces al día.

  • Evita el exceso de agua porque despierta el inóculo.

  • Bandejas, herramientas y estructuras limpias (por ej. con lejía).

  • Si utilizas estiércol que esté bien fermentado.

  • No pongas una elevada densidad de plantas.

  • Ventila en forma adecuada para evitar el aire enrarecido.

  • Tratamiento químico según el hongo que esté actuando, aplicando alrededor del cuello de las plantas un producto que contenga Benomilo, por ejemplo. No es muy eficaz.

Si quieres conocer los demás métodos para multiplicar Aromáticas (esquejes, acodo y división de mata), pulsa aquí.


5.0 de 5 estrellas basado en 2 valoraciones.
5 estrellas
2 votos

Mi valoracion:

Siembra y semilleros de aromáticas


Más información en el Archivo: