Cestas y macetas colgantes



Las cestas o macetas colgantes constituyen un elemento decorativo de gran impacto.

Permiten tener plantas en sitios reducidos, ya que se aprovechan las paredes y el espacio vertical.

1. Ubicación

Se pueden ubicar tanto en el exterior como en el interior de la casa.

Fuera, dan una bienvenida colorida a los lados de la puerta principal. Son típicas colgadas en porches, pérgolas, arcos del jardín...

En una terraza o balcón sirven para recubrir paredes y barandillas.

Dentro de la casa pueden flanquear un ventanal, donde disfrutarán de abundante luz.

2. Tipos de cesta colgante

 



Compra cestas grandes para que las plantas tengan más espacio y florezcan con profusión.

Cesta de alambre

Cesta de mimbre

Cesta de madera

Cesta de terracota

Cesta de plástico

Se revisten con esfagno o con un papel especial duro (ver foto dcha inf).

3. Especies aptas para cestas colgantes

 

Para interior

 

- Amor de hombre
- Begonias
- Ceropegia
- Cintas
- Columnea
- Cuerno de alce
- Culantrillo
- Ficus repens
- Helecho canario
- Hiedra
- Impatiens
- Lobelia
- Mimulus
- Petunia surfinia
- Planta del dinero
- Poto
- Saxifraga
- Singonio
- Tillandsia
- Tradescantia

 

Para exterior

 

- Amor de hombre (sombra)
- Begonias (sombra)
- Boca de dragón, Antirrino
- Cintas (sombra)
- Escaveola (Scaveola)
- Evónimo rastrero
- Ficus repens (sombra)
- Fucsia
- Geranio
- Gitanilla
- Helichrysum
- Hiedra (sombra)
- Impatiens (sombra)
- Lampranthus spp.
- Lobelia
- Loto
- Menta (sombra)
- Mimulus (sombra)
- Petunias surfinias
- Planta del dinero (sombra)
- Rocío (Aptenia)
- Romero rastrero
- Saxifraga (sombra)
- Singonio (sombra)
- Tomillo
- Tradescantia (sombra)
- Verbena
- Vinca

 

4. Plantación

Recubre la cesta con una capa gruesa de esfagno (un musgo fibroso también llamado peat moss), si no, una lámina de coco, una lámina de papel especial para cestas o, en el caso de cestas de madera y mimbres, con un plástico agujereado.

A continuación se echa substrato para macetas mezclado con un poco de abono granulado.

Se pueden plantar sólo colgantes o bien, mezcladas con una especie más erguida colocada en el centro.

Después termina de rellenar con substrato la cesta y riega.

5. Riego y abonado

Una cesta colgante necesita ser regada con bastante frecuencia, especialmente en verano. Esto es debido a que el espacio para las raíces suele ser escaso. Si la cesta fuera más grande, mucho mejor, porque tardará más tiempo en secarte.

Se suele utilizar una regadera de caño largo.

También se puede emplear una manguera, a cuyo extremo se ata un trozo de caña de bambú para que quede más rígida o insertándole un trozo de tubo rígido para que no se doble.

Otro método es la inmersión. Consiste en descolgar la cesta y meterla en un cubo con agua unos 10 minutos.

En el mercado hay algunas cestas de autoriego, que poseen una reserva de agua en la base.

Al igual que ocurre con el agua, los nutrientes minerales se agotan con rapidez. Fertiliza cada semana en el período de crecimiento activo con un fertilizante líquido.