El clima y el cultivo de plantas



1. Luz
2. Temperaturas
3. Lluvia
4. Humedad del aire
5. Vientos


  • Cada clima tiene su vegetación más apropiada.

  • Selecciona especies vegetales que vivan bien en el clima general de tu zona.

  • Considera también los microclimas del jardín. Por ejemplo, un rincón con sombra es perfecto para helechos pero inadecuado para las plantas de flor de temporada.

  • Los factores climático-ambientales en relación a la elección de las plantas son: luz, temperaturas, lluvia, humedad y vientos.

1. Luz

  • Analiza las zonas de sol y las zonas de sombra del jardín.

  • Para las zonas de sol:

    - Casi todas las flores necesitan unas seis horas de sol al día. Por ejemplo, Gazania o Lamprantus sólo abren sus flores si tienen sol directo.

    - Las plantas con hojas variegadas (veteados en verde y amarillo) requieren más luz que las de hojas verdes completas.

    - A los cactus les gusta tener mucha luz.

  • Para las zonas de sombra:

    - Elige especies que vivan bien en sombra o semisombra, por ejemplo, Camelia, Hortensia, Clemátide, Helechos, Cóleo... hay muchas especies aptas sombra; mira esta lista de arbustos.

    - Puedes ubicar en sombra plantas que necesiten sombra en determinadas épocas, por ejemplo, una sombra temporal en momentos calurosos favorece su establecimiento, o cuando son plantas jóvenes y delicadas.


2. Temperaturas

 


  • Si en tu clima hace frío, con heladas frecuentes, es evidente que no se deben escoger especies subtropicales: morirían a las primeras de cambio.

  • Cerca de un muro estarán más protegidas del frío. Los muros acumulan calor durante el día que ceden por la noche.

  • Ciertas plantas también necesitan frío. Por ejemplo, el Olivo crece mucho en el trópico pero no florece, lo que quiere es la alternancia de temperaturas, no constante todo el año. O muchas variedades de frutales que necesitan acumular frío en invierno, lo que se llaman horas-frío, horas por debajo de +7ºC. Por ejemplo, variedades de cerezo que si no disponen de este frío no darán buena cosecha (Más información sobre esto en Sección Frutales, artículo "Elegir frutales según el clima").

 

3. Lluvia

 


  • Hay plantas que no aguantan los climas lluviosos por estar los suelos muy húmedos o encharcados o por tener las hojas mojadas mucho tiempo. Suelen ser especies de climas secos.

  • En climas lluviosos conviene elegir especies amantes de la humedad.

    4. Humedad del aire


    Jardín húmedo

  • Hay plantas que necesitan una humedad alta y otras sequedad.

  • Ejemplo: los helechos son ideales para un jardín a la sombra o un jardín que dé al norte. Necesitan agua y un alto grado de humedad del aire. Plantarlos sólo si se les puede dar lo que piden.

  • Hay regiones con niebla frecuente, rocío o determinados rincones húmedos.

5. Vientos



  • Vientos secos

  • Vientos húmedos

  • Vientos fríos

  • Vientos cálidos

  • Vientos fuertes (encallejonados es peor)

  • Vientos salinos de la costa ("queman" las hojas jóvenes y yemas jóvenes orientadas al mar por depósitos de sales).

  • Si en tu zona predominan algunos de estos vientos, escoge plantas resistentes a ellos, o bien, proporciona protección del viento al jardín o terraza con setos, vallas con trepadoras, láminas de brezo, etc.

  • El viento influye en la distribución de las plantas. Por ejemplo, coloca las Coníferas pensando por dónde entran los vientos dominantes. Así servirá de protección gracias a su follaje perenne.

  • Lista de plantas adecuadas para un jardín costero (vientos salinos).