Trucos y consejos de jardinería (1)



1. Fundamentos

 

• Lo más importante para un jardinero es el interés por aprender y no parar de observar.

• Resulta muy recomendable llevar una agenda con todo lo que suceda y hagas en el jardín. Esta información te será de gran utilidad para el presente y para el futuro (años venideros).

• Si te inicias en el mundo de la jardinería es mejor que empieces con plantas fáciles que no requieran mucha experiencia. Por ejemplo, una Gardenia es bastante difícil de hacer prosperar para alguien que no sepa cumplir con todas las exigencias que tiene. Te puedes frustrar y desanimar.



• Es muy útil ir conociendo los nombres científicos de las plantas. Desde luego, si quieres profundizar en el mundo de la jardinería, resulta imprescindible. Tiene la ventaja de que son los mismos nombres para todo el mundo, en Chile, en Sudáfrica, en Singapur o donde sea. Los nombres populares, por el contrario, difieren bastante de un lugar a otro.

 

• La nomenclatura actualmente usada fue implantada por el botánico sueco Linneo (1707-1778) y en lo básico consiste en dos palabras. Por ejemplo, el Ciprés (Cupressus sempervirens), la primera palabra indica el Género (Cupressus) y la segunda se refiere a la Especie (sempervirens). Por tanto, Género + Especie.

Ejemplos: Pinus pinea (Pino piñonero), Olea europaea (Olivo), Laurus nobilis (Laurel), Hedera helix (Hiedra), Impatiens walleriana (Alegría de la casa), etc., etc.. Ve aprendiéndote los nombres científicos de las plantas poco a poco. Dispones de un detallado artículo sobre Nomenclatura botánica aquí.

• Apuntar también que cuando se pronuncian los nombres científicos hay que saber algunas cosas:

 

- La "ch" se pronuncia como "j". Ejemplos: orchis = "orjis". pulcherrima = "puljerrima".

 

- La "ph" se pronuncia como "f". Ejemplos: Phlox = "floks": Delphinium = "Delfínium".

 

- La "ll" como "l". Ejemplo: Ficus macrophylla se diría "Ficus macrofila"

 

- La "c" se pronuncia como "s" si precede una "e", "i", "y", "ae" y "oe". Ejemplos: Cyclamen se pronuncia Síklamen; Cycas se pronuncia síkas.

2. La jardinería es salud

• El trabajo en el jardín reduce el estrés y es "terapeútico". No en vano, el cuidado de jardines es habitual en la rehabilitación de pacientes con problemas de droga o de sociabilización, en centros para personas con discapacidades físicas, de ataque cardiacos o las instituciones que trabajan con personas con retrasos mentales.

Nosotros cuidamos el jardín y él nos cuida a nosotros. Diversos estudios científicos señalan sus efectos sobre la salud: disminuye la presión arterial, favorece el funcionamiento del corazón, relaja los músculos, reduce el estrés, da nuevas energías y ayuda a darle una nueva perspectiva a las cosas.

• Se ejercitan los grupos musculares más importantes de nuestro cuerpo, los que queman más calorías. Así, piernas, glúteos, hombros, estómago, brazos, cuello, y espalda se ven sometidos a sesiones de gimnasia. Cuidar el jardín también aumenta la flexibilidad y refuerza las articulaciones.

• Sin embargo, como con cualquier otro ejercicio, es la actividad moderada y practicada en forma regular la que proporciona los mayores beneficios. Ve despacio al principio para ir ganando en resistencia con el tiempo.

 



• Para trabajar el jardín, es importante protegerse la piel de los rayos ultravioletas del sol. Se evitan trabajando en el jardín por la mañana temprano o al atardecer. Bebe mucha agua, refréscate incluso por encima, usa ropa clara y ligera, crema protectora y sombrero.

• Las manos cuídalas usando guantes. Por ejemplo, por el manejo de plantas con espinas o urticantes, cuando metas las manos en tierra, cuando eches fertilizantes, etc.. Recuerda que en el suelo viven las bacterias del tétanos. Los guantes de látex, tipo quirúrgicos, son adecuados para quien le gusta el tacto de la tierra pero no quiere correr riesgos.

Compra unos guantes cómodos, duraderos, adecuados para la tarea que vayas a realizar y sobre todo, que se ajusten bien a la mano. Los hay para hombres y para mujeres.

3. La jardinería y los mayores

• Como se pierde visión con la edad, se pueden usar herramientas de colores llamativos o pintarlas. Emplear semillas grandes y aprender a reconocer las plantas por su tacto y olfato.

• Construir caminos lisos y firmes para recorrer el jardín.

• Los arriates elevados del suelo resultan más cómodos para cultivar.

• Para problemas de Alzeimer puede simplificarse el jardín con menos plantas.

• Evitar el uso de herramientas pesadas.

• Dedicar más tiempo al jardín para no tener tanto apuro y poder hacerlo todo con mayor calma...

CONSEJOS DE DISEÑO

4. Microclimas en el jardín

Estudia los microclimas de tu jardín: los muros, las condiciones orográficas del terreno, rincones más cálidos o frescos, etc. Esos sitios que reciben menos viento, que tienen sombra, que están protegidos del frío, etc. Podrás aprovechar condiciones especiales para situar ahí determinadas especies delicadas.

5. Luz

Algunas plantas necesitan exposición total a la luz del sol, mientras que otras requieren un lugar sombreado. Analiza las zonas de luz y de sombra del jardín y elige las plantas en función de ello.

6. Setos

 

Una pantalla vegetal reducirá la contaminación acústica (el ruido), la polución del aire al retener el polvo y demás partículas, aporta oxígeno, refresca y da intimidad. Otra opción son los arbustos trepadores. Tanto setos como trepadoras, mientras que no crecen y cierran completamente (2, 3 años), puede ganarse la intimidad con láminas de brezo en vallas que den a la calle.

 

 

 

 

7. Arriates elevados

Si el suelo de tu jardín es de mala calidad, se puede salvar construyendo arriates de obra elevados y rellenando éstos con tierra buena. La elevación puede ser desde 15 o 40 cm o llegar hasta 1 metro. Además, el mantenimiento de las plantas es mucho más cómodo, ya que permite trabajar a mayor altura.

Los bordes pueden hacerse de ladrillo, traviesas de ferrocarril, troncos, etc.. Practica orificios para posibilitar el drenaje.

 

8. Hoja perenne

Usa árboles y arbustos de hoja perenne para que en invierno no se vea el jardín o la terraza tan desolado, sin vida y sin masa vegetal protectora.

9. Coníferas enanas

 

Conífera enana. Existen algunas variedades de Coníferas conocidas como enanas. Tienen el tamaño de un arbusto y suelen utilizarse en macetas, tanto en el jardín como en la terraza o en rocallas, donde quedan fenomenal. No necesitan demasiados cuidados.

 

 

 

 

 

 

 

10. Menos gasto de agua

Diseña el jardín haciendo uso de especies resistentes a la sequía, destina menos superficie al césped, o bien reemplázalo por una cubierta vegetal de plantas tapizantes como Gazania, Hiedra, Lampranthus, Vinca...



TRUCOS Y CONSEJOS DE JARDINERÍA (2)


5.0 de 5 estrellas basado en 1 valoraciones.
5 estrellas
1 votos

Mi valoracion: