Jardinería ecológica



El mal cultivo de plantas ocasiona efectos negativos. Por ejemplo:

  • El empleo masivo de insecticidas, herbicidas, fungicidas, etc. impacta en el medio y hay riesgo para las personas y los animales.

  • El consumo excesivo de agua en el riego, especialmente para el césped y en regiones donde es un recurso escaso.

  • La utilización de nitratos (son fertilizantes altamente solubles) que se infiltran y contaminan aguas subterráneas o acuíferos.

  • La gran cantidad de residuos vegetales que se incineran o se llevan a vertederos sin aprovecharse.



Estos y otros problemas nos llevan a reflexionar y a plantearnos un nuevo concepto: LA JARDINERÍA ECOLÓGICA. Con esta denominación designamos modos de construir jardines y técnicas para mantenerlos de una manera racional y respetuosa con el entorno.

La Jardinería Ecológica intenta ahorrar agua, productos fitosanitarios y abonos; fomenta hábitos y actitudes que contribuyen a la conservación y protección del medioambiente y de la salud.

En esta página enumeraré a modo de resumen los puntos en los que se basa para que tengas una visión global; en páginas posteriores tendrás explicaciones más detalladas. Te sugiero que pongas en práctica algunas, si no todas, de las ideas aquí contenidas.

Criterios básicos de la Jardinería Ecológica


1. Diseño del jardín
2. Riego
3. Abonado
4. Acolchado
5. Hierbas adventicias
6. Césped
7. Plagas y enfermedades

1. Diseño del jardín



Utiliza preferentemente plantas autóctonas. Por ejemplo, si vives en un clima de tipo Mediterráneo, especies como el Romero, Tomillo, Salvia, Espliego, etc., son todas ellas autóctonas. Hay centenares para elegir con diferentes formas, texturas, portes, colores, clima y suelo.

• La ventaja del uso de especies autóctonas es que requieren menos mantenimiento puesto que son más resistentes a la falta de agua, a los suelos, a las plagas, a las enfermedades, etc..

• Si dispones de poca agua para regar, Cactus y otras Crasas son las más duras.



• Según las características fisico-químicas del suelo (textura, pH, riqueza en materia orgánica, etc.) elige las especies más adecuadas a él. Por ejemplo, si resulta que tu suelo es calizo (por ejemplo, pH 8), no te empeñes en plantar una Azalea que exige suelo con pH ácido, menos de 6,5, intentando bajar el pH original de 8; es ir contracorriente.

Agrupa las especies en el jardín según sus necesidades de agua:

  • Una zona seca donde estén juntas las especies autótonas y xerófitas.

  • Una zona de riego medio donde se agrupan plantas con necesidades medias de agua.

  • Una zona húmeda para las que precisen riego regular (si es que las incluyes en el jardín, puede ser todo de "zona seca").

• Para ahorrar agua protege del sol con sombra: árboles o una pérgola con trepadoras.

Protege del viento, ya que es otro secante para las plantas. Setos, masas de árboles, vallas, lámina de brezo, cañizos, etc..

No plantes demasiado apretado, dales espacio a las plantas para que se desarrollen bien de acuerdo a su tamaño.


Masas arbustivas

Crea grupos y macizos similares a los que la Naturaleza forma en el campo. Los grupos tupidos de plantas crean microclimas para retener humedad, dar sombra al suelo, proteger las plantas pequeñas del viento y evitar malas hierbas.


En el borde del césped

• En los bordes del césped que es donde cae más agua, aprovéchalo para plantar la que más agua necesiten.

Usa Plantas Tapizantes, también llamadas Alfombrantes, para cubrir el suelo.

• Utiliza materiales naturales, baratos y duraderos en la construcción del jardín. Por ejemplo, las ramas gruesas y troncos pueden servir para decorar.

Coloca farolas y balizas fotovoltaicas que se alimentan de energía solar.

2. Riego

• Evita en todo momento el despilfarro de agua.

Las plantas autóctonas viven con el agua de lluvia, por tanto, poco o ningún riego necesitan, excepto al principio que deberán regarse para que arraiguen bien y superen los primeros veranos.



• Con el sistema de riego por goteo se ahorra agua y las plantas aprovechan mejor toda la que les llega al ser localizado.

• Riega por la mañana temprano o al atardecer, nunca al sol.



• El riego automático con programador permite regar de noche y evitar la fuerte evaporación del día producida por el sol y el viento.

Acostumbra tus plantas a poco riego. Si quieres convertir un jardín "normal" a uno de poco riego hay que "acostumbrarlas" progresivamente en varios años.

En los suelos arenosos riega con más frecuencia y menos cantidad para que se pierda menos agua fuera del alcance de las raíces por infiltración. Para arenosos el riego por goteo es ideal.

La reutilización del agua depurada, aguas residuales urbanas e industriales, se están usando con éxito en campos de golf.

3. Abonado


Abono orgánico

En Jardinería Ecológica se desaconseja usar fertilizantes químicos convencionales porque los nitratos contaminan las aguas subterráneas.

El exceso de fertilizantes originan una brotación excesivamente tierna y hace a las plantas más propensas a plagas como Pulgones o Ácaros.

• En el cultivo ecológico se abona con abonos orgánicos y abonos minerales naturales.

• Por otra parte, las plantas autóctonas apenas necesitan abonos.

compostador
Compostador

Elabora compost casero reciclando los restos vegetales, como ramas de la poda, el césped segado, hojas, restos de comidas, etc..

• Incluso si dejas en el suelo los restos de las propias plantas, triturándolos previamente en el caso de las ramas finas, sirve como abono, aunque es preferible compostarlo.

• En jardines naturales se deja la base de los árboles llena de hojarasca.

4. Acolchado

 

• El acolchado o mulching consiste en recubrir el suelo del pie de las plantas con distintos materiales, a modo de capa de 5 a 15 cm de espesor.

• Materiales para acolchado o mulching:

- Cortezas de pino trituradas
- Acículas de pino
- Turba, mantillo, compost
- Hojas
- Hierba
- Gravas y guijarros de colores
- Puzolana volcánica negra
- Paja, serrín...


Cortezas de pino

 

El acolchado ahorra trabajo porque hay que regar menos al conservarse la humedad de la tierra, salen menos hierbas y no hay que labrar el suelo. 5. Hierbas adventicias

Antes de plantar o sembrar labra bien el terreno y saca a mano todos los estolones, bulbillos y rizomas que encuentres.

• Algunas hierbas espontáneas resultan hermosas cuando florecen y se pueden dejar.



Evita el uso de herbicidas.Las Hierbas Perennes que rebrotan una y otra vez, agótalas a base de escardas con la azada cada vez que salgan, se irán debilitando progresivamente y cada vez habrá menos.

• En árboles y frutales es preferible segar las hierbas dejando los restos como acolchado que aportarán nutrientes y vida a la tierra.

El acolchado en la base de las plantas con cortezas de pino, paja, compost, estiércol, turba, grava, etc. es otro método para evitar los hierbajos.

Malla antihierbas

Una malla antihierba es muy útil para macizos de arbustos, para rocallas, para jardines de cactus, en caminos de grava, etc.. El acabado estético se consigue cubriéndola con cortezas de pino, con chinos, con gravas...


Tapizantes (Gazania)

Cubre el suelo con Plantas Tapizantes que impiden la brotación.

6. Césped


 

El césped es el principal consumidor de agua del jardín. • El césped requiere mucho mantenimiento: riego, abono, siega, perfilado, aireado, escarificado, resiembras, control de plagas y hongos.

El césped está contraindicado en Jardinería Ecológica.

Hay otras alternativas para cubrir el suelo:

- Plantas Tapizantes
- Masas de arbustos
- Cortezas de pino
- Gravas y áridos decorativos
- Pavimentos

• Si no vas a renunciar a él, destina una superficie pequeña, lo imprescindible para las necesidades familiares, quizás la zona central, alrededor de la piscina y algunas zonas más.

• Evita implantarlo en zonas marginales o con pendientes fuertes (taludes); mejor poner en esos sitios Plantas Tapizantes.

Escoge una mezcla de césped que sea resistente a la sequía.

Acostumbra al césped a poca agua para que sus raíces profundicen más. No riegues con tanta frecuencia.

• Menos césped significa menos uso de máquina cortacésped y desbrozadora para hacer los filos, de manera que se minimiza el consumo de combustible fósil y también la emisión de ruido y gases.

• Los céspedes también suelen tratarse con insecticidas, fungicidas y herbicidas. Por tanto, mejor evitarlos.

7. Plagas y enfermedades en Jardinería Ecológica (cont.)


0 de 5 estrellas basado en 0 valoraciones.
Mi valoracion:

Agricultura ecológica


Más información en el Archivo:

Reciclaje y vida ecológica


Más información en el Archivo: