Sistemas de riego


 


Los sistemas de riego que existen en jardinería son:

  • Riego con aspersores

  • Riego con difusores

  • Riego por goteo

  • Riego subterráneo

  • Riego con cintas de exudación

  • Riego con microaspersores

  • Riego con manguera

  • Riego con regadera

  • Macetas de autorriego

  • Riego por surcos (por ejemplo, el huerto)

  • Riego a manta (por ejemplo, inundando un arriate)

    Riego con aspersores

 


Aspersores. Aspersor móvil

 

Los aspersores tienen un alcance superior a 6 m., es decir, tiran el agua de 6 metros en adelante, según tengan más o menos presión y el tipo de boquilla.

Los aspersores los dividimos en:

Emergentes. Se levantan del suelo cuando se abre el riego y cuando se para, se retraen.

Móviles. Se acoplan al extremo de una manguera y se van pinchando y moviendo de un lugar a otro.

En un chalet, la presión habitual da para levantar 3 ó 4 aspersores y 8 ó 10 difusores.

Riego con difusores

 


Riego con difusores

 

Son parecidos a los aspersores pero más pequeños.

Tiran el agua a una distancia de entre 2 y 5 metros, según la presión y la boquilla que utilicemos. El alcance se puede modificar abriendo o cerrando un tornillo que llevan muchos modelos en la cabeza del difusor.

Se utilizan para zonas más estrechas. Por tanto, los aspersores para regar superficies mayores de 6 metros y los difusores para superficies pequeñas.

Los difusores siempre son emergentes.

Riego por goteo

 

 

Consiste en aportar el agua de manera localiza justo al pie de cada planta. Se encargan de ello los goteros o emisores. Estos pueden ser:

  • Integrados en la propia tubería.

  • De botón, que se pinchan en la tubería.

 


Goteros integrados


Goteros de botón

 

 

Los más baratos son los integrados NO AUTOCOMPENSANTES.

 


Emisor de goteo "pinchado"


Lo goteros que se pinchan resulta más prácticos para jardineras o zonas donde las plantas estén más desperdigadas y se pincha ahí donde se necesiten.

El riego por goteo tiene las siguientes ventajas:

Ahorra agua.

Se mantienen un nivel de humedad en el suelo constante, sin encharcamiento.

Se pueden usar aguas ligeramente salinas, ya que la alta humedad mantiene las sales más diluidas. Si usas agua salina, aporta una cantidad extra de agua para lavar las sales a zonas más profundas por debajo de las raíces.

Con el riego por goteo se puede aplicar fertilizantes disueltos y productos fitosanitarios directamente a la zona radicular de las plantas.

El inconveniente más típico es que los emisores se atascan fácilmente, especialmente por la cal del agua. Precisa un buen filtrado si el agua es de pozo y agua cuando menos caliza, mejor.

Riego subterráneo

 


Riego subterráneo

 

Es uno de los métodos más modernos. Se está usando incluso para césped en lugar de aspersores y difusores en pequeñas superficies enterrando un entramado de tuberías.

Se trata de tuberías perforadas que se entierran en el suelo a una determinada profundidad, entre 5 y 50 cm. Según sea la planta a regar (hortalizas menos enterradas que árboles) y si el suelo es más arenoso o arcilloso.

VENTAJAS

Menos pérdida de agua por no estar expuesto al aire.


Menos malas hierbas porque la superficie se mantiene seca.

 

Más estética.

 

Permite el empleo de aguas residuales depuradas sin la molestia de malos olores.

 

Duran más las tuberías por no darles el sol.

 

Se evitan problemas de vandalismo

INCONVENIENTES

El principal inconveniente y que hace que haya que estudiar bien antes si ponerlas o no, es que se atascan los puntos de salida del agua. En particular, por la cal. Si tu agua es caliza, no se recomienda el uso de riego subterráneo.

Las raíces también se agolpan en las tuberías. Para evitarlo se usa herbicida como el Treflan.

Cintas de exudación (tuberías porosas)

 


Cinta de exudación

Las cintas de exudación son tuberías de material poroso que distribuyen el agua de forma continua a través de los poros, lo que da lugar a la formación de una franja continua de humedad, que las hace muy indicadas para el riego de cultivos en línea.

Humedecen una gran superficie y es especialmente interesante en suelo arenoso.

Puede utilizarse en el riego de árboles.

Las presiones de trabajo son menores que las de los goteros. Esto hace necesario el empleo de reguladores de presión especiales o microlimitadores de caudal.

Las cintas de exudación se pueden atascar debido a las algas y a los depósitos de cal (aguas calizas). Por tanto, requieren tratamientos de mantenimiento.

Microaspersores

 

 

Para textura arenosa son preferibles los microaspersores van muy bien porque cubren más superficie que los propios goteros tradicionales, por ejemplo, para regar frutales.

Este sistema de riego es idóneo para macizos de flores, rosales, pequeñas zonas, etc.

Riego con manguera

 

 

Regar con manguera supone tenerla en la mano muchas horas. Para el Césped está claro que es el peor sistema. Además no se consigue una buena uniformidad, a unos sitios les cae más agua que a otros. No obstante, a muchas personas les gusta regar con manguera.

Consejo: compra mangueras hechas con un material que no se dobla, no coje pellizcos que interrumpen el riego y son tan molestos para moverse.