Compostaje urbano o vermicompostaje


Hay que diferenciar dos técnicas para hacer compost casero:

 

Compostaje en jardín

 


Compostador de jardín

Consiste en producir compost en silos al aire libre, en contacto con la tierra.

Compostaje urbano

 

Vermicompostador

Producir compost a cubierto usando lombrices. Se obtiene el llamado humus de lombriz.

Ambas técnicas están tratadas en INFOJARDIN. Sobre el compostaje en jardín dispones del artículo "¿Cómo hacer compost en jardín?", y a continuación estudiaremos el segundo caso, el compostaje urbano o vermicompostaje.




1. Qué es el humus de lombriz

2. Para qué sirve el humus de lombriz
3. Qué necesito para fabricarlo
4. Dónde ubico el vermicompostador
5. Cómo proceder
6. Qué puedo echar
7. Qué NO puedo echar
8. Qué cantidad de comida debo depositar
9. Qué factores debo controlar en la producción de compost
10. ¿Tengo que regar?
11. ¿Hace falta que añada algún producto?
12. ¿Es malo si sale moho?
13. ¿Las lombrices salen del vermicompostador?
14. ¿Produce mal olor?
15. ¿Atrae a insectos?
16. Quién les dará de comer si me voy de vacaciones
17. Cómo sé si ya está listo el humus de lombriz



Con un compostador urbano puedes hacer "humus" en un piso, sin malos olores y ocupando el mínimo espacio.

Favorecerás el Medio Ambiente, ya que se reduce el volumen de residuos que se trasladan a vertederos e incineradoras y evitarás utilizar abonos químicos. Piensa que el 40% de la basura que genera diariamente una casa se puede compostar. También es un magnífico ejemplo de educación ambiental para los niños, que lo ven desde pequeños.

1. ¿Qué es el humus de lombriz?

 


Lombrices rojas

 

Las lombrices comen restos vegetales, y lo que excretan, sus "cagaditas", se transforma en humus de lombriz o vermicompost de gran valor para el jardinero. Es un material de color negruzco, de textura similar a la borra del café, no huele, o si acaso, a mantillo de bosque, que es un aroma agradable.

2. ¿Para qué sirve el humus de lombriz?

 

Se añade a la tierra y produce bastantes beneficios, tanto al suelo como a las plantas.

  • Esponja los suelos arcillosos, apelmazados.

  • Da consistencia a los suelos arenosos, demasiado sueltos.

  • Ayuda a retener la humedad en la tierra.

  • Mejora la porosidad y aireación para las raíces.

  • Es un magnífico abono natural. Aporta los elementos nutritivos esenciales que necesitan las plantas: Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Hierro, Azufre, Boro... liberándolos poco a poco.


3. ¿Qué necesito para fabricarlo?

 

1. Un vermicompostador como el de la fotografía de abajo. Con estos recipientes se pueden reciclar entre 250 y 300 gramos de restos vegetales cada día.

2. Las lombrices rojas. Necesitarás comprar una cantidad para iniciar el proceso.

 

4. ¿Dónde ubico el vermicompostador?

Puedes instalar el vermicompostador en la terraza, en el jardín, en el balcón, en la cocina, en el lavadero... donde quieras, ya que NO produce mal olor. El sitio más práctico será cercano a la cocina.

Debe estar a la sombra. El sol provoca la muerte de lombrices, ya que no soportan temperaturas superiores a 35ºC. También pueden morir de frío. Por debajo de los + 5º, debes situarlo en un lugar más cálido. En caso de que no puedas trasladarlo, abrígalo con algo.

Debe estar a cubierto de las lluvias para que no quede inundado.

5. ¿Cómo proceder?

 


Aplicado al modelo de vermicompostador de la figura, se haría así:

1. Remoja la barra de fibra de coco que trae en un recipiente con agua caliente durante 10 minutos.

 

2. Coloca una bandeja perforada sobre la base recogedora de líquidos.

3. Pon el cartón del embalaje sobre la bandeja perforada.

 

4. Esparce la mitad de la fibra de coco remojada uniformemente sobre el cartón (guarda la otra mitad de fibra de coco). Si te suministran las lombrices con un lecho de estiércol, no hace falta la fibra de coco.

5. Entierra en la cama de coco que has hecho, aprox. 250 gr. de pequeños trozos de restos vegetales.

 

6. Añade las lombrices durante el día, ya que al ser sensible a la luz, ellas se introducirán hacia dentro.

7. Cubre todo con hojas de periódico húmedas o con un poco de césped.

8. Coloca la tapa sobre esta bandeja y guarda las demás para más adelante.

9. Las lombrices una vez hayan terminado de comer los restos de la primera bandeja, subirán a través de los orificios a la segunda en busca de alimento, dejando así, el compost a punto de utilizar en la primera bandeja. Una vez se quita el "humus" de la primera bandeja, esta se coloca vacía encima del compostador.

10. Cada bandeja que subas, debes poner un poco de humus de la bandeja de abajo en la de arriba. Las lombrices necesitan encontrar tierra entre las bandejas para subir. Si no lo haces así, los restos se descomponen en lugar de ser digeridos antes por las lombrices, y no es que huela mal, pero es un olor más fuerte de lo habitual.

6. ¿Qué puedo echar?

Las lombrices sólo ingieren con facilidad material blando.

• Restos de frutas y verduras: piel de frutas, sobrantes de ensalada, etc.

• Restos de café, de té y bolsitas de infusiones, con papel incluido pero sin grapas.

• Pelos de personas y animales.

• Cartón de la huevera mojado y papel de periódico húmedo y troceado sobre la comida depositada.

• Cáscaras de huevo machacadas.

• Las fresas, melones y fruta dulce en general son su manjar preferido y lo que menos les gusta son los cítricos y plátanos que también comerán cuando hayan acabado lo que más les gusta.

Las lombrices pueden proliferar y desarrollarse tanto con una dieta variada como si las alimentamos únicamente de posos de café, pero es mejor que sea variado. Podrás observar lo que les gusta más o menos.

Es muy aconsejable triturar los restos o darle los alimentos en trozos para facilitar su ingestión. De esta forma, producirán el vermicompost mucho antes.

7. ¿Qué NO puedo echar?

 



De entrada, todo lo que no sea materia orgánica, obviamente.

Los restos de jardín se destinan al compostador normal de jardín, ya que las lombrices sólo comen restos orgánicos blandos.

• Carne y pescado no les gusta y producen malos olores.

 

• Lácteos, huesos y alimentos grasos, tampoco.

• No eches plantas y frutas enfermas y gran cantidad de vegetales podridos.

• No valen las cenizas o serrín de madera tratada.

8. ¿Qué cantidad de comida debo depositar?

Alrededor de 250 gr. diarios es lo que se acostumbra a reciclar en un compostador urbano.

Si en principio depositas más restos de los que pueden comer, puede haber problemas de olores. A medida que pasen los meses o años, y la población de lombrices crezcerá, se podrá aportar mayor cantidad. Por tanto, no deposites en el compostador mas alimento del que pueden consumir.

Las lombrices comen la mitad de su peso cada día y doblan la población cada dos o tres meses. Empezando con 1000 lombrices, dentro de un año tendrás aproximadamente 3000. Llega un momento que no aumenta la población, regulan su reproducción adaptándola al espacio que disponen y a la cantidad de comida que aportamos.

9. ¿Qué factores debo controlar en la producción de compost?

Para que las lombrices estén lo mas "cómodas" posible y su actividad sea máxima, la temperatura debe estar entre 18º y 25º C. En torno a 20º C es ideal.

Tanto un exceso como una falta de humedad pueden condicionar el desarrollo de las lombrices. Se debe mantener la humedad en el 70-80 %.

10. ¿Tengo que regar?

Los residuos vegetales contienen un 75% de agua, pero de todos modos hará falta echarle un cubo de agua cada 15 días. Cuando eches el agua, ten el grifo del compostador abierto y un cubo para recoger el fertilizante líquido que escurra. Este líquido lo puedes aprovechar para abonar las plantas directamente, sin necesidad de diluirlo.

11. ¿Hace falta que añada algún producto?

No, sólo lo que tengan que comer las lombrices, aunque puedes contemplar la posibilidad de añadir un poco de cal agrícola o cenizas de leña si crees que hay demasiada acidez provocada por un exceso de cítricos.

12. ¿Es malo si sale moho?

Si aparece moho sobre los restos vegetales es algo normal y hasta deseable. De hecho, las lombrices no pueden comer directamente los restos de alimentos que les echamos, ya que no tienen dientes y, por tanto, no los pueden masticar. Por ello, es muy importante que los residuos estén previamente "atacados" por otros organismos, como los hongos que producen el moho.

13. ¿Las lombrices salen del vermicompostador?

No, nunca salen del recipiente porque es un recipiente cerrado y en él tienen todo lo que necesitan: alimento, humedad y oscuridad.

14. ¿Produce mal olor?

No, nunca debe oler mal, al contrario, un agradable olor a bosque húmedo. De todas maneras ten la precaución de remover les restos vegetales cada cierto tiempo para evitar una falta de oxígeno en algún rincón del vermicompostador.

15. ¿Atrae a insectos?

La actividad de las lombrices no atrae a los insectos siempre que tomes la precaución de enterrar los restos que les suministres, cubriéndolos con papel, césped, etc... De otro modo, pueden aparecer Moscas de la fruta, que aunque son inofensivas, resultan molestas.

Las Moscas de la fruta sólo están cuando hay más restos de los que las lombrices pueden tragar. Intenta que no se te acumulen los restos de comida y no vuelvas a darles hasta que no se hayan comido lo anterior. Adicionalmente, si tapas con trozos de periodicos, restos vegetales u hojas de palmera parece que no proliferan tanto.

Las hormigas, pulgones y otros insectos, se verán alejados del sustrato si el nivel de humedad es alto. Si observas la presencia de estos insectos, solo tienes que añadir agua.

16. ¿Quién les dará de comer si me voy de vacaciones?

Aunque te vayas un mes entero, puedes dejar un exceso de comida en las bandejas superiores. Pon unos papeles de periódico mojados para que no quede seco el lecho de las lombrices y deja el grifo abierto con un cubo para recoger el agua.

17. ¿Cómo sé si está listo el humus de lombriz?

 

 

Su aspecto será de un color negro o marrón muy oscuro, textura esponjosa, se deshace en las manos. La apariencia es similar a la del café molido.

Dependiendo de la cantidad de restos que se pongan, el compost puede tardar 1 mes ó 3 en hacerse, pero constantemente se obtiene abono líquido que hay que disolver en agua para regar las plantas. Dilúyelo en tres partes de agua y aplícalo tanto a las plantas de exterior como a las de interior.

El humus de lombriz, debido a su pH neutro, aplica sin miedo las cantidades de que dispongas, ya que no existe riesgo de quemar las plantas, ni siquiera a las jóvenes y delicadas. Si quieres, es posible almacenarlo en sacos de plástico. Al ser un producto estable puede permanecer almacenado mucho tiempo sin sufrir alteraciones. Se han de practicar unos agujeros en el envase con el fin de que pueda sobrevivir la flora bacteriana.




5.0 de 5 estrellas basado en 1 valoraciones.
5 estrellas
1 votos

Mi valoracion:

Vermicompostadores


Más información en el Archivo:

Cómo elaborar compost de lombrices o vermicompost


Más información en el Archivo: