15 Consejos sobre Abonado de la tierra de jardines (abonar el suelo o terreno)

  • Un jardín debe ser abonado anualmente.

  • Los abonos se dividen en abonos orgánicos y abonos minerales.

    Abono orgánico

  • Los abonos orgánicos, por ejemplo, estiércol, compost, turba, estiércol granulado en sacos, harina de sangre, harina de huesos, etc., no producen tantos nutrientes, pero mejora el suelo al transformarse el abono en humus. Esta sustancia hace al suelo más esponjoso, agregado, favorece la vida microbiana, etc.

  • El humus es imprescindible para tener un suelo sano y fértil con una estructura migajosa.

  • El uso regular de material orgánico es de vital importancia para su jardín.

  • Para cultivos que no crecen con mucha fuerza, es suficiente mezclar o cubrir el suelo con abonos orgánicos.

  • Para las plantas de crecimiento vigoroso, hacen falta más sustancias nutritivas.

    Abono mineral o Fertilizantes

  • Los abonos minerales o inorgánicos, también llamados fertilizantes químicos, sólo contienen alimentos (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, etc.), no mejoran el suelo.

  • En primavera esparce un poco de abono nutritivo completo.

  • En verano se abonan adicionalmente las plantas de crecimiento vigoroso.

  • En otoño se sigue fertilizando para "la segunda primavera".

  • En invierno se hace un abonado orgánico general en todo el jardín.

  • Lo ideal es combinar abonos orgánicos y abonos minerales.

  • Puedes hacer compost casero con un pequeño silo de compost o compostador (mira varios modelos en la web de compostadores.com).

  • Casi todos los residuos del jardín y los residuos de la cocina sin tratar se pueden convertir en compost.

15 Consejos sobre Abonado de la tierra de jardines (abonar el suelo o terreno)