Sistemas de riego: tubería de riego, electroválvula, aspersor…

 

  • Los sistemas de riego que se utilizan en jardinería son:

  • Riego con regadera

  • Riego por inmersión

  • Riego con manguera

  • Macetas de autorriego

  • Riego por surcos

  • Riego con aspersores

  • Riego con difusores

  • Riego por goteo

  • Riego con cintas de exudación

  • Riego con microaspersores

  • Riego por nebulización

  • Riego subterráneo
-----------------

  • Riego con regadera



    Regar a mano te garantiza que el agua llega a todas las partes que lo apliquemos, sin embargo, resulta engorrosa si es mucho lo que hay que regar.

  • Riego por inmersión



    Acción de sumergir la maceta para que el sustrato absorba agua por los agujeros de drenaje y por la superficie.

  • Riego con manguera



    Regar con manguera supone tenerla en la mano muchas horas. Para el césped es el peor sistema. Además no se consigue una buena uniformidad, a unos sitios les cae más agua que a otros. No obstante, a muchas personas les gusta regar con manguera.

  • Macetas de autorriego



    Las macetas y jardineras de autorriego disponen de un depósito que suministra el agua según vaya necesitándolo la planta. Mantienen una humedad constante. Tienen la ventaja que te permite olvidarte del riego durante bastante tiempo. Son muy buenas para interior.

    Cuidado porque como no drenen bien, muere cualquier planta. También si te pasas con los niveles marcados llenando el depósito pueden pudrirse las raíces.

  • Riego por surcos



    Se usa en el riego de huertos, aunque cada vez menos porque lo va desplazando el riego por goteo.

  • Riego con aspersores



    Sistema habitual para regar el césped. Los aspersores tienen un alcance superior a 6 m., es decir, tiran el agua de 6 metros en adelante, según tengan más o menos presión y el tipo de boquilla.

  • Riego con difusores



    Son parecidos a los aspersores pero más pequeños. Tiran el agua a una distancia de entre 2 y 5 metros. Por tanto, los aspersores se utilizan para regar superficies mayores de 6 metros y los difusores para superficies pequeñas o estrechas.

  • Riego por goteo



    Consiste en aportar el agua de manera localiza justo al pie de cada planta. Se encargan de ello los goteros o emisores. Estos pueden ser integrados en la propia tubería (goteros integrados) o pinchados en ellas (goteros de botón).

    El riego por goteo ahorra agua y mantiene un nivel de humedad en el suelo constante. El inconveniente es que los emisores se atascan fácilmente, especialmente por la cal del agua.

  • Cintas de exudación (tuberías porosas)



    Las cintas de exudación son tuberías de material poroso que distribuyen el agua de forma continua a través de los poros, lo que da lugar a la formación de una franja continua de humedad, que las hace muy indicadas para el riego de cultivos en línea. En jardinería se emplea muy poco.

  • Microaspersores



    Este sistema de riego es idóneo para macizos de flores, rosales, pequeñas zonas, etc. Para textura arenosa son buenos los microaspersores porque cubren más superficie que los propios goteros tradicionales, por ejemplo, para regar frutales.

  • Nebulización



    Sistema de riego que permite la aplicación de gotas muy pequeñas en forma de niebla. Esto hace que sea el sistema más recomendado en la producción de plántulas y el enraizamiento de esquejes en invernaderos.

  • Riego subterráneo



    Se trata de tuberías perforadas que van enterradas en el suelo a una cierta profundidad.

    Es uno de los métodos más modernos. Menos pérdida de agua por no estar expuesto al aire; menos malas hierbas porque la superficie se mantiene seca; se evitan problemas de vandalismo, etc. Inconvenientes: se atascan los puntos de salida del agua, en particular, por la cal. Las raíces también se agolpan en las tuberías, para evitarlo se usa herbicida como el Treflan.



    Otros artículos sobre AGUAS Y RIEGO:



Ver todos los artículos publicados en el Boletín > Artículo: Sistemas de riego: tubería de riego, electroválvula, aspersor…