Trucos y consejos de 150 plantas ornamentales

  1. Abedul (Betula): necesita condiciones de crecimiento frescas y lluviosas. Betula pendula crecerá bien en regiones más cálidas si se siembran en las esquinas más frescas y húmedas del jardín.



  2. Abeto de Navidad (Pice abies excelsa): para que no pierda las hojas, mantener muy húmedo colocando sobre un plato con guijarros mojados con agua.

    Abutilon

  3. Abutilon hybridum: arbusto de hoja perenne que en inviernos fríos puede perderla. Necesita sombra o semisombra, suelo enriquecido y riego semanal en verano.

  4. Acanto (Acanthus mollis): sus hojas se secan en verano caluroso, pero reaparecen con las primeras lluvias de otoño. Prefiere sombra ligera. Apetecida por los caracoles.

  5. Adelfa: cultivado como planta de interior, en invierno dar un reposo colocando en lugar fresco y claro con poco riego. Plagas frecuentes son cochinillas, pulgones, araña roja. Bacterias provocan bultos marrones o negros. Proteger de las heladas porque si no, no florecerá; en invierno, en habitación fresca.

  6. Aechmea: no tolera el frío. Si se observa algún problema, cambiar a una ubicación más cálida. Riego moderado, con agua blanda, no calcárea.

    Afelandra

  7. Afelandra: necesita un descanso invernal. Cortar las flores marchitas y durante un mes y medio mantener en reposo con poco agua, poco calor y sin abono.

  8. Agapanto: necesita temperaturas bajas para florecer. Al sol dan más flores. No son muy resistentes al frío. Problemas por exceso de agua. Trasplantar cada 2 ó 3 años.

  9. Agave: suelo bien drenado y lugar soleado y aireado.

    Agerato

  10. Agerato: realizar un despunte en los primeros brotes florales al objeto de forzar a la planta a ramificarse y a florecer más abundantemente. Si se podan los tallos cuando florecen por primera vez las plantas volverán a dar flor a comienzos de otoño. Sensible a araña roja, que decolora y seca el follaje. Mantener humedad ambiental alta y a síntomas de araña roja aplicar acaricida.

    Aglaonema

  11. Aglaonema: para que florezca debe proporcionársele un descanso invernal de 3 semanas en lugar fresco y casi sin riego.

  12. Aguileña (Aquilegia vulgaris): resiste las heladas. Sensible a sequía.

  13. Ajuga reptans (Consuelda media): cuidado con pulgones y caracoles. Crece mejor en sombra.

  14. Albahaca: muy sensible a las heladas y además hay que tener cuidado con las plagas de caracoles, pues se comen las hojas tiernas.

    Albizia julibrissin

  15. Albizia: árbol que crece rápidamente pero también envejece rápido; con la edad se hace pronto desgreñado.

    Alegría de la casa o Impatiens

  16. Alegría de la casa o Impatiens: planta anual. Si la temperatura es elevada proporcionarle una atmósfera húmeda, pero evitar las pulverizaciones sobre hojas y flores colocándola sobre una bandeja con guijarros mojados. Si presenta tallos despoblados se puede podar. No tolera el pleno sol del mediodía. Sensible a pulgón y araña roja.

  17. Alocasia sanderiana o Alocasia amazonica: le conviene estar en lugar fresco. Regar poco en invierno. Le gusta un alto grado de humedad. Abonar cada 15 días en primavera y verano. Trasplantar cada 2 años. El rizoma se pudre por frío o por encharcamiento.

  18. Aloe: no tolera el frío intenso (bajo -5ºC), sin embargo le conviene descansar en invierno; las temperaturas frescas favorecerás la floración al año siguiente. Base amarilla por encharcamiento; pulgón en tallos florales; cochinilla algodonosa en la base de las hojas.

  19. Althea: están consideradas como vivaces, pero en muchos jardines se cultivan como bienales. Colocar en un sitio que no dé el sol directamente es mejor. Hongos en primavera provoca la caída de hojas prematuramente.

    Hippeastrum

  20. Amarilis (Hippeastrum): es el bulbo que se adapta mejor al interior. Los bulbos de buen calibre son los que proporcionarán grandes y vistosas flores. La plantación se puede llevar a cabo desde otoño a primavera (en el Hemisferio Norte, de octubre a abril). Sin enterrar demasiado el bulbo, es mejor dejar 1/3 del bulbo sin cubrir de sustrato. Se pone en un sitio cálido de la vivienda y que nunca quede el sustrato seco, regando más cuando aparezca la vara floral. Cuando las hojas estén secas y lacias cortar a ras de la tierra y el bulbo debe descansar 2 meses en lugar seco, oscuro y fresco. Dejar en la misma maceta pero sustituir la capa de sustrato por otro fresco. Cuando empiece a brotar necesitará más luz y calor. La vida media de los bulbos se aproxima a los 70 años.

  21. Ananás o Piña tropical: colocar sobre guijarros con agua cuando el tiempo sea caluroso para crear un ambiente más húmedo. Luz de calidad, incluyendo sol directo.

  22. Anémona (Anemona blanda): planta anual. Como no aguanta el sol, su lugar está en sol-sombra o sombra y en terreno fértil con riego abundante. Crece muy bien bajo árboles y arbustos. Mantener siempre húmedas las jardineras plantadas. Proteger de heladas tardías. Pudrición de raíces por encharcamiento.

  23. Anturio: cuidado con las bajadas de temperatura nocturnas en invierno. No permitir que el aire a su alrededor se enfríe o reseque demasiado. Abonar 1 vez al mes. Poner lejos de corrientes de aire.

    Araucaria araucana

  24. Araucaria araucana: árbol muy exigente en clima, vive en zonas de elevada humedad atmosférica y en terrenos no calcáreos, aireados, frescos pero no húmedos. Resiste heladas de -15ºC.

  25. Araucaria bidwillii: árbol apto para jardines meridionales, ya que no resiste heladas de cierta intensidad. Se adapta bien a suelos secos.

  26. Árbol de Júpiter (Lagerstroemia indica): este árbol/arbusto necesita una poda muy intensa en primavera. Muy sensible al hongo Oidio (síntoma de polvillo blanco), por lo que se recomienda aplicar un tratamiento preventivo antioidio.

  27. Arizónica (Cupressus glabra): es sensible al hongo Phytophthora. Se deteriora con la edad y iende a hacerse deshojado y flaco después de 20 ó 30 años.

  28. Aspidistra: colocar lejos de la calefacción y del sol directo.

    Asplenium

  29. Asplenium (Nido de ave): necesita una atmósfera caliente y húmeda. Pulverizar a menudo sus hojas con agua blanda y colocar la maceta sobre un plato lleno de piedras húmedas. Regar por abajo.

  30. Aster: se agota enseguida, y por eso es preciso renovarlos con frecuencia, dependiendo de cada especie, cada 4 ó 5 años es lo normal, pero hay excepciones, como los Aster Nueva-Bélgica, que precisan ser divididos cada año para evitar que se vuelvan invasores.

    Astilbe

  31. Astilbe: requiere suelos muy húmedos, en donde el exceso de agua no le perjudica; cultivar en suelo seco lleva al fracaso. Dividir los macizos cada 3 años, ya que su floración disminuye al envejecer.

  32. Ave del Paraíso (Strelitzia reginae): sólo aguantará heladas leves y las temperaturas de -2ºC pueden estropear las flores y el follaje. Las raíces pueden sobrevivir a temperaturas de -4ºC y volver a brotar. Necesita abonos generosos, riegos en verano y sol.

    Azalea

  33. Azalea: la falta de hierro ocasiona amarilleo en las hojas jóvenes y brotes. Se produce con suelo o sustrato con ph alcalino (calizo) y por regar con agua calcárea. Aportar quelatos de hierro y bajar el ph del suelo y agua. No soporta el sol directo, prefiere sombra parcial. No admite suelos calizos, sino ácidos, echar turba ácida, mantillo de hojas, de castaño… Riego abundante con agua blanda (la mejor es la de lluvia).

    Lilium

  34. Azucena (Lilium sp.): los bulbos son muy susceptibles a secarse y nada más recibirlos hay que plantarlos. Enterrar los bulbos a 15 cm en primavera. Poner tutores en las variedades de gran desarrollo para que el viento no las dañe. Se aconseja entresacar los bulbos cada 3 ó 4 años y volver a replantarlos para así obtener más plantas. Separar los nuevos bulbos que aparecen junto al original, colóquelos en un recipiente lleno de turba en un rincón protegido del frío, para plantarlos a final de invierno o principios de primavera. Proteger los brotes tiernos de las heladas.

  35. Bambú: todos los bambúes gustan de suelo húmedo.

  36. Banderilla (Salvia splendens): Necesita emplazamiento protegido y riego diario en verano. Sensible a pulgón y mosca blanca.

  37. Begonia elatior: el mayor problema es la posible aparición de hongos y la pudrición de los tallos por riego excesivo. No sol directo. Sensible a hongos.

    Begonia rex

  38. Begonia rex: atmósfera húmeda y sin corrientes de aire, pero no le gusta que mojen el follaje. Colocar sobre piedras y agua. Regar por debajo pero sin encharcar, ya que aparecerían hongos de pudrición. Regar 2 veces por semana; en invierno 1 riego cada 12-15 días. Nunca mojar las hojas, no admite la pulverización. Abono líquido cada 15 días en primavera y verano. El exceso de agua con temperatura baja pudre los tallos. En una habitación sin ventilar acabará perdiendo las hojas.

    Begonia semperflorens

  39. Begonia semperflorens: anual de semilla. No plantar a pleno sol. Regar 1 vez por semana al menos y despuntar periódicamente los tallos más desgarbados en verano (en Hemisferio Norte en agosto) para prolongar su vigor y floración. Sensible a heladas y enfermedades fúngicas.

  40. Begonia tuberhybrida: resulta sensible a heladas. Los tubérculos hay que sembrarlos en primavera para obtener una floración de finales de verano a mediados de otoño. Si el frío se presenta de golpe conviene acolchar la base.

    Beloperone guttata

  41. Beloperone guttata: las flores pueden caerse en interior por falta de humedad. Necesita frecuentes podas y despuntes.

  42. Beucarnea: descanso a 10ºC en invierno.

  43. Boca de dragón o Dragonaria (Anthirrinum majus): planta usada como anual. Sensible a hojas y al exceso de humedad. Pleno sol. No resiste heladas intensas. Riego moderado, sin encharcar. Abonar cada 15 días con un buen fertilizante. Plagas y enfermedades: roya, oidio, moho gris (botrytis), pulgones y arañar roja.

    Brachychiton

  44. Brachychiton: árbol de clima cálido-templado que puede perder sus hojas a causa del frío. Tiene una raíz principal muy profunda, por lo que necesita estar plantados en tierra profunda, que no tenga piedra justo debajo.

    Brezo

  45. Brezo: colocar en un lugar sin calefacción. Riego por abajo. No admite la alcalinidad ni del sustrato ni del agua de riego. Interior fresco, exterior protegido. Compost siempre húmedo. El pH elevado del suelo se puede bajar aplicando turba ácida de Sphagnum o 90gramos/m2 de azufre en polvo. Tras la floración, trasplantar a otra maceta algo mayor.

    Buganvilla

  46. Buganvilla: puede comportarse como semicaduca en zonas con temperaturas más frías, por lo que deberá protegerse. Sólo las plantas adultas resisten el frío moderado. Plagas y enfermedades: araña roja, cochinilla, pulgón, mosca blanca y hongo Oidio (moho blanco). El ataque de Avispa aserradora de hojas produce recortes semicirculares perfectos. Tratar con insecticida.

  47. Cactus de Navidad (Zygocatus): durante el buen tiempo se debe poner al aire libre en lugar sombreado y fresco. Agradece la pulverización con agua, el aire húmedo y sustrato también. Plaga de cochinilla algodonosa.

  48. Cala: después de la floración se debe mantener completamente seca que descanse.

    Caladio

  49. Caladio: planta delicada. Requiere mucha luz, sin sol directo. Colocar cerca de una ventana orientada al norte. Evitar que se produzcan cambios bruscos de temperatura y mantener una humedad ambiental alta. No mojar las hojas, sino poner sobre plato con agua y guijarros en vez de pulverizar. En otoño dejar de regar y cortar a ras de tierra.

    Calatea

  50. Calatea: plantar en maceta con buen drenaje, ya que hay que regar a menudo sin encharcar. Pulverizar con frecuencia o situar sobre agua y piedras. Evitar las variaciones de temperaturas bruscas día/noche. Abonar mensualmente.

    Calceolaria

  51. Calceolaria o Zapatilla de Venus: en climas templados se comporta como planta vivaz, aunque durante los meses más fríos requiere alguna protección. Al menos 6 horas de sol al día. Si las hojas amarillean puede ser por exceso de agua.

  52. Calendula officinalis: muy resistente a plagas y enfermedades.

  53. Callistemon o Limpiatubos: el crecimiento joven es propenso a clorosis férrica; aportar quelatos de hierro.

    Camelia

  54. Camelia (en interior): como planta de interior su cultivo es difícil porque no soporta las habitaciones cerradas con calefacción, pero con un ambiente fresco y muy húmedo florecerá año tras año. En interior es preferible colocar sobre un plato con gravilla y agua y ubicar lejos de la calefacción, en la zona más fresca de la casa. No regar con agua caliza. En primavera sacar al aire libre, no al sol.

  55. Camelia (en exterior): si el suelo del jardín no es de ph ácido, añadir una capa de tierra de brezo o castaño. Asegurarse de que el terreno drena bien. Prefiere la semisombra y en sitios cálidos mejor orientada al norte. No le gusta pasar sed. Hojas amarillas por clorosis férrica, añadir quelatos de hierro o "reverdeciente anticlorosis".

    Campanilla

  56. Campanilla (Campanuda isophylla): en verano, regar todos los días y pulverizar de manera regular el follaje porque si se seca dejará de florecer. En otoño, después de la floración, podar a fondo y darle un pequeño descanso. Proteger del sol directo.

  57. Caña de las Indias (Canna indica): se plantan los rizomas en suelo bien drenado en primavera o principios de verano. Al cabo de 4 ó 5 años se pueden dividir los rizomas. Puede vivir sobre el terreno sin degenerar durante muchos años.

  58. Capuchinas (Tropaeolum majus): Suelo húmedo, pero bien drenado. Exposición sol-sombra. Prefiere sitios abrigados. No abonar en exceso, ya que se formarían demasiadas hojas. Sensible a virus y pulgones. Vigilar al pulgón.

    Catharantus roseus

  59. Catharantus roseus: sólo puede cultivarse como perenne en climas cálidos; en otros sitios se morirá en invierno, o se verá tan triste que es mejor tratarla como anual.

  60. Ceanothus thyrsiflorus 'Repens': no soporta suelos arcillosos. Admite sombra parcial. No tolera la poda, al contrario que los de follaje caduco, menos frágiles. Abrigar del frío intenso. Puede afectarle la clorosis férrica en terrenos calcáreos.

  61. Cerastio (Cerastium tomentosum): soporta la sequedad pero necesita algunos riegos en verano, sin los cuales desaparece su follaje hasta otoño. Recortarla periódicamente para evitar la formación de calvas.

    Cheflera

  62. Cheflera: necesita buen drenaje, el encharcamiento es su peor enemigo, pierde las hojas inferiores y se pudre. El invierno debe pasarlo casi en seco. Podar o despuntar a menudo si se desea un crecimiento más globoso. Trasplantar los ejemplares jóvenes cada año y los viejos cuando sea necesario.

    Ciclamen

  63. Ciclamen (en exterior): a ser posible no mojar las hojas para que no aparezcan hongos. Soporta hasta -5ºC y agradece la protección de los rayos solares, sobre todo en horas de máximo calor. En terreno no ácido añadir quelatos de hierro.

  64. Ciclamen (en interior): quiere ambiente fresco y humedad ambiental alta (maceta sobre guijarros mojados). Cuando más baja sea la temperatura, más durarán las flores. Se trata como anual, aunque puede durar años. Es muy sensible al exceso de agua. Se debe regar por abajo, con un plato, 2 veces por semana. Abono líquido cada 15 días durante el crecimiento y la floración. Se puede sacar el bulbo a final de primavera, dejarlo en reposo en verano y a final de agosto (verano) plantar en el exterior hasta mediados de otoño y llevar de nuevo a casa.

    Cimbidio

  65. Cimbidio (Cymbidium): necesita alta humedad atmosférica, pulverizar con frecuencia con agua sin cal. No tolera los riegos abundantes entre otoño e invierno, necesita una época de reposo para florecer. Sensible a araña roja con atmósfera seca.

  66. Cineraria (Senecio cruentus): en invierno se utiliza como planta de interior. En el exterior situar sin sol directo. Mantener un ambiente húmedo pulverizando con agua sin mojar las flores. Riego frecuente por abajo, llenando el platito y retirando luego el exceso.

  67. Cineraria (Senecio cineraria): despuntar los tallos para formar una mata compacta.

    Cinta

  68. Cinta: puntas secas puede ser por sequedad ambiental, falta de riego o exceso de riego.

  69. Ciprés (Cupressus sempervirens): no es fácil trasplantar debido a su raíz pivotante. Ningún ciprés aguanta la sombra total y sembrado contra una casa pierde el follaje de ese lado.

  70. Cítricos (Citrus sp.): naranjo, limonero, mandarino, pomelo… son sensibles al frío y a las enfermedades. Todos los cítricos gustan de suelo húmedo pero bien drenado. El exceso de abono de nitrógeno puede ser dañino (aumenta la salinidad). El suelo alcalino obliga a aplicar quelatos de hierro para contrarrestar la clorosis férrrica (amarilleo).

    Clavel

  71. Clavel: heladas a 0ºC produce daños en flor y -4ºC produce pérdida total. Es un cultivo exigente en agua. Estiércol u abono orgánico de fondo. Se plantan esquejes enraizados. Pinzado para obtener varios tallos. El desbotonado consiste en eliminar botones de flor para no emitir flores laterales y sea más grande la principal. Se suele hacer poco antes de la recolección por la mañana. Su principal enemigo es el trip. Otros problemas: Roya, virus, araña roja y pulgones.

  72. Clavellina (Dianthus deltoides): no es conveniente regar con frecuencia, aunque durante el verano evitar que se seque. Cuando finalice la floración se puede podar drásticamente.

    Clemátide

  73. Clemátides (Clematis sp.): raíces en un lugar fresco y húmedo pero su parte aérea a pleno sol; ideal sobre una pared para que florezca por encima y las raíces tengan la base sombreada. Necesita suelos bien drenados, ricos y húmedos. Proteger de las heladas tardías. Mal del pie es un hongo que causa decoloración en la base del tallo; hongo como Oidio produce polvillo blanco; plagas como pulgón, cochinilla o gusanos blancos del suelo. Resulta beneficioso un tratamiento fungicida preventivo con caldo bordelés al principio de la primavera.

  74. Clivia: requiere un reposo de 2 meses en invierno dejándola casi seca en lugar fresco. Soporta la penumbra, no el sol. Interior fresco, sin calefacción. Le conviene una maceta pequeña para tener las raíces apretadas, lo contrario de lo habitual.

    Cobaea

  75. Cobaea: es más aconsejable plantar cada año por medio de las oportunas siembras. Es una planta vivaz, pero su cultivo anual da mejores resultados. En sombra total brota pero no florece.

  76. Cóleo: acercar a una ventana orientada al sur. En otoño podar dejando sólo los tallos principales con unos pequeños brotes. Despuntar los brotes terminales de forma periódica para que coja forma compacta y redonda.

  77. Columnea: no se deberá regar en exceso porque perderá la hoja, pero agradece la humedad. Para obtener una mayor floración se debe reducir el riego en invierno. Atacada por araña roja en ambiente seco; tratar con acaricida.

    Coreopsis grandiflora

  78. Coreopsis grandiflora: cultivada en tierras muy ricas en materia orgánica sus hojas serían desproporcionadas de grandes.

  79. Costilla de Adán (Monstera deliciosa): le gusta la humedad ambiental, por lo que es aconsejable pulverizar con frecuencia. En ambientes muy secos las hojas amarillean. Es muy sensible al ataque de araña roja, que se combate con acaricidas y aumentando la humedad ambiental.

  80. Crassula coccinea: para que vuelva a florecer en interior, en invierno dejar en un lugar fresco.

  81. Crisantemo: planta de día corto, más de 14 horas de oscuridad para florecer. La temperatura no debe bajar nunca de 8ºC porque no se produce la inducción floral. No tiene pinzado y el desbotonado es sólo del último.

    Crocus

  82. Crocus: florece muy temprano, incluso en invierno. Plantar no más allá de diciembre en el Hemisferio Norte. Cultivo muy fácil. Requiere un suelo bien drenado rico en materia orgánica y ubicación a pleno sol o sombra ligera. Para el cultivo en interior debemos ponerlos unas 4 horas a pleno sol en la ventana y que las temperaturas nocturnas se sitúen entre los 4 y 6ºC. Durante las horas que no estén expuestos al sol la temperatura deberá de ser de unos 15-17ºC. Si no, puede incluso no florecer.

    Croton

  83. Croton: la iluminación debe ser intensa para que mantenga los vivos colores. No quiere cambios bruscos de temperatura ni corrientes de aire. Frecuentes las cochinillas que se pueden eliminar manualmente con un algodón o trapito.

  84. Cuerno de alce (Platycerium bifurcatum): le gusta el riego por inmersión sin mojar las hojas (frondes). Tolera la sequedad de la calefacción. Le ataca cochinillas.

    Culantrillo

  85. Culantrillo (Adiantum): riego a menudo siempre por debajo, llenando un cuenco o plato de agua y retirando tras absorber el agua. Abono líquido cada 15 días en primavera-verano. Colocar sobre un plato y guijarros para conseguir humedad ambiental alta.

  86. Dalia mini: es la variedad de menor tamaño, adecuada para tiestos e interior. Aunque posee tubérculo, se suele tratar como especie anual y eliminarla en otoño. No sol directo. Abono semanal durante la floración.

    Dalias

  87. Dalia: a la sombra sus flores no se desarrollan bien. Preparar bien con abono orgánico el suelo antes de plantar, con turba, estiércol o mantillo. Plantación principalmente a principio de primavera. Aprovechar el momento de la plantación para colocar tutores entre los bulbos. Durante los primeros meses de la plantación los riegos deberán ser moderados, evitando que los tubérculos se encharquen; después se riega más. Abono cada 15 días. Luego se sacan los tubérculos para que pase el invierno en paja o viruta en lugar sombrío y fresco, aunque la calidad de las flores no será igual, pero se puede seguir cultivando 3 ó 4 años sin dificultad. Durante las primeras semanas vigilar la presencia de caracoles y babosas que acuden a los brotes recién nacidos a alimentarse.

  88. Dama de noche (Cestrum nocturnum): las hojas amarillean y caen puede ser por exceso de sol quemador o por encontrarse en una maceta excesivamente pequeña (tendrá pocos nutrientes). Trasplantar a una maceta algo mayor y proteger del sol directo.

  89. Datura: gran consumidora de nutrientes, necesita una tierra rica y fértil.

  90. Dichondra repens: tapizante que resiste bien un pisoteo moderado. Sol o sombra. Agradece riego regular.

  91. Diefembaquia: evitar el exceso de agua en el sustrato, se pudre. Si ha perdido hojas y sólo quedan 3-4, poda de rejuvenecimiento a 10-20 cm de la base; brotará.

  92. Digital (Digitalis purpurea): son mejores cuando se cultivan como bienales en vez de como vivaces.

    Dionaea o Venus atrapamoscas

  93. Dionaea o Venus atrapamoscas: plantar en turba rubia (ph ácido), riego abundante y colocar sobre un plato con agua. No añadir abono, de vez en cuando ponerle una mosca. A la llegada del invierno retirar el plato y colocar la maceta en un lugar protegido y cálido. Dionaea resiste incluso menos de -5ºC. Cuando aparece la floración la planta corre el riesgo de morir pronto por debilitamiento. Recolectar las emillas y ponerlas a germinar sobre la turba de la maceta.

  94. Dipladenia: buen drenaje con guijarros u otro material, puesto que el exceso de agua le provoca serios problemas. Sensible a araña roja.

    Drácena deremensis

  95. Drácena deremensis: buena luz, incluso algo de sol. Rociar con agua el follaje.

  96. Espatifilo: en época de crecimiento y floración regar de forma copiosa. En invierno darle un descaso con poco agua y temperatura baja. En verano rociar el follaje.

  97. Espuela de caballero (Delphinium cultorum): muy vulnerables a caracoles y babosas y el viento puede troncharlo. Propensa el hongo Mildiu. Podar a nivel del suelo tras la primera floración y en otoño.

    Esquenanto (Aeschynanthus)

  98. Esquenanto (Aeschynanthus): en invierno le conviene un lugar fresco (unos 15ºC), manteniéndola casi seca. El reposo estimula la formación de yemas. Necesita poco riego. Abonado cada 2 semanas en primavera y verano.

  99. Estragón (Artemisia dracunculus): no es exigente, pero necesita un terreno rico en humus y una zona protegida y algo seca.

  100. Evónimo: sensible a Oidio, trips y cochinillas.

  101. Felicia amelloides: acolchar en invierno para proteger sus raíces del frío.

    Ficus benjamina

  102. Ficus benjamina: para que se mantenga frondoso despuntar las ramas periódicamente, estimulando así el rebrote de yemas laterales. Cortar las 2 ó 3 últimas hojas de cada ramilla terminal cada 2 ó 3 meses. Para que no pierda hojas pulverizar a menudo con agua. Es sensible a clorosis y agradece de vez en cuando aporte de quelatos de hierro.

    Ficus elastica

  103. Ficus elastica: las hojas plateadas es síntoma de ataque de trips. Aplicar insecticida sistémico. Si los troncos se quedan desnudos de hojas, podar para rejuvenecer.

  104. Filodendro (Philodendron scandens): pulverizar el follaje a menudo. Soporta la luz escasa. Regar con profusión, abonar 1 vez al mes en verano. Sensible a pulgón y cochinilla algodonosa.

  105. Flor de Pascua o Poinsetia: para que se pongan las brácteas rojas necesita duración de la iluminación diurna no pase de 8 horas al día (día corto).

    Flox

  106. Flox (Phlox sp.): si el follaje decae y se entristece, puede ser por un ataque de nematodos en las raíces.

  107. Fornio (Phornium tenax): proteger la mata del frío en regiones con inviernos un poco crudos con cartones o plástico.

    Freesia

  108. Freesia: suelo ligeramente ácido y suelto, con abundante materia orgánica. La mejor exposición es semisombra, ya que el sol intenso puede deteriorar las flores. Es importante durante el cultivo no distanciar los riegos demasiado y aportar un poco de abono complejo semanas antes de la floración.

    Fritillaria imperiales

  109. Fritillaria imperiales: florece a la llegada de la primavera. La floración puede prolongarse durante unas 3 semanas con facilidad, lo que convierte a esta bulbosa en una de las más duraderas. Se planta en invierno, en terreno ligeramente arenoso, ya que el exceso de agua pudre el bulbo.

    Fuchsia o Pendientes de la reina

  110. Fuchsia o Pendientes de la reina: la tierra se debe mantener siempre húmeda; en invierno se reducen los riegos al mínimo. Regar con agua no calcárea. Necesita una humedad ambiental elevada; pulverizar con agua cuando no tenga flores. Le ataca mucho la mosca blanca y la araña roja.

    Gardenia

  111. Gardenia: necesita un ambiente cálido y húmedo. Pulverizar las hojas, pero no las flores porque se estropean, o colocar sobre un plato con piedras y agua para crear ambiente húmedo. Abonar semanalmente en primavera-verano. Sensible a clorosis por regar con agua con cal. No mover para que no se caigan las flores.

    Gazania

  112. Gazania: no plantar a la sombra. Riego moderado, sin encharcar para que no aparezca el moho gris (Botrytis). En las regiones mediterráneas son vivaces pero con 3 ó 4 años se estropea. No soporta los inviernos duros ni el exceso de agua.

    Geranio

  113. Geranio: si le falta el sol se ahíla y no florece. Odia los encharcamientos, es su peor enemigo junto a la oruga de Mariposa africana. También le ataca el hongo Roya (puntitos oscuros en el envés), pulgón y mosca blanca. Tratar preventivamente con un caldo fungicida-insecticida cada mes para todos estos parásitos.

  114. Gerbera: si el follaje amarillea, disminuir los riegos. En los climas fríos cuando llega el otoño volver a colocar las macetas al abrigo, ya que es posible que florezcan durante una buena parte del invierno.

    Gladiolos

  115. Gladiolo: los cormos se plantan a la llegada de la primavera y florece en verano. Durante el cultivo que no le falta agua, en especial cuando aparezca la vara floral, porque podría abortar y no dar flores. Colocar tutores en el momento de la plantación (unos 5-8 cm). Se recomienda a los aficionados adquirir bulbos nuevos todos los años.

  116. Glicinia (Wisteria sinensis): aportar quelatos de hierro tan pronto como se note que los desarrollos jóvenes amarillean o palidecen.

    Gloriosa rotschildiana

  117. Gloriosa rotschildiana: es una planta trepadora muy ornamental y florífera. Tubérculo carnoso. Se planta a la llegada de la primavera, produciéndose la floración a principios de verano, y se prolonga hasta la entrada de los fríos invernales, momento en el que se debe sacar el bulbo con sus nuevos bulbos producidos y dividirlos para plantarlos al año siguiente.

  118. Gloxinia (Sinningia): requiere mucha luz, pero no sol directo, ya que suelen perder su valor ornamental. Se plantan los bulbos al llegar la primavera y florece en verano. Se usa en macetas y jardineras.

    Guzmania

  119. Guzmania: para que la floración se prolongue más tiempo del natural necesita un ambiente muy húmedo. Pulverizar a diario sobre el follaje con agua no calcárea a temperatura ambiente (no agua muy fría). Riego en verano abundante con agua blanda no calcárea.

  120. Hamamelis: fundamental la tierra ácida para este arbusto. En verano, en especial en climas cálidos, regar abundantemente y acolchar.

    Helecho Nefrolepis

  121. Helecho Nefrolepis (Nephrolepis exaltata): regar siempre por abajo, sobre un plato con agua, así se evita que se moje el cogollo y se pudra. Pulverizar regularmente. En caso de pérdida generalizada de hojas se puede cortar a ras de tierra.

  122. Helechos: proporcionar alta humedad ambiental.

    Heliotropo

  123. Heliotropo (Heliotropium arborescens): sensible a heladas; proteger con plástico si está en el exterior. La situación que más le conviene es frente a un muro orientado al sur o al este. Necesitan luz (sol). Plagas: pulgones, mosca blanca y cochinillas.

  124. Hemerocallis: le gusta los riegos, especialmente en flor, pero sobrevivirán con pocos. Las flores duran 1 día. Florecen durante 1 mes y algunas variedades lo hacen 2. Libres de enfermedades.

    Hibisco

  125. Hibisco (Hibiscus rosa-sinensis): como planta de interior poner en lugar muy iluminado, pulverizar a diario y abonar 1 vez al mes. En verano sacar al exterior a la sombra. Tras un breve reposo invernal de mes y medio en lugar fresco y sin riego, podar. Pulgón y cochinilla.

  126. Hibisco (en exterior): para que las hojas no amarilleen y caigan, regar con profusión y añadir quelatos de hierro al menos tres veces durante el verano. Cuidado especial con pulgón, cochinilla y mosca blanca, así como hongo Oidio.

  127. Hiedra: es fácil de cuidar y resistente. Interior fresco, riego moderado, dejando secar entre riegos. Dejar secar la tierra entre 2 riegos. En verano sacar al exterior a semisombra si estaba en interior.

  128. Hierbabuena (Mentha sativa): crece bien en terrenos ricos en humus, húmedos, aunque generalmente se cultiva en un rincón del huerto.

    Hortensia de invierno

  129. Hortensia de invierno (Bergenia crassifolia): soporta bien el sol, en terrenos frescos, y también la sombra densa. Resiste bien la sequedad.

    Hortensia

  130. Hortensia: en una habitación con una temperatura de más de 21ºC no duran. Es muy sensible al agua dura. Utilizar siempre que se pueda agua de lluvia o sin cal. Si las hojas se caen y ondulan, sumergir en agua y mantener la tierra húmeda. Hortensia necesita poda, al menos cada 2 años, antes de la brotada primavera. Por lo general conviene podar por la mitad del crecimiento del año anterior. Necesita abono rico en fósforo y potasio para las flores. Es algo vecera, es decir, que años de muchas flores siguen otros con menos.

  131. Hosta: crecen en macizos muy húmedos a la sombra o en macetones bien regados en el patio. Prefiere los jardines frescos y con sombra. Dividir la mata cada 2 ó 3 años.

  132. Hoya: cambiarla de sitio se caen las flores. Riego moderado, no efectuar riego copiosos porque el encharcamiento provoca tallos marchitos y caída de hojas. Abonar cada 20 días en época de floración.

  133. Jacaranda: los brotes y panículas florales de este árbol son muy atacados por pulgones.

    Jacintos

  134. Jacinto: comprar bulbos nuevos cada año. Se cultiva sobre todo en macetas. Sustrato con buen drenaje para que desarrolle abundantes raíces. No enterrar demasiado el bulbo para evitar pudriciones. Riego con frecuencia pero con poco agua. Mantener una buena ventilación para evitar hongos (botrytis). Temen el invierno en las zonas de fuertes heladas.

  135. Jazmín de Madagascar (Stephanotis floribunda): exigente en luz y humedad, temperatura fresca, calefacción baja, riego frecuente durante la floración, descanso invernal.

    Kalanchoe

  136. Kalanchoe blossfeldiana: puede cultivarse al aire libre en zonas sin heladas. Admite sol directo, pero le beneficia una sombra ligera a mediodía. Odia el encharcamiento, se pudre. Abonar cada 15 días durante la floración. Podar cerca del suelo las plantas viejas para rejuvenecerlas.

  137. Lampranthus: su vida útil es de 3-4 años, pudiéndose renovar muy fácilmente mediante esquejes in situ en otoño.

  138. Laurel: resulta algo sensible a las heladas, sobre todo en el caso de ejemplares jóvenes, de ahí que en zonas frías se suela cultivar en maceta para poner a cubierto en invierno. Plantado junto a una pared está más protegido, ésta cede calor por la noche y se evita el viento frío.

    Lavanda

  139. Lavanda o Espliego (Lavandula angustifolia): necesita terreno calcáreo, algo seco y muy soleado. Resiste todo tipo de plagas y enfermedades, pero no soporta estar a la sombra, donde sus hojas acaban marchitándose o en un terreno demasiado pesado y compacto (arcilloso) en invierno frío y húmedo. Por debajo de -7ºC sufren daños por hielo salvo Lavandula stoechas (Cantueso). Las plantas pueden vivir 6 años.

  140. Lentisco (Pistacia lentiscos): evitar el riego en verano, suelos compactos y lugares mal aireados o muy sombríos. Con drenaje pobre puede ser atacado por hongos en las raíces.

  141. Lilo (Syringa vulgaris): florece mejor al sol, pero se adapta a sombra parcial. No está realmente cómodo en climas cálidos, necesita frío en invierno y mejor semisombra y riegos generosos. Plaga de Avispa aserradora de hojas, orugas minadoras y cochinilla.

  142. Liriope: dividir las matas cuando se encuentren muy compactas por la edad.

    Lirio

  143. Lirios (Iris sp.): los Iris se dividen en los que crecen a partir de rizomas y los de bulbo (más numerosos). Un principio fundamental es permitir que el bulbo o el rizoma se seque del todo y permanezca en estado latente. Los riegos durante este periodo son perjudiciales para muchas de las variedades. Cada 2 ó 3 años se han de desenterrar los rizomas en otoño y limpiar los arriates antes de reemplazarlos.

  144. Lupinus: no tolera la cal, es su debilidad, no plantar en suelo calizo.

  145. Madroño (Arbutus unedo): resiste mal el trasplante.

  146. Magnolia: le gusta el aire húmedo y se desarrolla bien en la costa. Necesita buen drenaje y tierra húmeda.

  147. Mahonia aquifolium: el hongo Oidio es su peor enemigo, el síntoma es un polvillo blanco en las hojas.

    Maranta

  148. Maranta: sustrato húmedo en época de crecimiento y dejar secar la superficie entre riego y riego durante la fase de reposo. Soporta sin problemas la penumbra. Pulverizar el follaje con agua tibia y blanda. Fertilizante líquido cada 15-20 días en primavera y verano.

  149. Margarita (Leucanthemum vulgare maximum): no le gusta el terreno arcilloso. Un corte después de la primera floración a ras del suelo con las flores pasadas dará lugar a una segunda floración.

    Medinilla magnifica

  150. Medinilla magnifica: necesita un reposo invernal (temperatura más fresca, poco riego y nada de abono).


5.0 de 5 estrellas basado en 1 valoraciones.
5 estrellas
1 votos

Mi valoracion:



Otros artículos sobre CONSEJOS SOBRE PLANTAS:



Ver todos los artículos publicados en el Boletín