Compostaje



  • ¿Qué echar en el compostaje?

    - Restos vegetales del jardín.

    - Recortes de siega de césped.

    - Restos de cosechas del huerto.

    - Basura orgánica: restos de infusiones, restos de frutas y verduras, cartones sin pinturas, cáscaras de huevo, servilletas de celulosa...

    - Restos de podas y de recortes de setos.

    - Malas hierbas sin florecer. Procura no echar plantas con semillas, y menos si son malas hierbas, ya que lo más seguro es que al año que viene broten en el lugar donde apliques el compost.

    - Hojas secas.



  • Las cenizas suben mucho el pH de la pila de residuos (alcalinizan), por lo que sólo se pueden aportar en poca cantidad, sin abusar. Y ante la duda, mejor no aportar.

  • Las ramas de las podas (rosales, romero, arbustos, setos) tritúralas o procura que sean lo más pequeñas posibles cortándolas en trozos con la podadora para el compotaje.

  • Las cáscaras de huevo se tienen que espachurrar o cortar bien antes de echarlas.

  • Las piñas de los pinos y cáscaras de coco casi que no se descomponen, porque son muy duras.

  • No echar en el compostaje las heces de animales carnívoros, como perros y gatos.

  • Conviene que la mezcla sea equilibrada, es decir, que haya aproximadamente 3 partes de materia verde rica en nitrógeno, y 1 de materia seca, rica en carbono, por ejemplo, hojas secas o ramas. Esta es la situación ideal, pero no es imprescindible.

  • Guarda material rico en carbono, por ejemplo, las hojas que caen en otoño, para añadirlo al compost en primavera y verano.

  • Una forma de acelerar el compost cuando hay poca materia verde es añadir un poco de abono nitrogenado como por ejemplo sulfato amónico u otros fertilizantes nitrogenados. Una cucharadita de café por cada 30 cms de altura de materia suponiendo que tu compostador tenga 1 m2 de superficie.

    ¿Cómo proceder en el compostaje?


  • Si vas a compostar sobre cemento pon encima una buena capa de grava que facilite el drenaje. Sería malo que se te quedara encharcado. Deberías compostar mejor con el suelo de tierra.

  • Para que no aparezcan moscas, al echar los restos de la cocina es mejor que hagas un agujero en el compost, echas los restos, y lo vuelves a tapar con lo mismo que habías levantado.

  • Recuerda que el compost tiene que estar siempre húmedo para que los microorganismos actúen.

  • Cuando se consume la mayor cantidad de agua es en los primeros periodos del compost, que es cuando sube la temperatura. Es cuando hay que estar más pendiente.

  • Al principio mira bastante el compostador para que esté húmedo. Además si echas restos de verduras y césped, éstas mismas ya tienen suficientemente cantidad de agua para equilibrar el compostador.

  • Hay que mojarlo cuando eches nuevo material seco, sobre todo si hay mucha materia "marrón" rica en carbono, como las hojas secas.

  • Si está al sol en verano tendrás que regar más. Si está totalmente en sombra se riega poco.

  • Es conveniente remover el compostaje para que esté aireado y no se pudra (lo notarías por el mal olor). Cada 15 días remueve mezclando lo más antiguo con lo reciente. Además aprovecha este momento para ir regándolo a intervalos, ya que cuando está muy lleno, aunque riegues, habrá sitios que no le llega el agua, y éstos se mantienen sin compostar.

  • Recuerda que una vez finalizado el proceso de compostaje la mezcla resultante te ocupará un tercio del volumen inicial.

    ¿Cómo sé cuándo el compost está listo?


  • Lo sabrás por el color oscuro que va cogiendo, porque dejarás de apreciar los materiales de partida, por su olor a tierra de monte, etc.

  • En verano, en 3 meses ya tendrás un compost que te puede valer para hortalizas que acepten un compost fresco. En invierno algo más, aunque lo puedes dejar más tiempo para obtener compost más curado para otras aplicaciones.


5.0 de 5 estrellas basado en 2 valoraciones.
5 estrellas
2 votos

Mi valoracion:

Elaboración de compost