Consejos de jardinería

  • Comprar plantas



    Plantas recibidas por correo se deben regar inmediatamente.

    Hasta su plantación debe conservarlas en un local cerrado, sin que penetre el aire o el hielo, cuidando de que no les falte humedad y manteniendo las raíces bien cubiertas.

    Plantas en contenedores o macetas se pueden plantar durante los 12 meses del año, incluso en plena floración, siendo mejor evitar los días de mucho calor, los períodos de sequía y las jornadas lluviosas.



  • Dónde plantar

    Hay que evitar las plantaciones de árboles y coníferas de gran crecimiento cerca de las construcciones. Piensa en las raíces y la sombra excesiva que producirán.

    Entre planta y planta debe haber la distancia justa.

    Plantaciones demasiado separadas no son atractivas a la vista, por el contrario si plantamos demasiado junto se dificulta el desarrollo entre ellas.

    La ley prevé distancias mínimas de plantación entre las propiedades privadas así como de la vía pública.

  • Plantación



    Si después de haber quitado el contenedor, se aprecia que las raíces rellenan todo el cepellón y están dispuestas circularmente es aconsejable desenredarlas. Teniendo cuidado de no dañar las raíces.

    Excavar un hoyo amplio desmenuzando bien la tierra.

    Añadir en el fondo del agujero un poco de estiércol, mantillo o abono químico y taparlo con un poco de tierra, para evitar el contacto directo abono-raíces.

  • Riego

    Durante el primer año tras la plantación hay que regar con frecuencia, especialmente en los periodos de sequía.

    Tras 1 ó 2 años las plantas ya se habrán establecido y aguantarán más la sequía.

    El riego no debe de hacerse durante las horas más calurosas del día, para evitar así la evaporación.

    Las plantas demandarán más agua en la medida que broten y tengan más follaje.

    Un lento, minucioso y profundo riego, es mejor que un riego ligero.

  • Drenaje



    Revisa que haya un buen drenaje. ¿Se queda el agua sobre el suelo por un largo tiempo? Un lugar como éste es bueno para un charco de lodo pero no para un jardín.

    El suelo de un jardín tiene minerales, material orgánico (partes de plantas y animales descompuestos) espacios de aire y agua. Si estos componentes no están equilibrados, podrías tener un suelo muy arcilloso, muy arenoso, muy seco, muy mojado o muy duro.

  • Acolchado

    Acolchados

    Una cobertura protectora (paja, hojas, mantillo, cortezas de pino, astillas de madera…) extendida en la base de las plantas, ayuda a conservar el agua en el suelo, así no tendrás que regar con tanta frecuencia.

  • Abonado



    Casi todos los jardines necesitan fertilizantes para reponer los nutrientes que las plantas toman.

    Incorpora, a muy poca profundidad, materia orgánica (humus de lombriz, resaca, estiércol, guano, compost, etc.).

    Si tienes la oportunidad de conseguir estiércol de animales como vacas, caballos y ovejas, hazlo, estos son excelentes acondicionadores de suelos. Es mejor usar estiércol que tenga más de seis meses.

    La turba es un material esponjoso que hace un buen trabajo ayudando a suelos arcillosos o arenosos.

  • Nitrógeno, Fósforo y Potasio

    El Nitrógeno es usado por las plantas para producir hojas y mantener un buen color verde.

    El Fósforo es usado por las plantas para ayudar a formar nuevas raíces, producir semillas, frutos y flores. También es usado por las plantas para combatir enfermedades.

    El Potasio ayuda a las plantas desarrollar tallos fuertes y mantener un rápido crecimiento. También es usado para combatir enfermedades.

  • Fertilizantes de liberación lenta



    Se trata de abonos que por alguna razón físico-química, consiguen que los elementos fertilizantes que contiene, en especial el nitrógeno, se vaya liberando poco a poco de forma continuada.

    Los fertilizantes tradicionales liberan los nutrientes más rápidamente y duran menos, tienen mayor "efecto de choque" que los de liberación lenta, éstos últimos proveen alimento durante varios meses, poco a poco.

  • Abonos líquidos



    Se mezclan con el agua de riego.

    Generalmente, se administra cada dos semanas durante los meses de mayor actividad de las plantas (normalmente desde primavera hasta principios de otoño).

    Es importante indicar que en este tipo de abonos hay que diferenciar los que son apropiados para plantas de hoja de aquellos otros que lo son para plantas de flor.

  • Clorosis férrica



    El amarilleo de hojas puede obedecer a la falta de hierro en el suelo o a riego permanente con aguas calcáreas, duras. Una aplicación de sulfato de hierro en riego (1 gramo/litro de agua), y la fertilización con quelatos de hierro resuelven esta clorosis férrica.

    Son más sensibles a este problema Azaleas, Rododendros, Glicinas, Camelias y Fucsias, Hortensia, etc.

  • Diario del jardinero



    Un diario sobre el jardín será tu diario personal de lo que pasó en tu jardín.

    Es también una excelente manera de registrar cuánto has aprendido desde el inicio del jardín hasta la fecha.

    El diario se convierte en tu propio libro personal lleno de datos e información acerca de lo que pasó en tu jardín y cómo hiciste cada procedimiento.

    Tu diario debe ser un registro diario de lo que hiciste en el jardín, cómo lo hiciste, el estado del tiempo, tus éxitos y fracasos, qué creció bien, que no creció, variedades que se utilizaron y cómo funcionaron, cosas emocionantes que viste o hiciste y cualquier otro pensamiento personal que tengas sobre tu jardín.

    También incluye dibujos y fotografías. Puedes inclusive agregar hojas o flores prensadas entre páginas de periódico.

    El diario se convertirá en una foto de un día especial y todas esas fotos juntas te darán la historia completa de un emocionante año de jardinería.



    Jardineros - Consejos de jardinería (2)

  • Árboles



    Si notas que el crecimiento de los árboles se ralentiza, aplica abono en otoño o a principios de primavera.

    Los árboles sanos no necesitan demasiado fertilizante.

    Riega los árboles en profundidad.

  • Rosales



    Planta el rosal en un lugar en el que reciba al menos 6 horas al día de sol.

    Planta en una zona por donde el aire circule libremente para disminuir el riesgo de enfermedades por hongos.

    Prepara el suelo con tierra negra y materia orgánica.

    Una capa de acolchado orgánico mantiene a raya las malas hierbas, retiene la humedad del suelo y a medida que se descompone, mejora la estructura del suelo aportando sustancias nutrientes.

    Los rosales necesitan una gran cantidad de agua y fertilizantes.

    Riega durante la mañana y procura no mojar las hojas para evitar las manchas negras y el mildiu.

    Abona regularmente con un fertilizante especial para rosales.

    Comienza a abonar cuando aparezcan los nuevos brotes en la primavera y suspende al comenzar el otoño.

    Una poda adecuada intensifica la floración y mantiene sana la planta.

    Corta los brotes muertos, débiles o caídos y hojas secas o enfermas.

    Protege contra enfermedades de hongos (Oidio, Mildiu, Mancha negra) y plagas comunes como el pulgón.

  • Bulbos



    Cuando llegue la primavera planta bulbos y tubérculos como Gladiolos, Lirios, Begonias y Dalias escalonadamente, durante 3 meses, para asegurar una floración durante varios meses.

    Cuando acabe la floración de los bulbos hay dos opciones:

    1. Cortar la planta al ras de la tierra tras marchitarse las hojas, y dejarla en ella hasta la temporada siguiente.

    2. Cortar al ras la planta y sacarla del terreno, para guardar en un lugar seco y sombrío. Se puede envolver en papel de aluminio.

  • Huerto



    Favorece la biodiversidad y el equilibrio ecológico a través de diferentes prácticas: rotaciones, asociaciones, abonos verdes, setos, etc.

    Recicla los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo como compost o abonos orgánicos.

    No guardes juntos cebollas y tomates, ni cebollas y patatas, puesto que se favorece la putrefacción.

  • Plantas de interior

    Luz:



    Las plantas con flores o con hojas de colores necesitan más luz que las plantas de hojas verdes.

    Resisten con poca luz las siguientes:

    - Aspidistra
    - Aglaonema
    - Dracena
    - Palmera Kentia
    - Filodendro
    - Sanseviera

    Las ventanas orientadas al sur son las más luminosas y pueden serlo en demasía durante el verano.

    Utiliza cortinas o persianas para regular la luz directa que entra por las ventanas.

    Gira las plantas periódicamente para mantener un crecimiento regular.

    Proporciona luz artificial adicional si hay poca luz del sol en invierno.

    Temperatura:



    Los sistemas de calefacción y aire acondicionado pueden causar estragos en las plantas de interiores.

    Procura no colocar la planta cerca de las salidas de ventilación o en zonas con corrientes de aire.

    No dejes que las hojas toquen el vidrio de las ventanas en invierno (por el frío).

    Humedad:



    Muchas plantas de interiores son de origen tropical. Una vez que alguien las compra, las trasladan a una casa u oficina cuya atmósfera, por comparación, parece la de un desierto.

    Algunas logran adaptarse a ese clima más seco, pero a la mayoría le viene mejor un poco de humedad adicional.

    Se aumenta la humedad ambiental agrupando las plantas o colocándolas en una bandeja llena de agua sobre una capa de piedras pequeñas.

    Las plantas necesitan ventilación, pero no corrientes de aire.

    Riego:



    El exceso de riego es la causa más frecuente de muerte en las plantas.

    Quita el agua sobrante del platillo.

    Las plantas extremadamente secas pueden sumergirse en un fregadero o cualquier otro recipiente lleno de agua durante 30 minutos. La humedad se absorberá por el agujero de drenaje.

    Para saber si la tierra está seca, introduce un dedo en la maceta. Si notas humedad, espere un día o dos y repite la prueba antes de regar otra vez.

    Si el agua del grifo es dura (calcárea), riega las plantas con agua destilada o de lluvia, especialmente acidófilas como azalea, hortensia, brezo o camelia.

    Muchas plantas pasan por un periodo de letargo o dormición (no crecen, languidecen o pierden el follaje) y no necesitan riego ni fertilizantes en esa época.

    Muchas veces se tiran por error a la basura porque dan la impresión de que están muertas, pero están en reposo.

    Abono:



    Fertiliza las plantas de interiores durante el periodo de crecimiento, no durante la dormición.

    Cambio de maceta:



    Cambia de maceta si las hojas nuevas se desarrollan poco, la planta se pone mustia, las hojas amarillean o las raíces salen por el agujero de drenaje.

    Toxicidad:

    Si vives con niños o mascotas, precaución con las siguientes plantas porque son tóxicas si se ingieren:

    - Azalea …….. Azalea spp.
    - Cisus …….. Cissus rhombifolia
    - Diefembaquia …….. Dieffenbachia spp.
    - Ficus …….. Ficus elastica, Ficus lyrata
    - Flor de Pascua, Poinsetia, Estrella federal …….. Euphorbia pulcherrima
    - Hiedra …….. Hedera helix
    - Potos …….. Epipremnum aureum = Scindapsus aureus



    Jardineros - Consejos de jardinería (3)

    Anuales y Perennes





  • Una Anual es una planta que vive sólo durante una temporada.

  • Las Perennes son aquellas que normalmente viven varias temporadas.

  • La mayoría de las plantas Perennes mantiene sus flores por solamente tres a seis semanas; en las Anuales su floración es más prolongada.

  • Para mantener más tiempo el color y vida de su jardín, es mejor combinar anuales y perennes en un cuadro de flores para un color estacional continuo.

  • La mayoría de las plantas necesitan un buen drenaje.

  • Para ayudar a que el suelo respire y se drene apropiadamente, agrega abono orgánico (ejemplo: compost, turba, substrato para plantar) en todo el parterre al momento de plantar. Para obtener mejores resultados, aplica una capa de 5 a 8 cm en los 20 cm superiores del suelo.

  • Agrega abonos orgánicos cada vez que plantes y/o un fertilizante de lenta liberación.

  • La mayoría de las fórmulas de liberación lenta duran 3, 6 meses, a diferencia de los fertilizantes líquidos que sólo duran 15 días.

  • Plantar demasiado profundo es causa de que la planta se pudra.

  • Para ayudar a crear raíces profundas, es mejor regar a fondo las primeras semanas después de plantar.

  • Luego de plantar, aporta sobre la superficie del suelo una capa de mantillo u otro producto orgánico, como cortezas de pino o compost. Espesor: 5 cm. Esto reduce las malezas, conserva la humedad y provee materia orgánica al suelo al descomponerse.

  • Utiliza malla antihierbas. Las telas están hechas de un material permeable al agua que ahoga a las malezas. Coloca antes de plantar y luego cubre la tela con un mantillo orgánico, grava o cortezas de pino.

  • Ten cuidado con el riego desde arriba ya que puede arruinar capullos de flores o causar enfermedades.

  • Alimenta las anuales y perennes con un fertilizante completo cada 4 a 6 semanas.

  • Retira a mano las flores marchitas para fomentar el florecimiento.

  • Las anuales en macetas requieren un fertilizante líquido cada 1 ó 2 semanas.

    Rosales


  • Las rosas requieren al menos seis horas de luz al día.

  • Tierra con un buen drenaje.

  • Buena circulación de aire para evitar hongos.

  • Al principio, riega recién plantadas regularmente.

  • El riego por goteo es un buen método de riego.

  • Un error frecuente es el de no fertilizar correctamente las rosas.

  • Las rosas necesitan mucho alimento para mantenerse saludables y florecer con fuerza.

  • Si tus rosas florecen bien en la primavera pero apenas ves una flor el resto del verano, probablemente no estés fertilizando adecuadamente.

  • Agrega un mantillo orgánico fresco para refrescar el suelo, conservar el agua y prevenir las malezas.

  • Protección de las rosas contra los insectos (pulgones, cochinillas, arañas rojas, trips, etc.). Aplica productos justo antes de la época en la que suelen aparecer las plagas.

  • Limpia las flores marchitas. Corta hasta al menos la primera hoja con cinco hojillas (foliolos).

    Macetas


  • Si tienes un suelo de jardín pobre, cultiva plantas en macetas.

  • No utilices suelo del jardín en las macetas, rara vez drena correctamente y es muy pesado.

  • Asegúrate de que tenga agujeros de drenaje en el fondo. De otro modo, las raíces se ahogarán.

  • Las plantas que crecen en contenedores se secan más rápido que las que se cultivan en el suelo, por lo que necesitan riego más frecuente.

  • Introduce su dedo en la capa superior para comprobar si está seca.

  • Una maceta seca también se siente más liviana al levantarse.

  • El riego frecuente que requieren las plantas en maceteros le quita nutrientes al suelo, especialmente el nitrógeno. Así que fertiliza con frecuencia para compensar, al menos dos veces al mes.

  • A medida que crecen las plantas, transplántalas a maceteros gradualmente más grandes.

  • Una planta grande en un macetero pequeño es casi imposible de mantener saludable.

    Plantas de interior


  • Traslada al exterior las plantas de interior para que respiren aire fresco, a un área con sombra en el patio, porche, terraza o entrada.

  • Lava las hojas con una manguera, tanto la cara superior como inferior de la hoja.

  • En el caso de hojas velludas como Violetas africanas, Cuerno de alce, Begonia, quita el polvo con un pincel suave, nunca con agua.

  • La fertilización provoca un incremento de sales en los contenedores de tierra, y el exceso de sales puede quemar el follaje. Para filtrar las sales, llena las macetas con agua y luego deja que drenen por completo. Repite el proceso por lo menos cinco veces.

  • Revisa cuidadosamente tus plantas para ver si tienen plagas de insectos.

  • Trasplanta a una maceta más grande para que se ponga frondosa.

  • Mantén las plantas húmedas y haz todo lo posible para aumentar la humedad ambiental (rociar con frecuencia, vaporizador o colocar a las plantas en bandejas cubiertas con piedritas y llenas de agua).

  • Riega con frecuencia.

  • Fertiliza con frecuencia, al menos dos veces al mes.

  • Los fertilizantes solubles o líquidos son fáciles de usar.



    Jardineros - Consejos de jardinería (4)

  • Riego


  • No riegues a pleno día porque se evapora cerca de un 30% del agua.

  • El riego automático con programador te permitirá regar de noche.

  • Una planta a pleno sol necesitará más agua que en sombra.

  • Si azotan vientos secos riega más.

  • Un suelo arenoso es más seco que uno arcilloso y se riega más.

  • No descuides el riego de lo recién plantado porque todavía las raíces son poco profundas.

  • Las plantas que provienen de vivero están acostumbradas a bastante agua. Por tanto, los primeros 20 días hay que regarlas casi a diario e ir reduciendo el riego poco a poco hasta una dosis normal.

  • Regula bien los aspersores y difusores. Si no pulveriza bien, quizás estén atascados por tierra. Limpia el filtro y la boquilla.

  • Las verduras y hortalizas pierden parte de la intensidad de su sabor cuando se riegan en exceso.

  • Coloca acolchados en la base de las plantas para evitar la evaporación. Por ejemplo cortezas de pino, paja, mantillo, hojas, áridos y gravas, etc.

  • Sombrea las especies más sensibles al calor, por ejemplo, bajo árboles y trepadoras (pérgolas).

  • Es aconsejable acostumbrar las plantas a poco riego para que sean más resistente a la sequía.

  • El suelo se debe dejar secar moderadamente entre riegos para favorecer que las raíces busquen agua en profundidad y así se hagan más resistentes al riego escaso o nulo.

  • Si nunca riegas, los árboles con raíces peligrosas buscarán agua y las raíces serán más agresivas.

  • Rocía regularmente para aumentar la humedad general pero no si el sol está en todo lo alto, sino por la mañana temprano o al atardecer.

  • Agrupa las especies en el jardín según sus necesidades de agua. Es decir, que estén juntas las especies autóctonas y xerófitas (sería una zona seca) o juntas las que precisen riego regular (zona húmeda), de esta forma no se desperdicia agua al regar de más unas plantas que no lo necesitan.

  • En los bordes del césped, que es donde cae más agua, aprovecha para plantar las que más agua consuman.

    Abonado


  • El exceso de fertilizantes origina una brotación muy tierna y crea plantas más propensas a plagas tipo Pulgones o Ácaros.

  • Elabora compost casero reciclando los restos vegetales, como ramas de poda, el césped segado, hojas, restos de comidas, etc.

  • El compost de elaboración casera, lo principal es vigilar que no se pudra. Si se coge un puñado con la mano y se estruja y sale líquido, hay que incorporar material seco y reformar el montón para que continúe siendo de calidad. Si se desmorona será señal de que está muy seco: humedecer por tanto.

  • Hojas amarillas puede ser por falta de hierro en el suelo. Se puede añadir al terreno tierra de brezo o castaño para acidificar y que se libere así hierro que contiene el suelo insolubilizado. El remedio más rápido al amarilleo es aportar quelatos de hierro.

  • Los abonos foliares hay que tomarlos como un complemento puesto que la principal fuente de alimento de una planta le debe venir vía raíces. Resultan muy interesantes para aportar microelementos (Hierro, Manganeso, Cobre, Cinc, Boro y Molibdeno) ya que se precisan en muy pequeñas cantidades.

  • La sobredosis causa más daño a las plantas que no fertilizar en absoluto.

  • Los excesos son habituales en macetas.

  • En primavera, si no la cambias a una maceta un poco mayor, debes sustituir el compost de la capa superior de tierra (entre 2 y 4 cm) reemplazándolo por otro fresco.

  • Los fertilizantes ricos en Potasio estimulan la floración.

  • Las plantas con flores, árboles frutales y ornamentales necesitan abonos ricos en Potasio, si escasea, habrá pocos frutos y flores pálidas.

  • No se deben aplicar, en general, fertilizante minerales en invierno, pero sí abonos orgánicos (estiércol, mantillo, etc.).

  • Una planta con las raíces dañadas o podridas no se debe abonar hasta que se recupere.

  • El estiércol bien curado, es decir, maduro, es excelente para los rosales. Si está fresco puede "quemar" a las raíces.

  • Como mínimo, una vez al año se debe hacer el abonado orgánico (en invierno u otoño) o cuando prepares una plantación, sea la época que sea. El abonado orgánico se hace en invierno u otoño, extendiendo en el suelo una capa de 2 ó 3 cm (si es guano, mucho menos); luego se entierra ligeramente con la azada.

  • Es recomendable que añadas a la tierra o pulverices sobre las hojas una vez al mes quelatos de hierro y otros micronutrientes con el fin de prever la carencia de Hierro y así tener las hojas más verdes.

  • El césped abónalo con 3 aplicaciones al año: primavera, verano y otoño.

  • Lo ideal es combinar abonos orgánicos y abonos minerales.

  • En primavera esparce un poco de abono nutritivo completo. En verano se abonan adicionalmente las plantas de crecimiento vigoroso. En otoño se sigue fertilizando para "la segunda primavera". En invierno se hace un abonado orgánico general en todo el jardín.

  • Los abonos de origen orgánico (estiércol, turba, compost, etc.) son lentos porque antes los nutrientes, por ejemplo, Nitrógeno, se tienen que ir liberando a medida que los microorganismos los descomponen para ponerlos a disposición de las raíces. Como mejor actúan los microorganismos es en suelos calientes, pH neutro o alcalino, con humedad y muy aireados. Ahí la descomposición es más veloz.

  • Los fertilizantes de lenta liberación se comercializan como abonos granulados, barritas y pastillas. Se trata de abonos que, como su nombre indica, sueltan los elementos fertilizantes que contienen (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Magnesio...) poco a poco, a lo largo de al menos 3 meses.

  • Los abonos líquidos se mezclan con el agua de riego.

  • Para macetas son muy apropiados los abonos líquidos. Un poco cada 15 días durante los meses de mayor actividad de las plantas (primavera y verano).

  • La mayoría de abonos o fertilizantes que usamos suelen incluir sólo 3 nutrientes: el Nitrógeno, el Fósforo y el Potasio. Las plantan necesitan más cantidad de éstos elementos que de ningún otro. Es conveniente asimismo aportar los demás elementos para prevenir carencias: Magnesio, Hierro, Manganeso, Cobro, Boro, etc.

  • El abono foliar se absorbe rápidamente y es metabolizado de inmediato, lográndose resultados rápidos y efectivos. Un abono foliar servirá para que se desarrollen rápidamente, como efecto de choque. Muy buenos para aportar microelementos.

  • La fertilización es más delicada en macetas que en el suelo, porque se pasa fácilmente de la carencia por lavado del riego al exceso.

  • Para las Camelias, Rododendro, Azalea, Hortensia, Gardenia o Brezo, compra un substrato especial para plantas acidófilas, que tiene un pH bajo (ácido), en lugar de tierra con pH alto (alcalino). Trata las plantas acidófilas (Azalea, Rododendro, Camelia, Brezo, Gardenia, etc.) con sulfato de hierro (1 cucharada por planta grande o 1 cucharadita por cada macetero mediano) o bien con quelatos de hierro.

    Poda


  • Jamás podes un arbusto o árbol de floración primaveral en invierno, ya que la producción de nuevos brotes y flores se vería seriamente dañada. Hay que podar después de su floración.

  • Las rosas de pie bajo se podan en forma de copa abierta, despejando el interior para que entre la luz del sol: cortar todas las ramas que entorpezcan el eje central de la planta y deje 3 a 4 varillas "de esqueleto" con no más de 4 yemas cada una; cuida que la última yema mire hacia fuera.

  • Las flores que se van marchitando se deben eliminar, por estética y porque estimulará que salgan más.

  • Poda siempre sobre un brote o rama que haga de 'tirasavias' para que cicatrice mejor y evitar así la formación de tocones secos. En los tocones suelen aparecer chupones mal anclados en la corteza.

  • Retoca los cortes de ramas gordas con una navaja hasta que queden perfilados. El labio cicatrizante cerrará mejor.

  • Es fundamental hacer los cortes de poda correctamente. Un sólo corte mal hecho en una rama gorda, puede provocar la pudrición del tronco, completa o parcial. Además, ramas que pueden parecer sanas, romperse en cualquier momento. Los cortes de más de 3 cm de diámetro deberán protegerse con pasta cicatrizante.

  • Si quieres conservar los diferentes tonos de las plantas variegadas (hojas manchadas de blanco, amarillo u otros colores), corta las ramas que salgan con hojas totalmente verdes.

  • Si la Planta de temporada no está bien desarrollada, sino que está larguirucha y poco densa, es conveniente hacer un pinzado o despunte. Esto consiste simplemente, en recortar ligeramente las puntas de los brotes para provocar que se desarrollen tallos laterales y hacer una matita más compacta y ramificada, no con tallos tan largos y pelada por abajo. Así darán más cantidad de flores.

  • Antes de eliminar una planta asegúrate que está muerta. Raspa la corteza; si se ve verde o blanco, en lugar de marrón, es que está viva. Si tienes dudas, espera por si rebrota dentro de unos meses; te puedes llevar sorpresas.

    Plagas


  • Para prevenir insectos, hongos, bacterias y virus, nada mejor que tener las plantas fuertes y vigorosas.

  • El exceso de humedad puede facilitar la aparición de hongos.

  • Recoge y quema las hojas que hayan sido atacadas por hongos.

  • Si en el entorno de tu jardín hay ataques del hongo Seiridium en setos o árboles de Ciprés, Macrocarpas o Arizónicas, no plantes estas especies, sino otras que no sean susceptibles al Seiridium porque es probable que se infecten.

  • Si cultivas tus plantas correctamente, con su riego, su abono, luz suficiente, etc., estarán fuertes y vigorosas y serán mucho más resistentes a todo tipo de ataques de plagas y enfermedades.

  • Si el año anterior ha habido invasiones de alguna plaga u hongo, es lógico que vuelva a repetirse, por tanto, debes tratar preventivamente con insecticidas y/o fungicidas.

  • Si vuelves a poner la misma especie en un sitio con problemas de plagas o enfermedades, es probable que de nuevo se infecte, porque los parásitos se conservan.

  • Detectar y tratar las plagas y enfermedades en sus primeras fases es muy importante para combatirlas mejor antes de que se extiendan.

  • Inspecciona con regularidad las plantas, en especial, aquellas que fueron atacadas el año anterior.

  • Los perros se tienen que educar para que no destrocen las plantas, ni escarben ni orinen donde no deben. Este proceso es largo pero se consigue con el esquema premio/castigo. Destina al perro un área privada con un montón de arena para escarbar a su gusto. Si el perro produce destrozos, regáñale mientras está al lado tuyo cuando repares los daños que ha causado.

  • Pulgones. Un remedio contra pulgón es coger los restos de los cigarros, meterlos en agua 24 horas, cuélalo y luego aplica el líquido en pulverización. Se puede emplear como preventivo, antes de ver los pulgones.

  • Caracoles y babosas. Un recipiente con cerveza produce un olor que los atrae y caerán dentro. Luego los recoges y eliminas.

  • Oidio. El oidio es un hongo muy frecuente que se manifiesta en forma de manchas de polvillo blanco. Los rosales son muy propensos a él. Realiza aplicaciones preventivas de azufre sobre el follaje. Elimina los brotes y hojas infectadas.

  • Pulgones. Pulverizar las plantas con agua jabonosa (jabón casero o "Lagarto"). Rociar con una maceración de colillas de cigarros en agua. La Mariquita de siete puntos es un magnífico depredador de pulgones y cochinillas.

  • Hormigas. En casa, pulverizar con azufre en polvo las zonas por donde entran las hormigas. En frutales, envolver el tronco con una faja de plástico de 5-10 cm de anchura y sobre el plástico poner grasa o pasta adherente, o un trapo en el tronco untado con grasa animal. Las hormigas se pegan a la grasa. Mezcla cal con agua y pinta el tronco con la mezcla cada 6 meses.

  • Animales beneficiosos. La Mariquita de siete puntos es un gran depredador de pulgones, tanto el adulto como la larva de Mariquita. La larva de Crisopa come trips, pulgones y otras larvas. Mantis religiosa comen de todo, moscas, escarabajos, orugas, grillos y saltamontes.

  • Los pájaros aparte de su belleza, se alimentan de insectos dañinos para las plantas. Un jardín con pájaros tiene menos insectos que otro que no tenga aves en abundancia.

  • Hay plantas que repelen a las plagas. No es efectivo 100%, pero ayuda. Por ejemplo, un jardín o huerto rodeado con algunas aromáticas como Salvia, Ruda, Romero o Lavanda; o entre el cultivo habitual, Menta, Estragón, Tomillo o Albahaca.

    Multiplicación por semillas


  • Un buen substrato para sembrar semillas está compuesto de 2 partes de una tierra comercial con 1 parte de arena; o bien de perlita o bien de vermiculita.

  • La mejor época de siembra es la primavera y los principios del verano. Con un mini-invernadero eléctrico y luz artificial se pueden sembrar durante todo el año.

  • Siembra. Es importante cubrir las macetas con cristal o un plástico transparente para mantener humedad alta y prevenir la entrada de plagas. Colocar en un sitio bien iluminado pero no con sol directo puesto que la maceta se calienta rápidamente y las semillas se estropearían.

  • La reproducción de árboles frutales cogiendo sus semillas no es recomendable porque la descendencia no sale con las mismas características que la planta madre. Por tanto, lo mejor es comprar el frutal de vivero o reproducir por semilla seleccionada e injertar sobre un patrón adecuado que ponga las raíces.

  • Para averiguar si pueden germinar unas semillas viejas, haz la siguiente prueba. Coge diez semillas de cada bolsa y extiéndelas sobre un trozo de papel secante humedecido en agua o sobre turba húmeda y puesta en un plato. Consérvalas al calor y mira al cabo de una semana.

  • Con una maceta, un palito y una bolsa de plástico transparente puedes crear un mini-invernadero para hacer germinar semillas con facilidad. Siembra las semillas, clava el palo en la tierra y pon la bolsa a modo de campana sobre la maceta. Practícale algunos agujeros pequeños. También puedes tapar la maceta o bandeja con un cristal. Existen, por último, germinadores eléctricos en el mercado.

  • Dumping-off. Muchas plántulas se "caen" debido a un hongo que ataca a nivel del cuello, a ras de tierra. Esto se llama "caída de plántulas" o dumping-off. Se trata de Pythium, Rhizoctonia y Phytophthora. Usa sustrato nuevo, no aproveches otros ni tomes tierra del jardín. No siembre muy denso; aclara plántulas. Evita el exceso de riego; en lugar de una regadera, es mejor un pulverizador.

  • Los plantones sacados al exterior sin estar endurecidos se pueden morir con las bajas temperaturas. Aclimátalos de una manera progresiva al exterior. Por ejemplo, sácalos durante el día y guarda de noche.

    Multiplicación por esquejes



  • Impregnando la base de los esquejes con polvo de hormonas de enraizamiento se consigue un mayor porcentaje de agarre de los esquejes puestos a enraizar que si no se le pone nada.

  • Esquejes de agua. Las siguientes especies echarán raíces introduciendo esquejes directamente en un vaso o recipiente con agua: Drácenas, Alocasia, Espatifilo, Hipoestes, Begonia, Coleo, Croton, Amor de hombre, Poto, etc.

  • Los esquejes de cactus deben dejarse que se seque la superficie cortada durante 7 días o más antes de colocarlos en el medio de enraizamiento; así se forma un callo que impide la putrefacción.


0 de 5 estrellas basado en 0 valoraciones.
Mi valoracion: