Consejos de jardinería

  • Resulta muy recomendable llevar una agenda con todo lo que suceda y hagas en el jardín. Esta información te será de gran utilidad para el presente y para el futuro.

  • Si te inicias en el mundo de la jardinería es mejor que empieces con plantas fáciles que no requieran mucha experiencia. Por ejemplo, una Gardenia es bastante difícil de hacer prosperar para alguien que no sepa cumplir con todas las exigencias que tiene. Te puedes frustrar y desanimar.

  • Si tienes poco tiempo no te dejes llevar por proyectos grandiosos y compres más plantas de las que puedas atender.



    Luz


  • Analiza las zonas de sol y las zonas de sombra del jardín.

  • Para las zonas de sol: casi todas las flores necesitan unas seis horas de sol al día. A los cactus les gusta tener mucha luz.

  • Para las zonas de sombra elige especies que vivan bien en sombra o semisombra, por ejemplo, Camelia, Hortensia, Clemátide, Helechos, Cóleo... hay muchas especies aptas sombra.

    Temperatura


  • Si en tu clima hace frío, con heladas frecuentes, es evidente que no se deben escoger especies subtropicales: morirían a las primeras de cambio.

  • Cerca de un muro estarán más protegidas del frío. Los muros acumulan calor durante el día que ceden por la noche.

  • Ciertas plantas también necesitan frío. Por ejemplo, el olivo crece mucho en el trópico pero no florece, lo que quiere es la alternancia de temperaturas, no constante todo el año. O muchas variedades de frutales que necesitan acumular frío en invierno, lo que se llaman horas-frío, horas por debajo de +7ºC. Por ejemplo, variedades de cerezo que si no disponen de este frío no darán buena cosecha.

    Lluvia

  • Hay plantas que no aguantan los climas lluviosos por estar los suelos muy húmedos o encharcados. Suelen ser especies de climas secos.

  • En climas lluviosos conviene elegir especies amantes de la humedad.

    Labrar


  • Al labrar o cavar un terreno no debes profundizar más de 25 cm para no sacar tierra de abajo que es mucho menos fértil que la superficial.

    Costra


  • Rompe la costra superficial que se forma en la tierra mediante una cava ligera con la azada. La costra dura dificulta la aireación de la tierra y la absorción del agua.

    Hojas variegadas


  • Si quieres conservar los diferentes tonos de las plantas variegadas (hojas manchadas de blanco, amarillo u otros colores), corta las ramas que salgan con hojas totalmente verdes.

    Plantas con más flores


  • Compra plantas con pocas flores abiertas pero con muchos capullos por abrir.

  • Proporciona luz en abundancia.

  • Tierra ligeramente húmeda.

  • Abonado rico en fósforo y potasio.

    Lombrices de tierra


  • Cuando observes que el huerto o en el jardín lombrices no las elimines ya que éstas airean la tierra con sus galerías y sus excrementos constituye un excelente abono y mejorante del suelo. Comen residuos orgánicos que hay en la tierra, no raíces.

    Sopladora


  • Una sopladora eléctrica o de gasolina es muy práctica. Las de gasolina son más resistentes y aporta la independencia de no tener cable. Puedes amontonar los residuos y quitar el polvo, la tierra, las hojas, etc. de los pavimentos rápido y con poco esfuerzo.

    Cortacésped

  • Según el tipo de cuchillas existen dos tipos de cortadoras de césped: ROTATIVAS y HELICOIDALES.



  • Los cortacésped rotativos son los más comunes. Sin embargo no sirven para cortes de menos de 2 centímetros de altura por lo que para aquellas praderas que se quieren mantener a baja altura.



  • Los cortacésped helicoidales pueden cortar incluso a milímetros. Por ejemplo para un césped ornamental compuesto de especies finas o para los greens de campos de golf se tiene que hacer con una máquina helicoidal.

    Mantenimiento del cortacésped

  • Observa el nivel de aceite. Lo ideal es cada vez que se vaya a cortar.


  • Limpia las cuchillas y la máquina en general después de usar.

  • Afila las cuchillas cada cierto tiempo.

  • Revisar el filtro del aire si trabaja en zonas de mucho polvo.

  • Cambia el aceite cuando se completen las horas de trabajo estipuladas.

  • En invierno, que casi no se utiliza, es el momento para hacerle una revisión general.

    Macetas


  • Terracota: es un material natural, estético y duradero. El mayor inconveniente es que se rompen con facilidad si se golpean. Además resisten sólo heladas suaves, aunque hay modelos con protección para el frío.


  • Resina sintética: son ligeros y económicos. Se limpian fácilmente. Sin embargo, no son demasiado decorativos y se decoloran si están al sol.


  • Macetones de madera son duraderos. Requieren un barniz para impermeabilizarlo y un producto conservante de la madera.



    Jardineros - Consejos de jardinería (2)

  • Plantar en otoño



    El otoño es una de las mejores estaciones del año para renovar el jardín sustituyendo las plantas que han muerto por el calor del verano o simplemente porque quieras hacer nuevas plantaciones.

    Durante la época otoñal el clima favorece a las especies recién plantadas. En clima Mediterráneo es mejor para plantar en otoño incluso que en primavera.

  • Entutorado


    Antes de plantar el árbol clava un tutor en el fondo del hoyo. Para evitar heridas por rozadura, envuelve el tallo con tela de arpillera o con un trozo de gomaespuma; luego ata al tutor en forma de ocho, dejando el extremo de atadura un poco largo, de modo que permita ir aflojando la tensión a medida que el tronco crece.

  • Plantación de Vivaces



    La época de plantación de flores vivaces suele ser la primavera, pero también pueden hacerse las plantaciones en otoño en regiones de clima suave.

    Se les da una labor de cava que es aprovechada para dar el abonado de fondo.

    Se seleccionará una especie o planta dominante, la cual debe repetirse una o dos veces. Estas plantas dominantes deben ser cultivares que tengan un periodo de floración largo. Es ideal que ese periodo de floración de la planta dominante se solape durante el otoño-invierno, de modo que el borde esté colorido todo el año, o al menos, la mayor parte del mismo.

    Las plantas periféricas serán más bajas, y las interiores, más altas. La gradación en altura consigue un buen efecto visual.

  • Compost casero



    La hierba cortada, hojas y otros materiales procedentes de plantas muertas son buenas enmiendas para el suelo si previamente se convierten en compost. Devolverán nutrientes al suelo y mejorarán su estructura, volviéndolo más esponjoso y dándole vida.

    El compost de elaboración casera lo principal es vigilar que no se pudra. Si se coge un puñado con la mano y se estruja y sale líquido, hay que incorporar material seco y reformar el montón para que continúe siendo de calidad.

    Si se desmorona será señal de que está muy seco: humedecer por tanto.

    Las lluvias fuertes y prolongadas incidirán negativamente si el montón no está cubierto.

    Los restos de la siega del césped hay que dejarlo secar al sol antes de incorporarlo en una capa muy fina o mezclado con otros materiales.

    Removerlo mensualmente para mezclar los ingredientes y facilitar su ventilación.

    Protegerlo del sol y de los vientos fríos ubicándolo bajo un árbol o en cajones, mallas, silos... con lona o plástico de la lluvia.

    Estará listo cuando tenga un aspecto de tierra negra y esponjosa, tenga buen olor a tierra fértil. Esto tardará aproximadamente 2 meses en tiempo caluroso (verano) o entre 5 y 6 en lugares fríos.

  • Cultivo ecológico

    En el cultivo ecológico no se emplean fungicidas, fertilizantes sintéticos ni agroquímicos en general.

    Se presta especial atención al cuidado de la vida en el suelo, se mantienen buenos niveles de materia orgánica y humedad.

    Las labores no son agresivas para con la estructura del suelo y se lo mantiene siempre cubierto con mulching orgánico.

    Se asocian plantas que se benefician mutuamente.

    Ante la presencia de plagas o enfermedades, se recurre a insecticidas y fungicidas naturales.

  • Abono foliar



    Consiste en pulverizar los fertilizantes directamente sobre las hojas para que se absorban rápidamente y sean metabolizados de inmediato, lográndose resultados rápidos.

    Los abonos foliares hay que tomarlos como un complemento puesto que la principal fuente de alimento de una planta le debe venir vía raíces.

    Resultan muy interesantes para aportar microelementos (Hierro, Manganeso, Cobre, Cinc, Boro y Molibdeno) ya que las plantas los precisan en muy pequeñas cantidades.

    Para evitar quemaduras en hojas, respeta la dosis que indica el envase y no apliques nunca con sol en todo lo alto.

  • Despuntes

    Consiste en pellizcar (cortar) regularmente las puntas de los tallos. Esta acción tiene el efecto de estimular el desarrollo de ramificaciones laterales, al brotar yemas laterales, que redondearán la planta proporcionándole un aspecto más atractivo y redondeado e impidiendo los tallos larguiruchos y despoblados por abajo. Además, más brotes equivale a más flores.

  • Cultivo en macetas



    No emplees tierra de jardín para las macetas porque contiene mucha arcilla, se compacta, lleva hongos y malas hierbas. Compra substratos de calidad.

    Mezcla perlita mezclada con el sustrato que compres; proporcionará aireación y retención de agua. Otro material muy bueno para mezclar en sustratos es la fibra de coco.

    No olvides depositar en el fondo de la maceta o jardinera, sobre los agujeros, grava, arcilla expandida, trozos de cerámica rota, etc., y así no se atascarán los agujeros de drenaje.



    El principal error en el cultivo en maceta es el exceso de riego que pudre las raíces.

    Muchas plantas tienen una época de reposo en el año, que puede ser el invierno, donde el riego debe ser mínimo o nulo. Los Cactus y las Clivias son dos ejemplos de plantas que no hay que regar en invierno.

    Si hay viento caliente en verano, riega a diario las macetas y jardineras debido a que se secan en pocas horas.

    Para macetas y jardineras puedes emplear fertilizantes líquidos cada 15 días desde finales de invierno a principios de otoño, y el resto del año, una vez al mes, y/o fertilizantes de lenta liberación (su efecto dura 3 meses).

    La sobredosis causa más daño a las plantas que no fertilizar en absoluto.

    Cuando la tierra de las macetas está muy apelmazada, lo mejor es coger un tenedor y remover la tierra. Con esta operación facilitarás la penetración del agua de riego y las plantas se desarrollarán mejor.

    Cada año o cada dos años, según la especie, cambia la maceta por otra un poco más grande.

  • Riego por el método del platito



    Hay plantas que debes regarlas por el llamado 'método del platito'. Consiste simplemente en poner la maceta sobre un plato o cuenco con agua durante un rato y una vez que se ha absorbido por capilaridad, se retira. Riega así las siguientes plantas:

    - Afelandra
    - Azalea
    - Begonia de flor
    - Begonia rex
    - Brezo
    - Ciclamen
    - Culantrillo
    - Espatifilo
    - Nefrolepis o Helecho espada
    - Violeta africana o Saintpaulia

  • Plantas aromáticas para la terraza



    - Salvia, Orégano, Poleo, Tomillo, Santolina, etc.
    - Datura o Trompetas del Juicio.
    - Hierba luisa. Arbusto con aroma a limón.
    - Laurel. Hojas de aroma agradable.
    - Mandarino. Huelen bien hojas, flores y frutos.
    - Rosal
    - Romero
    - Jazmines
    - Tagetes chinos colgantes (T. tenuifolia 'Pumila') . Flores con olor a clavel.


0 de 5 estrellas basado en 0 valoraciones.
Mi valoracion: