Consejos sobre árboles

  • Tamaño



    Es muy importante que conozcas cuáles serán las dimensiones aproximadas de ese árbol una vez que se haga adulto. Por ejemplo, en un patio interior de pequeñas dimensiones no plantar un Plátano de sombra (Platanus x hispanica) que a los 15 años podría medir 20 m. de alto. Por eso, debemos tener una idea de los tamaños que alcanzan los árboles a la hora de comprarlos para ver si hay suficiente espacio o no.

  • Longevidad



    Hay árboles que viven pocos años: Acacias, Níspero, Aligustre, Membrillero, Prunus, etc., que con 25-30 años mueren o degeneran mucho.



  • Árbol de hoja caduca



    En otoño-invierno, al no tener hojas, los árboles de hoja caduca no producen sombra, lo cual es importante en esta época en que la luz es más escasa y se agradecen los rayos del sol. En primavera-verano recuperan su masa foliar y dan sombra, humedecen el ambiente.

    En las ciudades son muy importantes para reducir la contaminación, puesto que tiran las hojas al suelo cargadas de polvo y microbios (ennegrecidas muchas veces) y son retiradas al vertedero.

  • Raíces agresivas



    Las raíces potentes pueden agrietar muros, aceras, porches, canalizaciones, algibes, pozos y piscinas, y obstruir tuberías de agua y de gas.

  • Eucalipto empobrece el suelo



    Sus raíces agotan la riqueza de nutrientes del suelo y los residuos que caen (hojas, flores y frutos) tienen sustancias que impiden el crecimiento de otras plantas a sus pies. Por contra, hay árboles enriquecedores (árboles de la Familia de las Leguminosas, los Alisos, Casuarina, Eleagnus angustifolia, etc.) que aportan nitrógeno al suelo.

  • Árboles para la costa



    El viento en zonas próximas al mar transporta sal que produce "quemaduras" en hojas. Si vives en primera línea de playa, planta árboles como Acacia, Algarrobo, Ciprés, Eleagnus, Higuera, Lagunaria, Aligustre, Olivo, Ombú, Tipuana son los mejores para resistir los vientos salinos. Palmeras Datilera y Wachintona también.

  • Comprar árboles

    Si compras el árbol en maceta, verifica que no se sacado recientemente de la tierra y se acaba de enmacetar. Esto se hace indebidamente a veces, se enmacetan árboles y se venden antes de tiempo, antes de que hayan echado raíces y hayan agarrado bien dentro de la maceta. Para saberlo, intenta sacar el árbol de la maceta; si cuesta, es que está listo para vender como árbol en maceta.

  • Raíces apiñadas



    No compres árboles que hayan estado demasiado tiempo en un contenedor que se le ha quedado pequeño. Las raíces estarán apegotonadas, arremolinadas y saldrán por el agujero de abajo. Intenta sacar el ejemplar de la maceta para comprobarlo.

  • Época de plantación

    Si el árbol viene con una maceta, generalmente de plástico, puedes hacer la plantación en cualquier época del año, aunque evitando los momentos de más frío o de más calor del año.

    Los árboles comprados "a raíz desnuda" hay que plantarlos obligatoriamente en invierno o en otoño tardío, cuando no tienen hojas.

  • Plantación de árboles



    En general, unos 2 o 3 kilos de estiércol, turba, mantillo, etc. mezclado todo bien con la tierra del hoyo.

    Aunque es menos importante que el abonado orgánico, puedes añadir opcionalmente unos 20 o 30 gr. de abono mineral N-P-K tipo 15-15-15 o uno de lenta liberación.

  • Riego de árboles



    Los árboles se deben regar sólo cuando sea necesario. Esto que parece obvio, no lo es tanto para muchas personas, que riegan insistentemente cuando no tienen por qué.

    El riego excesivo provoca asfixia de las raíces y su pudrición; que las raíces del árbol se desarrollen más superficialmente y por tanto, no profundicen buscando agua y además estamos gastando agua innecesariamente.

  • Abonado


No se suele abonar mucho los árboles. Sin embargo es algo que no debemos descuidar. En suelos pobres en nutrientes y malos es especialmente importante que abones tus árboles.

Una vez al año, o bien, año sí, año no, puedes aportar alrededor del árbol (no pegado al tronco) unos 2 kg. de abono orgánico (estiércol hecho, mantillo, etc.) y mezclarlo un poco con la tierra, muy poco, para no dañar raíces superficiales. O bien, extender unos 80 gramos por árbol de abono mineral de lenta liberación (tipo Nitrophoska, por ejemplo).

Si usas abono orgánico, hazlo en invierno y si empleas abono mineral, en primavera u otoño.

Si los árboles están en el césped, con los fertilizantes que apliques a la pradera será suficiente para los propios árboles, sin necesidad de hacer los abonados anteriores.


4.0 de 5 estrellas basado en 6 valoraciones.
5 estrellas
2 votos
4 estrellas
3 votos
2 estrellas
1 votos

Mi valoracion:

Cultivo de árboles


Más información en el Archivo: