15 Plantas de interior resistentes y de fácil cultivo


- Aloe vera
- Aspidistra
- Cheflera
- Cinta
- Clivia
- Costilla de Adán o Monstera
- Drácena marginata
- Ficus benjamina
- Ficus de hoja grande o Árbol del caucho
- Hiedra rastrera
- Planta del dinero
- Poto
- Sanseviera
- Tradescantia purpúrea, Purpurina o Amor de hombre
- Yuca pie de elefante
..........................................




  • Aloe vera




Su punto débil es el exceso de agua y el frío (no bajar de 0ºC). En el invierno, protege al Aloe vera del frío.

Coloca en un lugar con buena luz. Hojas marrones quiere decir que está recibiendo demasiado sol.

Riego escaso. Hay que vigilar que el agua no se estanque. El aloe puede pasar largas temporadas sin agua, sobre todo en invierno. Sin embargo, cuando las hojas están delgadas y arrugadas, significa que tienen sed.

Aplicaciones curativas del Aloe vera para aliviar algunas afecciones:

- Quemaduras
- Cortes y heridas
- Picaduras de insectos
- Llagas
- Dolores musculares o reumáticos

Se usa el gel que se encuentra en el interior de la hoja de Aloe vera. Para obtenerlo, elige una que no haya recibido agua durante 5 días antes y realiza el corte a la noche o a la mañana temprano.

Aplica la hoja de Aloe vera cortada directamente sobre las quemaduras, las heridas, las infecciones por hongos y las picaduras de insectos. El gel cura y cicatriza.

  • Aspidistra




Esta especie se caracteriza por su reducida demanda de luz, lo que permite colocarla en macetas en rincones y pasillos donde otras plantas no resistirían.

Debe regarse con moderación. Disminuir el riego en invierno.

Es una planta de crecimiento muy lento por lo que el aporte de abono esta muy restringido a los meses del verano (cuando hay mas riego).

Podar a ras del suelo los ejemplares estropeados.

Puede dividirse la mata para conseguir nuevas plantas de Aspidistra.

  • Cheflera



La Cheflera es una de las plantas de interior más populares.

Donde está mejor es próxima a una ventana, pero sin sol directo en verano.

Agradece una humedad alta en el aire (crece más y tiene mejor color), pero soporta la sequedad y el aire viciado.

Rocía el follaje de vez en cuando, sobre todo si hay calefacción por la sequedad que produce y en verano. También servirá para lavar las hojas.

La Cheflera necesita poco agua. El encharcamiento es su peor enemigo y el principal error de cultivo. Más vale regar poco que demasiado e ir mirando. Difícilmente se morirá por sequía sin dar señales antes y con la posibilidad de recuperarse regando.

Comprueba que el agujero inferior de la maceta no está obstruido ni el sustrato compactado.

Aporta fertilizante líquido para plantas verdes una vez al mes entre primavera y otoño según la dosis que indica en la etiqueta; o cada 15 días para vigorizar.

  • Cinta



La Cinta es una de las especies de interior más fáciles de cultivo.

Tolera bien los lugares oscuros, pero puede perder la banda blanca de las hojas por la oscuridad.

Las Cintas toleran la sequía y no mueren si se olvida el riego, ya que la almacenan agua en las raíces.

La ubicación más idónea será próxima a una ventana.

Necesita algo de humedad para que los bordes de las hojas no se vuelvan marrones. En verano pulverizar varias veces al día.

  • Clivia



El cultivo de la Clivia es bastante sencillo y puede vivir muchos años.

La Clivia es planta de poco riego y se pudren las raíces por regar más de la cuenta. Comprueba que no esté obstruído el agujero de drenaje de la maceta.

El cambio a una maceta de mayor tamaño no es necesario hacerlo cada año, sino cada 3 ó 4 años. Conviene que Clivia tenga las raíces comprimidas, ajustadas a la maceta, a diferencia de la mayoría de plantas, así florecerá mejor.

Corta la flor cuando se seque para que no se forme el fruto y consuma las reservas del bulbo. Si ocurriera ésto, el próximo año la floración sería más pobre.

Para que las plantas de Clivia vuelvan a florecer año tras año, necesitan pasar un período de reposo en invierno. Es decir, durante esos meses, debes mantener la Clivia en un lugar fresco (sin calefacción, entre 8 y 15ºC) y prácticamente sin riego. A finales de invierno, cuando salga la vara floral, da por concluido el reposo y vuelve a regarla de forma gradual hasta el verano, que ya sí necesita más agua.

  • Costilla de Adán o Monstera



    Riego moderado. En invierno dale descanso regando mucho menos y proporcionándole una temperatura más baja situando en habitación fresca.

El amarilleamiento de las hojas inferiores que posteriormente se vuelven marrones normalmente se produce en invierno por un exceso de riego, de forma que es conveniente dejar secar hasta su recuperación y posteriormente reducir la frecuencia de los riegos.

Cuidado con las calefacciones en invierno. No aprecia nada el calor seco. Agradece la pulverización, especialmente en verano.

  • Drácena marginata



¿Hojas marrones y planta lacia? Demasiada humedad, déjala secar y reduce los riegos.

¿Hojas marchitas? Escasez de agua.

¿Partes secas sobre las hojas? indican ambiente demasiado seco. Pulveriza.

¿Hojas inferiores marchitándose? Las más antiguas tienden a arrugarse y amarillean por un proceso natural.

También Cochinilla y Araña roja (en sequedad), que se eliminarán con productos sistémicos.

  • Ficus benjamina



Es una planta cultivadísima en los hogares. Parte de ese éxito se debe a que tolera las altas temperaturas, bajos niveles de luz y de humedad.

Las variedades que tienen las hojas manchadas en blanco o en amarillo, necesitan más luz; por ej., cerca de una ventana, pero sin que le dé el sol o pocas horas.

Para que se mantenga frondoso, despunta cada 2 ó 3 meses (no lo hagas en invierno). Corta las 2 ó 3 últimas hojas de cada ramilla terminal.

Causas de caída de hojas:

- Cuando se compra un ejemplar y hasta que se aclimata a su nueva casa.

- Al cambiar de sitio el ficus.

- Si está puesto en un sitio con poca luz. Quiere más luz.

- Si está puesto en un sitio demasiado frío o baja de golpe la temperatura. Esto suele aparecer en finales de otoño o invierno.

- También puede tirar hojas por falta de agua y por lo contrario, el exceso de riego (en este segundo caso caerán amarillas).

Aunque se defolie totalmente, no lo tires, tiene capacidad para rebrotar de nuevo. Ayúdale abonando.

  • Ficus de hoja grande o Árbol del caucho



Se debe regar de forma moderada, esperando que el sustrato se seque al menos 1 ó 2 dedos.

Agradece las vaporizaciones frecuentes, sobre todo durante el invierno para contrarrestar el efecto de la calefacción.

Para inducir la brotación en la parte inferior de la planta se deben podar las ramas superiores (con las que se pueden hacer plantas nuevas). La altura en la que aparecerán los nuevos brotes dependerá de cuánto sea el rebaje. Si se corta muy poco, volverán a salir en la parte superior.

¿Hojas amarillas y caedizas? Asfixia de raíces por riego excesivo. Deja de regar para que se seque la tierra.

¿Hojas marchitas y colgantes? Falta de agua. Mete en un cubo con agua, saca y deja escurrir.

¿Hojas plateadas? Ataque de Trips (un insecto muy pequeño?. Aplica insecticida sistémico.

Si llegara a perder más hojas que lo normal, puede deberse a un exceso de riego. Plántela nuevamente con nueva tierra y riegue con moderación cuando aparezcan los nuevos brotes.

  • Hiedra rastrera



La Hiedra aguanta bien en lugares con poca luz. Eso sí, las variedades de hojas jaspeadas pierden en parte ese colorido.

Le viene muy bien un pulverizado de sus hojas cada 2 días en verano. En invierno, si está en una habitación con calefacción, pulverízala también. Como alternativa al pulverizado se puede poner la maceta sobre un plato o cuenco con una capa de guijarros mojados.

Riego moderado. En verano, 2 veces por semana y en invierno, una.

Cada 15 días en primavera y verano echa un poco de abono líquido disuelto en el agua de riego, o bien, clava barritas fertilizantes.

Para mantener los tallos fuertes de la Hiedra y que la planta esté más compacta y densa, es bueno recortar las puntas 1 ó 2 veces al año.

  • Planta del dinero



Es adecuada para colocarse en cestas colgantes, porque se aclimata bien, tanto dentro de las casas como en los balcones.

No tolera temperaturas inferiores a 5°C.

Riego cada 3-4 días en verano y semanal en invierno.

Agradece el abono cada 2 ó 3 semanas.

Conviene despuntar (cortar las puntas) los tallos principales con el fin de favorecer el desarrollo de ramas laterales.

  • Poto



Necesita un lugar luminoso pero sin sol directo (palidecería). Si tuviese poca luz, pierde el color amarillo del variegado de las hojas.

La temperatura nunca ha de bajar de 10ºC porque pierde hojas y se hace más sensible a los hongos; ideal es mantenerla entre 15 y 20º C.

Cuidado con regar mucho, esta planta es sensible al exceso de agua y se pudre. Deja secar un poco entre riego y riego. Con los riegos frecuentes llega el amarilleamiento y posterior pérdida de hojas. Es preferible quedarse corto que pasarse.

Para evitar que se despueble la copa, despunta todos los años las ramas. Así ramificará más y estará más densa la planta.

  • Sanseviera



La Sanseviera es una de las plantas de interior de cultivo más fácil. Tiene fama de indestructible.

Aguanta la atmósfera seca y caliente de las habitaciones, la luz pobre, el olvido del riego, años sin trasplantar, las plagas y enfermedades, etc. Resulta perfecta para quien se inicia en el cultivo de las plantas y para quien dispone de poco tiempo para cuidar las plantas.

Con una buena iluminación crecerá mejor y tendrá mejor color.

Puesto que es una Planta crasa o Suculenta, de riego, poco. En primavera y verano un riego cada 15 días, en otoño cada 20 días y en invierno, cada 30 días. Verifica que la maceta drena bien por el agujero inferior y no se acumula agua en el fondo.

  • Tradescantia purpúrea, Purpurina o Amor de hombre



La Purpurina o Amor de hombre es una planta muy llamativa por su colorido púrpura.

Buena para macetas con porte colgante.

Su cultivo es muy sencillo. Lugares con abundante luz, incluso a pleno sol. También tolera la sombra. Clima cálido (mínima -3ºC), con el frío se estropea, aunque podándola fuertemente rebrota en primavera.

Resistente a la falta de agua, la sequedad.

  • Yuca pie de elefante



La Yuca pie de elefante es una planta muy resistente y fácil de cultivar. Soporta el abandono.

Le conviene una iluminación intensa para que no se debilite y se vuelvan las hojas amarillas. Un sitio muy bueno es cerca de una ventana.

Se puede tener la Yuca pie de elefante al aire libre en climas cálidos sin heladas o con heladas débiles (hasta -3º), pudiendo superar los 10 m. de altura.

La principal causa de muerte de las Yucas es el riego excesivo. Deja que el compost se seque antes de volver a regar. En verano, riega una vez por semana y en invierno, cada 15 ó 20 días. Es importante que la tierra esté bien drenada y que no esté obstruido el agujero de drenaje del fondo.


4.4 de 5 estrellas basado en 36 valoraciones.
5 estrellas
26 votos
4 estrellas
5 votos
3 estrellas
2 votos
2 estrellas
2 votos
1 estrellas
1 votos

Mi valoracion:

Plantas de interior resistentes y fáciles de cuidar


Más información en el Archivo: