20 Plantas de interior con flores ornamentales

  • Aechmea

  • Afelandra

  • Anturio

  • Azalea

  • Cala

  • Ciclamen

  • Clivia

  • Columnea (Columnea hirta)

  • Espatifilo

  • Esquenanto (Aeschynanthus lobbianus)

  • Falaenopsis (Phalaenopsis)

  • Flor de cera (Hoya carnosa)

  • Fuchsia

  • Gardenia

  • Granado enano

  • Guzmania

  • Jazmín de Madagascar (Stephanotis floribunda)

  • Kalanchoe o Calanchoe (Kalanchoe blossfeldiana)

  • Rosal enano

  • Violeta africana o Saintpaulia
----------------



  • Aechmea



    Cada roseta florece sólo una vez y se marchita y muere lentamente, dando antes dos o tres rosetas que la sustituirán. La roseta central debe tener 2,5 cm de agua y cambiarse cada 2 semanas. Utilizar preferentemente agua de lluvia.

  • Afelandra



    Para que se produzca la floración requieren una buena luminosidad, pero se debe evitar la radiación directa. No permita que la tierra se seque nunca. Riegos copiosos en verano y más limitados tras la floración. Pulverizar el follaje de vez en cuando.

  • Anturio



    No permitas que el aire a su alrededor se reseque o se enfríe por la calefacción o por las corrientes de aire. Puedes pulverizar con agua y también puedes colocar sobre un plato con guijarros mojados, evitando que el fondo de la maceta esté en contacto con el agua. Con muy poca luz detiene la floración y el exceso de sol las quema.

  • Azalea



    Riego abundante. No riegues con aguas duras (alcalinas o calizas), lo suele ser la del grifo, padecería la clorosis férrica, una carencia de hierro que hace que las hojas amarilleen. Aplica quelatos de hierro líquido para solucionarlo.

  • Cala



    La Cala se riega bastante cuando está en crecimiento y en floración, pero después de florecer debes mantenerla completamente seca, es su periodo de reposo. Entonces las hojas se pueden marchitar y es normal. Aplica poco a poco más agua cuando aparezca el follaje.

  • Ciclamen



    Riega siempre por abajo, es decir, echando agua en el plato, para evitar mojar las hojas. No dejes el platillo lleno de agua. Cuando haya absorbido suficiente y la tierra esté húmeda, escúrrelo.

  • Clivia



    Cambio a una maceta de mayor tamaño no es necesario hacerlo cada año, sino cada 3 ó 4 años. Conviene que tenga las raíces comprimidas, ajustadas a la maceta, a diferencia de la mayoría de plantas; así florecerá mejor.

    Para que vuelva a florecer año tras año, necesita pasar un período de reposo en invierno. Es decir, durante esos meses, debes mantener la Clivia en un lugar fresco (sin calefacción, entre 8 y 15ºC) y prácticamente sin riego. A finales de invierno, cuando salga la vara floral, da por concluido el reposo y vuelve a regarla de forma gradual hasta el verano, que ya sí necesita más agua.

  • Columnea (Columnea hirta)



    Procura no cambiarlas de sitio, particularmente durante el periodo de floración. Podar la planta tras la floración, ya que las flores saldrán de los tallos nuevos. Para que florezcan bien en la siguiente temporada, deben dejarse descansar a una temperatura de 12 a 15º C y limitando los riegos tras la floración, durante el invierno.

  • Espatifilo



    Florecerá año tras año siempre que le des un descanso en invierno con poco riego y menos temperatura.

  • Esquenanto (Aeschynanthus lobbianus)



    Para favorecer la floración, respetar un periodo de reposo de 4-5 semanas a temperatura más baja (unos 15ºC) y riegos más espaciados (sólo cuando se haya secado la capa superior del substrato, comprobar con los dedos).

  • Falaenopsis (Phalaenopsis)



    Es la orquídea más popular. Cuando las últimas flores de Phalaenopsis se hayan marchitado, recorta los tallos por encima de la tercera o cuarta yema. De esta yema puede brotar otro pedúnculo y cuando estén medio desarrollados es aconsejable colocar la planta durante unos meses en un sitio más seco y fresco. Esto fomentará la refloración.

  • Flor de cera (Hoya carnosa)



    Le pasa como a la Clivia que hasta que las raíces no llenan y se aprietan un poco en la maceta, no florecen. Cambiar cada 2 ó 3 años de tiesto.

    Si no florece puede ser: falta de luz; falta de nutrientes minerales; humedad ambiental muy baja, sequedad o maceta demasiado grande.

  • Fuchsia



    Cultivarlas en interiores es complicado, y lo normal es que se pongan lacias.

    Humedad: necesita un ambiente húmedo. Rocía sin mojar las flores, coloca sobre un cuenco con piedras mojadas, usa humificadores, etc.

    En interiores se le debe respetar el reposo invernal situándola en un sitio sin calefacción, disminuyendo el riego y cero de abono. Es normal la caída de hojas en la época de reposo.

  • Gardenia



    Si las hojas amarillean con los nervios verdes puede ser porque en el sustrato haya poco hierro o porque estés regando con agua con mucha cal, que bloquea el hierro (lo vuelve insoluble y la planta no puede absorberlo). Solución: aplica 1 vez al mes durante primavera y verano un fertilizante de hierro llamado quelatos de hierro. El sustrato a emplear debe ser de pH ácido (pH menor de 7).

    Procura no usar para regar agua dura, es decir, con mucha cal. Si es tu caso, tendrás que hechar más quelatos de hierro o intentar dulcificarla o buscar otra fuente de agua.

  • Granado enano



    Si quieres que forme más frutos, coge el polen de los estambres con un pincel y deposítalo sobre la parte femenina de la flor. Realiza una poda otoñal para igualar la irregularidad del ramaje.

  • Guzmania



    Hay que pulverizarlas frecuentemente y llenarles de agua el embudo central de hojas. Cada ocho o diez días, sumergir la maceta en agua. Les beneficia sacarlas bajo la lluvia cuando llueve.

  • Jazmín de Madagascar (Stephanotis floribunda)



    Bastante luz. La calefacción es perjudicial porque seca el aire. Para que la floración se produzca en abundancia, la planta deberá pasar un periodo de descanso en otoño e invierno (menos luz, en un lugar fresco, sin calefacción, poco riego y nada de abono).

  • Kalanchoe o Calanchoe (Kalanchoe blossfeldiana)



    Es muy sensible al exceso de agua; este es su punto débil. La mayoría de las personas no logran que vuelva a florecer y es habitual desecharlas una vez acabada su floración. Si la conservas en un cuarto de estar y regada con regularidad, se desarrollará bien pero no florecerá. Para que se produzca floración, ha de pasar el invierno en un sitio fresco (temperatura mínima de 10ºC) y con muy poquita agua. Trasplántala en primavera a un compost rico y aumenta paulatinamente el riego. Lleva a un sitio soleado y florecerá.

  • Rosal enano



    Colócalo cerca de una ventana templada y luminosa. Pon la maceta sobre un plato con gravilla mojada ya que en interior necesita bastante humedad ambiental y que esté alejada de la calefacción.

  • Violeta africana o Saintpaulia



    Muy sensible al exceso de agua. Nunca mojes ni las flores ni las hojas al regar, ya que es muy propensa a la aparición de hongos. Riega siempre por abajo, llenando el plato de agua y deja que la absorba desde las raíces. Pon la maceta sobre un platito con agua durante unos 20 minutos para que absorba por capilaridad y tira el agua sobrante.


4.6 de 5 estrellas basado en 11 valoraciones.
5 estrellas
7 votos
4 estrellas
3 votos
3 estrellas
1 votos

Mi valoracion:

Plantas de interior (especies)


  1. Afelandra


  2. Aglaonema


  3. Anturio


  4. Aralia


  5. Ardisia


  6. Caladio


  7. Calatea


  8. Cheflera


  9. Ciclamen


  10. Clivia


  11. Columnea


  12. Croton


  13. Ctenanthe


  14. Episcia


  15. Fitonia


  16. Hypoestes


  17. Ixora


  18. Maranta


  19. Nertera


  20. Peperomia


  21. Pilea


  22. Polyscias


  23. Potos


  24. Singonio