Cultivo del rosal



  • Hay varios tipos de rosales, siendo algunos más apropiados para macetas y otros más apropiados para los jardines y macizos, pudiendo alcanzar estos últimos hasta los 10 metros de altura.

  • Es una planta que soporta muy bien el calor y el frío, aunque si éste no es muy intenso.

  • Necesitan un lugar soleado, 4 horas al día como mínimo. En climas calurosos una ligera sombra para el rosal parte del día estaría mejor.

  • Prepara el suelo con tierra negra y materia orgánica.

  • Es mejor regar de forma abundante pocas veces, porque si no las raíces tienden a ser más superficiales y más sensibles a las condiciones del ambiente.

  • Los rosales en macetas hay que regarlos más frecuentemente que en tierra.

  • Riega durante la mañana y procura no mojar las hojas para evitar hongos.

  • Las rosas necesitan mucho alimento para mantenerse saludables y florecer con fuerza.



  • Abona los rosales 2 veces durante la temporada de crecimiento con un fertilizante completo tipo 15-15-15, 12-10-18... En otoño o invierno un abonado orgánico de fondo con estiércol, compost, mantillo, humus de lombriz, etc.

  • Mediante un abono de calidad más microelementos como por ejemplo, el Hierro, mantendrás tus rosales fuertes.

  • Si tus rosas florecen bien en la primavera pero apenas ves una flor el resto del verano, probablemente no estés fertilizando adecuadamente.

  • Una capa de acolchado orgánico mantiene a raya las malas hierbas, aguanta la humedad del suelo y a medida que se descompone mejora la estructura del suelo aportando sustancias nutrientes.

  • Una poda adecuada intensifica la floración y mantiene sana la planta.

  • Corta los brotes muertos, débiles o caídos y hojas secas o enfermas.

  • Poda con una podadera afilada y limpia.

  • Limpia las flores marchitas. Corta hasta al menos la primera hoja con cinco hojillas (foliolos).

  • El control de plagas y de hongos es fundamental.

  • Protección de las rosas contra los insectos (pulgones, cochinillas, arañas rojas en verano, trips, etc.). Aplica productos justo antes de la época en la que suelen aparecer las plagas.


  • Pulgones: el control se hace con insecticidas sistémicos. Como remedio ecológico contra los pulgones se puede pulverizar con agua jabonosa (por ejemplo, con "jabón lagarto"), 100 % ecológico, no huele mal y de bastante efectividad, aunque hay que repetir los tratamientos cada cierto tiempo. El agua jabonosa los mata sólo si les cae encima. Repetir cuando vuelvan a aparecer.

  • Lavandas y tapetes plantados cerca del rosal repelen a pulgones.

  • Las enfermedades fúngicas más frecuentes son Mancha negra, Roya, Mildiu y Oidio.


  • Oidio: es una enfermedad muy común en Rosal, aparece año tras año. Este hongo forma un micelio blanquecino sobre el follaje y seca brotes, botones y hojas. Hay fungicidas sistémicos específicos contra el Oidio.

  • Prevenir hongos en general:

  • Si la planta es atacada todos los años por hongos, entonces se debe comenzar las aplicaciones de fungicida en la época en la que se espera el primer ataque, sin esperar a ver los síntomas.

  • Si la planta es atacada ocasionalmente por hongos, entonces hay que esperar vigilantes a que aparezcan los primeros síntomas y entonces actuar con rapidez.


3.0 de 5 estrellas basado en 1 valoraciones.
3 estrellas
1 votos

Mi valoracion:

Cultivo del rosal


Más información en el Archivo:

¿Se puede cambiar el color de las rosas?