Plantar bulbos, rizomas y tubérculos


 

Aquí tienes la forma en que se plantan y los puntos a tener en cuenta

Época para plantar bulbos, rizomas y tubérculos

a) Las Bulbosas que florecen en primavera (Tulipán, Jacinto, Narciso, etc.), se plantan en otoño (octubre-noviembre).

b) Las Bulbosas que florecen en verano (Gladiolo, Dalia, Azucena, Begonia, etc.), se plantan en primavera, de marzo a mayo.

Preparación del terreno y plantación

Bulbo en mal estado
Bulbo en mal estado

Compra bulbos sanos, duros, que no tengan agujetitos. Si al presionar la base del bulbo con los dedos, se hunde, es que no está en buenas condiciones. Rizomas y tubérculos, igual.

Es muy importante que el suelo drene bien, que no se encharque. En un suelo con demasiada agua se pudren los bulbos, cormos, raíces tuberosas o rizomas.

Los suelos arcillosos, pesados, son los que tienen más riesgos en este sentido. Si es tu caso añade una buena cantidad de arena de río y también de materia orgánica (turba, mantillo, estiércol, etc.). Con esto se airea, se esponja el suelo y se mejora el drenaje. Mézclalo todo bien con la tierra usando una azada.

Laboreo del suelo
Laboreo

• Labra el terreno
donde vayas a plantar con la azada profundizando unos 20-25 centímetros. Si tienes un motocultor o rotavator, úsalo, aunque si son pocos metros cuadrados, con la azada no es tan duro y es lo normal, que sea poca superficie a plantar. Así quedará la tierra suelta, desmenuzada, mullida y ventilada.

Sacos de abono orgánico Abono orgánico

Aprovecha la labor anterior para incorporar un abono orgánico (estiércol, mantillo, turba, etc.) y que quede mezclado con la tierra homogéneamente. Con 2 ó 3 kilos por metro cuadrado de alguno de los abonos anteriores va bien.

No es que sea imprescindible el abonado orgánico en el momento de la plantación (recuerda que son órganos de reserva y la planta crece a partir de esos nutrientes acumulados) pero siempre ayuda a tener una buena floración y que acumule reservas para el año próximo. La materia orgánica tiene múltiples beneficios para la tierra: la esponja, la airea, aporta nutrientes (nitrógeno, fósforo, potasio, etc.), favorece la vida microbiana del suelo, da vida, etc.

No incorpores abono mineral ( también llamado químico) en la plantación. Si abonas, abona sólo con uno orgánico (estiércol, mantillo, turba, etc.).

• Distancia de plantación

La distancia entre los bulbos al plantarlos, depende de la especie. Oscila entre 5 y 20 centímetros.

Los bulbos grandes se deben plantar a unos 12 centímetros de separación.

Los pequeños a 8-10 cm.

- Crocus y Begonia de 2 a 4 cm.

- Muscari y Ranúculos de 7 a 10 cm.

- Jacintos y Narcisos de 10 a 15 cm.

- Fritilaria y Caña de las Indias de 15 a 20 cm.

Plantar bulbos con plantador
Plantador bulbos

La profundidad a la que hay que colocarlas es muy importante. Varía según las especies y si son bulbos, tubérculos o rizomas.

Plantando bulbos en jardineras
Plantando en jardineras

Como norma general, la parte superior del bulbo debe estar cubierta por una capa de tierra de espesor igual a lo que mida el bulbo en altura. O lo que es lo mismo, que la base del bulbo quede a una profundidad que sea el doble del tamaño de dicho bulbo.

Se plantan con una palita de mano, un plantador de bulbos o un amocafre, a la profundidad y distancia adecuada según la especie. Y, esto es fundamental, los bulbos con la punta (por donde sale el brote) siempre mirando hacia arriba.

Se cubren con la tierra, se da un riego abundante en el momento de plantar y ya está, a cuidarlos un poco hasta que florezcan.

Macizos de Tulipanes Jacintos en maceta
Tulipanes en macizo. Jacintos en maceta