Fertilizantes y tipos de abonos

 

Fertilizantes orgánicos, ácidos húmicos, fertilizantes minerales, fertilizantes de lenta liberación, fertilizantes líquidos, aminoácidos y extractos de algas


  • Fertilizantes orgánicos

    fertilizantes orgánicos Estiércol

    Se trata de los estiércoles, compost, basuras fermentadas, turba, guano, humus de lombriz, etc. Su acción es lenta, pues proporcionan Nitrógeno a medida que las bacterias los descomponen.

    Los fertilizantes o abonos de origen orgánico (estiércol, turba, compost, etc.) son lentos porque antes los nutrientes, por ejemplo, Nitrógeno, se tienen que ir liberando a medida que los microorganismos los descomponen para ponerlos a disposición de las raíces. Como mejor actúan los microorganismos es en suelos calientes, pH neutro o alcalino, con humedad y muy aireados. Ahí la descomposición es más veloz.

  • Ácidos húmicos

    fertilizantes Ácidos húmicos

    Hay un tipo de abono un tanto desconocido para el aficionado, los llamados ácidos húmicos. Son muy buenos. Su presentación es líquida o sólida.

  • Fertilizantes minerales

    Fertilizantes minerales

    Los fertilizantes químicos generalmente son de acción rápida y estimulan el crecimiento y vigor de las plantas cuando se aplican.

    Estos fertilizantes se agrupan en diversos tipos según las sustancias que proporcionan:

    - Nitrogenados
    - Fosfóricos
    - Potásicos
    - Complejos
    - Binarios
    - Etc.

  • Fertilizantes de lenta liberación

    Fertilizantes de lenta liberación

    están diseñados para que el Nitrógeno se vaya liberando poco a poco, de forma continuada. Suelen comercializarse como abonos granulados, barritas o pastillas.

    Los fertilizantes de lenta liberación se comercializan como abonos granulados, barritas y pastillas. Se trata de abonos que, como su nombre indica, sueltan los elementos fertilizantes que contienen (Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Magnesio...) poco a poco, a lo largo de al menos 3 meses.

  • Fertilizantes líquidos

    fertilizantes líquidos

    Se mezclan con el agua de riego. Para macetas son muy apropiados los fertilizantes líquidos. Un poco cada 15 días durante los meses de mayor actividad de las plantas (primavera y verano).

    Cuando quieras efectos rápidos utiliza fertilizantes químicos disueltos en el agua de riego. Los fertilizantes líquidos son muy apropiados para las plantas en macetas.

  • Aminoácidos y Extractos de algas

    Cuando una planta ha sufrido por sequía, por plagas, por un transplantes, por un tratamiento con pesticidas mal realizado, por ejemplo, herbicida, o por cualquier otro trastorno, puedes aplicar unos productos llamados aminoácidos; esto le ayudará a superar el trauma.

    También los extractos de algas sirven como "recuperadores".