Problemas de las plantas: trastornos



  1. El amarilleo de las hojas puede ser por un suelo muy calizo que provoca la falta de algún elemento mineral, por ejemplo, Hierro, Manganeso, etc.. En estos casos, aporta un fertilizante con microelementos.

  2. Las manchas marrones o secas pueden ser por el fuerte sol. Si además detrás hay una pared blanca (refleja el sol), el clima es cálido y está orientada al sur, se provoca exceso de soleamiento.

  3. Una planta te puede venir alterada del centro de jardinería y florecer de una manera "rara", ya que está sometida a unas condiciones distintas a las que se encuentra en tu jardín o terraza. Necesitará un tiempo para adaptarse.

  4. Debajo de Eucaliptos, Pinos y Hayas, la mayoría de plantas tienen dificultades para vivir debido a las sustancias tóxicas que estos árboles producen en el suelo.

  5. Si las naranjas o cerezas se rajan antes de madurar es probable que sea porque han pasado sed y después de una lluvia o de un riego abundante se han hinchado repentinamente. Solución: procurarle agua de manera regular.

    Clorosis férrica

  6. Hojas amarillas puede ser por clorosis férrica, es decir, carencia del elemento hierro motivada por un suelo o substrato calizo, o por regar con agua calcárea. Aporta hierro en forma de fertilizantes llamados quelatos de hierro.

    Puntas secas

  7. Las puntas marrones en plantas de interior puede ser por aire seco, exceso de fertilizante, exceso de riego o falta de riego.

  8. Si tienes piedras en tu terreno o roca dura abajo, esa puede ser la razón de que un árbol o arbusto no prospere. Cava para comprobarlo a cierta distancia y si se confirma, riega y abona más de lo normal.

  9. Los líquenes son inofensivos en los troncos de los árboles. No hay que hacer nada.