PH del suelo y sustratos y cómo ajustar el ph





  • Valores del pH

    - Si el pH del suelo es menor de 6,5, se trata de un suelo ácido.

    - Si está comprendido entre 6,5 y 7, el suelo es neutro.

    - Si es mayor que 7, el suelo es alcalino.

  • El pH óptimo para la mayoría de las plantas está entre 6 y 7.

  • El pH influye en la disponibilidad de nutrientes, es decir, que si es muy alto o muy bajo escasearán ciertos elementos o habrá otros en exceso, lo cual también es perjudicial.

  • Algunas plantas prefieren suelos con pH alrededor de 5,5, es decir, ácidos. Son las acidófilas:

    - Azalea
    - Rododendro
    - Gardenia
    - Hortensia
    - Camelia
    - Brezo
    - Fuchsia
    - Etc.

    Hortensia, planta acidófila

  • Las acidófilas precisan un suelo ácido (pH menor de 6,5) y si no lo es, deberás descartalas o plantarlas en maceta con sustrato ácido (valor entre 5 y 6). Además, será necesario aportar quelatos de Hierro y otros microelementos para corregir las deficiencias de Hierro, Zinc, Manganeso... elementos que escasean en medio ácido y amarillean las hojas.

  • Para comprobar si un suelo es calizo, toma un puñado y vierte vinagre y si burbujea es que lo es. Si la efervescencia es débil, significa que es sólo ligeramente calizo.

  • ¿Cómo bajar el pH?

    - Azufre en polvo: el efecto es lento, entre 6 y 8 meses. Bueno para enmendar un jardín o parcela entera. Aporte de 150 a 250 g/m2 y mezclar.

    - Turba rubia mezclada con el suelo. Tiene un pH muy ácido.

    - Sulfato de Hierro o el . Las proporciones aproximadas son de 1 a 3 gramos de sulfato por litro de agua. Sulfato de aluminio para Hortensias.

  • ¿Cómo subir el pH?

    Para subir el pH muy ácido se emplea caliza molida. Se extiende y se mezcla con el suelo.

    El convertir un suelo ácido en alcalino es relativamente fácil mediante encalados, pero un suelo alcalino llevarlo a neutro o ácido es mucho más difícil y hay que repetir las aplicaciones porque tiende a neutralizarse.

  • El riego con agua dura o calcárea eleva el pH de los substratos, lo cual perjudica a las plantas acidófilas. Deberás acidificar el agua antes de regar este tipo de plantas, por ejemplo, con ácido cítrico, y efectuar un aporte de microelementos que pueden faltar: Hierro, Manganeso, Boro y Cobre.