Plantar palmeras

 

Antes de plantar una palmera ten en cuenta varias cosas:

Que tenga espacio suficiente. Un error muy frecuente es, por ejemplo, plantar una Palmera canaria (Phoenix canariensis) en un sitio estrecho, cerca de una pared o pegada a árboles. Se planta pequeñita, pero cuando se hace adulta tiene 8 m. de diámetro de copa. (Mira la foto de la izq.).

La especie o especies elegidas deben aguantar el frío que pueda hacer en tu zona. Esto es evidente. No plantes fuera, por ejemplo, una Kentia, si tu clima no lo permite.

Si el suelo es arcilloso o tiene un mal drenaje, elige especies más resistentes y mejora esta característica aportando arena, materia orgánica, nivelando, colocando tubos de drenaje y controlando el riego. Las palmeras aguantan mejor la sequía que el exceso de agua.

Hay palmeras que prefieren la sombra total o parcial. Por ejemplo: Chamaedorea, Kentia, Areca, Rhapis,... Mejor no plantar a pleno sol para que no se "quemen" sus hojas; si bien es cierto, que pueden aclimatarse al pleno sol.


Palmera datilera:
resistente a la salinidad.


Si el suelo es salino, o el agua con la que riegas es salina, elige las especies de palmeras más resistentes a esta circunstancia. En general, las palmeras resisten relativamente bien el problema de la salinidad que tienen algunos suelos y aguas, pero unas especies más que otras. Son estas:

- Butia capitata (Butia)
- Chamaerops humilis (Palmito)
- Phoenix canariensis (Palmera canaria)
- Phoenix dactylifera (Palmera datilera)
- Trachycarpus fortunei (Chámerop)
- Washingtonia filifera (Wachintonia)
- Washingtonia robusta (Wachintonia)

Época para plantar

 

Si la compras en maceta de plástico puedes plantarla en cualquier época del año, evitando los momentos de más frío del invierno y de más calor en verano. En contenedor agarran todas puesto que las raíces no sufren nada.

Si acaba de ser extraída de la tierra y viene con un cepellón de tierra pegado a las raíces o con las raíces peladas, es muy importante que la plantes a finales de primavera o en verano, ya que necesita una temperatura elevada para emitir raíces. Si la plantas en otoño o en invierno hay más riesgos de que no agarre, aunque ésto también depende de la especie de que se trate.

Las Wachintonas son más "duras" pero por ejemplo, una Palmera canaria (Phoenix canariensis) se secaría plantándola con las raíces peladas, sin cepellón.

Plantación

1. Cava un hoyo que sea amplio; en realidad, cuanto mayor sea, mejor.

2. La tierra que has extraído del hoyo mézclala bien con un abono orgánico (estiércol, mantillo, turba, etc.). Esto es una cosa que mucha gente olvida: hacer un buen abonado orgánico en la plantación. Con ello conseguimos mejorar la tierra es varios aspectos. Más adelante se harán abonados minerales, también llamados químicos.

La cantidad de abono orgánico puede ser unos 2 ó 3 kilos de estiércol, turba, mantillo, etc. Recuerda mezclarlo bien con la tierra del hoyo. Si el suelo es muy malo, muy pobre, muy arcilloso o muy arenoso, puedes aumentar esta dosis y echar 3 ó 4 kilos de abono orgánico. Si la palmera es un gran ejemplar, con un gran cepellón, debes subir hasta un máximo de unos 8 kg. de abono orgánico por planta.

En el momento de la plantación es mejor hacer este abonado orgánico que uno mineral, aunque también podrías complementarlo con unos 20 ó 30 gr. de abono mineral N-P-K tipo 15-15-15 u otro de lenta liberación. Pero repito que con el abono orgánico es suficiente para empezar ya que no hacen tanta falta los nutrientes en un primer momento; interesa más mejorar el suelo que rodea a las raíces, para que emita raicillas en abundancia y se establezca la palmera en su nuevo sitio. Más adelante, cuando aparezcan las primeras hojas despuntando por el cogollo, se puede abonar con abono mineral y lo aprovechará.

Si quieres que una palmera o cualquier planta crezca más rápido, abona más y riega regularmente.

3. Introduce el ejemplar en el hoyo, ve echando la tierra abonada y asentándola con el pie o con el mango de la azada para que no queden bolsas de aíre entre las raíces y la tierra. Si el cuello queda enterrado, no pasa nada en el caso de las palmeras; en árboles sí es importante que el cuello quede a ras del suelo.

4. Forma una pocilla o alcorque alrededor de la palmera para que el agua de riego quede contenida en él y riega copiosamente. El primer año tienes que regar más.

5. Si el ejemplar es grande es necesario entutorarlo para que no se tumbe, ya sea con 3 cuerdas, también llamados vientos, o con 3 puntales o palos fuertes.


6. Las palmeras que se plantan se deben mantener un mínimo de 6 meses con sus hojas (palmas) envueltas y atadas con un cañizo hasta que esté bien enraizada en su nuevo emplazamiento. Se suele recomendar dejarla atada 1 año, pero pienso que con 6 meses es suficiente. Aunque, para mayor seguridad, si la dejas un año, mejor. Cuando veas en el centro de las palmas asomar las puntas de hojas nuevas, será señal de que ha agarrado.