Rizomas, tubérculos, bulbos, raíces tuberosas y túberos



5. Raíces tuberosas o tubérculos



- Agapanto
- Anémona
- Aro
- Begonia tuberosa
- Colocasia
- Ciclamen
- Dalia
- Ranúnculo
- Etc.

Raíces tuberosas son un tipo especial de raíces que se caracteriza por acumular sustancias de reserva.

De las raíces tuberosas pueden brotar tallos que dan lugar a un nuevo individuo.

Al final del verano, una vez seca la planta, puedes optar por dejar de regar la maceta hasta la primavera siguiente que vuelva a rebrotar, o bien, desenterrar las raíces tuberosas y límpialas a fondo. Lo mismo da.

Una vez eliminada la tierra, envuelve los tallos secos en papel de periódico y almacénalos en un lugar fresco y seco durante todo el invierno.

Con la llegada de la primavera vuelve a plantarlos.

En el caso de raíces tuberosas, la multiplicación es cortando en trozos el tubérculo.

6. Rizomas

rizomas

- Cala (tienen rizomas)
- Caña de las Indias (tienen rizomas)
- Culantrillo (Adiantum capillus-veneris) (tienen rizomas)
- Lirio (algunos Iris) (tienen rizomas)
- Lirio de los valles (Convallaria majalis) (tienen rizomas)
- Etc.

Los rizomas son tallos horizontales que están a ras de tierra o ligeramente enterrados.

Los rizomas almacenan reservas y de ellos salen brotes que forman la planta.

A principios de la primavera, desentierra los rizomas y córtalos en trozos con un cuchillo o navaja, llevando cada una un brote con hojas. Planta cada fragmento en una maceta individual.

Se pueden plantar de inmediato o dejar a la sombra algunos días, tras aplicarles fungicida.

7. Bulbos





Varias especies de bulbos se cultivan bien en interiores.

- Amaryllis
- Azucena
- Clivia
- Crocus
- Hemerocalis
- Hippeastrum
- Iris
- Jacinto
- Muscari
- Narciso
- Tulipán
- Etc.

La multiplicación de bulbos y cormos se hace separando los bulbillos o hijuelos formados alrededor del bulbo original y plantándolos. Eso sí, la floración va perdiendo calidad de un año para otro, por lo que los bulbos se suelen comprar nuevos cada año.

Procedimiento:

Al terminar la floración, se cortan las flores pasadas y se dejan las hojas y tallos hasta que se sequen completamente. El tiempo que pasa desde que se acaba la floración hasta que se desentierran puede ser entre 1 y 2 meses, tiempo suficiente para que acumulen más reservas y se formen pequeños bulbillos adheridos al original.

Los bulbos se extraen, se lavan, se desinfectan con fungicida y se dejan secar a la sombra.

Se le recortan las raíces, se le quita la tierra que tenga pegada, se separan los posibles bulbillos hijos formados y se envuelven en papel de periódico para absorber la humedad y que no se pudran.

Finalmente, se meten en cajas de madera y almacenan en un lugar seco hasta la nueva plantación en recipientes en verano en vivero, donde se cultivan por uno o dos años hasta que alcanzan las dimensiones necesarias para la floración. Este método se usa para los Narcisos, Tulipanes, Jacintos y para la mayoría de las plantas bulbosas más pequeñas como el Muscari.

Los bulbos como Narcisos, Tulipanes y Crocus, deben conservarse secos. Otras bulbosas, como los Lirios o Begonias tuberosas, es preciso cubrirlos con turba algo húmeda para evitar que se sequen del todo.

8. Túberos


Túbero de Caladio


- Begonia
- Caladium
- Sinningia
- Etc.

Se trata de tallos modificados para guardar sustancias alimenticias de reserva. Constan de una yema central y presentan forma circular plana, sin escamas.

Al contrario que los bulbos, los túberos no emiten hijuelos que permitan la multiplicación por este método.

Los túberos se obtienen cultivando plantas a partir de semillas; cuando el ejemplar ha crecido (tras unos 9 meses), se le retiran las flores con objeto de que el túbero engrose.

El más conocido como Planta de interior es el Caladio (Caladium bicolor). Cuando se marchite la planta no la tires a la basura, es algo normal. Si conservas durante el invierno los tubérculos, puedes conseguir un nuevo ejemplar para el años siguiente.

Una vez terminado el verano, sácalos de la tierra y guárdalos en un lugar fresco, envueltos en papel de periódico. En ese momento, trocéalo con una navaja o cuchillo, procurando que cada trozo contenga al menos 1 yema.

Prepara un recipiente con compost y una capa superior de arena de unos 3 centímetros.

Hunde los tubérculos en la capa de arena, riega y tapa con un plástico.

Coloca la bandeja en un lugar cálido sin sol directo. A principios de la primavera y brotará.


2.0 de 5 estrellas basado en 1 valoraciones.
2 estrellas
1 votos

Mi valoracion: