Multiplicación de rosas por esquejes o estacas

 

Esquejes de rosas enraizados

 

Esquejar es el método más fácil para conseguir una nueva planta de Rosal. Agarran la mayoría de las estaquillas. Ahora bien, si hay una rosa que te gusta y quieres multiplicarla enraizando un esqueje, que sepas que no es lo ideal.

 

Puedes hacer el estaquillado pero ese Rosal no será muy resistente a la sequía, ni al exceso de agua, ni al frío del invierno, ni a los Nematodos ni a los hongos que viven en el suelo (ej. Verticillium) y además vivirá menos años. Resistencia a todas estas características es lo que proporcionan los patrones usados en el injerto, ya que son mucho más rústicos que la variedad (recuerda que son Rosales silvestres). Por eso los Rosales que compramos no se han obtenido por esquejes, sino que vienen injertados en patrones. Se conjuga así lo mejor de cada uno.

El esquejado o estaquillado lo emplean los viveros para multiplicar los patrones (Rosa, rugosa, Rosa x noisettiana 'Manetti', por ejemplo) y en algunos Polianta, Trepadoras e híbridos perennes de crecimiento vigoroso, pero son excepciones.

Si multiplicas por esquejes tus rosales, te darán flores y demás, pero tienen los incovenientes citados. Lo ideal: haz esquejes de un Rosal silvestre e injértarle luego la variedad que te guste.

PASOS PARA HACER EL ESQUEJADO DE ROSAS

 

1. Las estaquillas se toman y se plantan en otoño. También puedes atar manojos y almacenarlos en musgo turboso o arena húmedos a unos 4ºC para plantarlos en la primavera siguiente.

2. Elige vástagos bien desarrollados que hayan dado flor en verano (grosor de un lápiz, de 6 a 10 milímetros). Los brotes sin flor son menos vigorosos, por lo que poseen menos reservas para el enraizamiento.

3. Corta trozos de 20-25 cm. de largo. La punta del esqueje córtala en bisel justo por encima de un brote que apunte hacia afuera y el extremo inferior córtalo en horizontal. Por último, elimina hojas y brotes para evitar la excesiva transpiración que podría secarlas.

 

4. Impregna la base con hormonas de enraizamiento (polvo blanco) que venden en unos tarritos. Esto aumente mucho las posibilidades del agarre; si no lo haces, el porcentaje de marras será mayor.

5. Clávalos en una maceta con una mezcla de turba y arena introduciendo unos 12-15 cm.. Separa cada esqueje unos 8 cm. uno de otro.

Mantén la humedad y evita el sol directo. Temperatura ideal son 18-21ºC.

Si es necesario, cubre los esquejes con un plástico

6. Una vez que hayan echado abundantes raíces, se pasa cada esqueje enraizado a macetas individuales.

7. Si has esquejado un patrón, llegado el mes de marzo y después de que la nueva planta ha brotado, se procede al injertado de la misma. El injerto también puede hacerse a 'ojo dormido', para lo cual se espera a octubre-noviembre y se hace el injerto. En diciembre-enero se despunta la planta por encima de dicho injerto.

Esquejes de madera suave

El procedimiento que he descrito anteriormente es el más habitual, tomando esquejes en otoño de tallos maduros que dieron flor. Pero también se pueden enraizar esquejes tiernos de la estación en curso, desde principios de primavera hasta fines del verano. Esto sería hacer un esqueje de madera suave o semileñoso. Enraizan bastante rápido (15 días).

Los otros 3 métodos de multiplicación de rosas los tienes aquí:

Injerto de rosas

Semillas de rosas

Acodo de rosas