Poda de rosales Floribundas y Polyanthas

 


Rosal tipo Polyantha. Rosal tipo Floribunda

 

En este grupo la poda no es tan fuerte como los Híbridos de Té.

Debemos conseguir un arbusto con 4, 5 ó 6 ramas principales (su estructura base). Se podan los brotes del año anterior a más o menos la mitad de su longitud.

Algunos tallos viejos se podan intensamente a unos pocos centímetros del suelo, para que rebroten y se renueven.


 

GENERALIDADES SOBRE LA PODA DE ROSALES

Epoca de poda. Como todos los tipos, los rosales deben podarse en INVIERNO. En climas suaves, puede hacerse en pleno invierno, pero en zonas más frías, con heladas intensas, es mejor a finales del invierno cuando ya el frío es menor (en España, febrero-marzo) .

• Elimina ramas secas, muertas, dañadas o enfermas. Para saber si una rama está muerta, la superficie que se ve tras el corte del tallo es de color marrón; si está viva es de color blanco.

 


Poda de chupón


• Eliminar chupones que brotan del portainjerto. Por debajo del punto donde se injertó la variedad está el portainjerto o patrón. Pues bien, del patrón o portainjerto, es frecuente que salgan brotes, los cuales no sirven para nada porque no dan flores y consumen agua y nutrientes. Se reconocen porque las hojas son verde claro y son más pequeñas. Elimínalos desde la inserción.

 

• Elimina flores marchitas y frutos. Las flores que ya se han pasado afean al arbusto y le consumen energías para formar el fruto (llamado Rosal escaramujo). Las flores pasadas se deben eliminar cortando por debajo de la segunda hoja a partir de la flor.

 


Corte sobre yema y en bisel


Los cortes siempre deben hacerse limpios, con herramientas perfectamente afiladas, y un poquito por encima de una yema (1 cm.).