Riego de trepadoras


 

El mantenimiento que requieren los arbustos trepadores comprende las siguientes labores:

• Riego
• Abonado
• Eliminación de malezas
• Poda y guía
• Control de plagas y hongos




Comenzamos con el riego:



 

 

La frecuencia de riego en trepadoras y en la mayoría de las planta depende de diversos factores:

* El clima de la zona

Por ejemplo, en Galicia llueve bastante y las temperaturas son suaves, mientras que en Almería ocurre lo contrario, poca lluvia y mucho calor, por tanto, hay que regar más en este segundo lugar.

* Sol o sombra

Si la planta está al sol necesitará más agua que si está a la sombra.

* Viento

Si la trepadora recibe el embate de los vientos la necesidad de agua es mayor puesto que se deshidratan sus hojas.

* La época del año

En primavera y verano, como está en pleno crecimiento, consume más agua que durante el otoño o el invierno.

* El suelo

Los suelos arenosos retienen menos agua y por tanto hay que regar más que en suelos arcillosos, los cuales guardan más y la planta dispone de una reserva de agua.

* La especie

Hay especies de enredaderas que necesitan más agua que otras que son resistentes a la sequía.

* El tamaño

Una trepadora grande consumirá más agua que otra pequeña, puesto que tiene más hojas que alimentar.

* Hoja caduca o perenne

Si es de hoja caduca en otoño-invierno estará desprovista de hojas y no necesitará riego (el agua lo consumen principalmente las hojas, pero si no tiene...).

* Floración


Clemátide


Una planta en plena floración siempre tienen mayores necesidades de agua.

Imagínate el siguiente caso para remarcar todo lo anterior. Se trata de cuándo necesitará más agua una trepadora. Por ejemplo, una Clemátide que es especie que gusta de suelo húmedo.

- Supongamos un ejemplar de gran tamaño, por tanto, con un gran volumen de hojas que alimentar.

- Estamos en verano.

- Está ubicado en un clima seco.

- Está plantada en un suelo arenoso.

- Recibe pleno sol durante todo el día.

- Está expuesta a vientos fuertes cálidos.

- Está en plena floración veraniega.

En este caso extremo es cuando más agua precisará.

Por lo tanto, influyen muchos factores a la hora de saber la cantidad de agua y cada cuánto tiempo hay que regar. La única manera es experimentando en cada caso. Ve probando con qué cantidad de agua crecen y florecen mejor tus plantas en las condiciones concretas de tu jardín.

Riego de Trepadoras plantadas en la tierra del jardín

A continuación tienes una serie de consejos de riego tanto para trepadoras plantadas en el suelo como en maceta. Empezamos con el riego en el suelo y más abajo tienes en maceta.

 

1. Siempre es mejor quedarse corto que pasarse.

2. Evita malgastar el agua porque es un bien escaso.

3. El exceso de riego es quizás la principal causa de muerte de las plantas porque se pudren las raíces.

4. El exceso de agua empobrece al suelo al arrastrar nutrientes minerales en profundidad, perdiéndose del alcance de las raíces.

5. El agua abundante provoca que salgan más malas hierbas.

6. El regar demasiado hace que la planta desarrolle unas raíces muy superficiales, puesto que no tiene necesidad de buscar el agua en profundidad. Esto es malo en el sentido de que la planta es más débil si le falta el riego, se hace más dependiente de él. Por ejemplo, en caso de sequía, o si se suspende el riego por la razón que fuera durante una temporada, la planta sufrirá y puede morir. El riego por goteo tiene este inconveniente, que forma plantas con raíces más someras.



Planta joven


7. Durante el primer año desde la plantación el riego no debe descuidarse porque todavía las raíces son poco profundas.

El primer año después de plantación es casi imprescindible regar. El sistema radicular es aún muy pequeño y, por tanto, con poca capacidad de absorber agua. Una vez pasado el primer o segundo año, ya se habrá establecido en ese lugar y probablemente podrá sobrevivir con poco o incluso sin riego, dependerá del clima, pero para tener plantas lustrosas generalmente requerirá aportes regulares de agua.

8. En las trepadoras, para un crecimiento rápido y que cubra cuanto antes una pared, una pérgola, etc., los riegos, como digo, deben ser muy frecuentes durante los primeros años. El riego y el abono aceleran el crecimiento. 9. Una vez que ha cubierto, que tiene cierto volumen, tras los primeros 2 ó 3 años, el riego se reduce bastante, o incluso, a cero. Ten en cuenta que las trepadoras establecidas en la tierra podrían sobrevivir sólo con el agua de lluvia.

10. Cuando hay subidas de temperatura repentinas al entrar en primavera o verano, riega sin falta.

11. En invierno, una trepadora de hoja caduca estará pelado de hojas y no necesitará ningún aporte de riego. Si está en maceta se debe regar algo para que no se resequen las raíces, pero muy poco.

12. Es mejor regar por la mañana temprano o al atardecer. No lo hagas durante las horas de mayor calor del día, la evaporación es mayor y la planta no la toma igual.

13. Los riegos que des con manguera o regadera, dalos profundos, que cale hondo el agua. Es mejor que estar continuamente regando con pequeñas cantidades. Además el riego espaciado favorece que se desarrollen potentes raíces en profundidad como comentaba más arriba.

Riego de Trepadoras en macetas

 

En terrazas, porches, patios... es frecuente tener enredaderas en macetones. Sigue los siguientes consejos para esta situación:

 

1. Error frecuentísimo en el cultivo de plantas en maceta es el exceso de riego que pudre las raíces. Recuerda que no es lo mismo una tierra húmeda que empapada.

2. El síntoma más típico de exceso de agua es que las hojas se vuelven amarillas y luego caen.

3. El método más típico para comprobar el grado de humedad del substrato es incar los dedos y notar si está húmedo o no. Cógele el truco a esta técnica.

4. Cuidado porque a veces la capa superior de tierra de la maceta puede estar seca mientras que el fondo contener agua estancada y más riegos serían perjudiciales.

 

5. En el mercado existen unos instrumentos medidores de humedad que se clavan en la maceta y ayudan bastante, como mínimo orientan.

6. No hay "recetas" universales en cuando al riego, ya que depende de las condiciones particulares de cada planta y lugar.

7. La falta de agua también es fatal, aunque siempre es mejor quedarse corto que pasarse.

8. Más riego si está al sol y más también si recibe viento secante. Con viento caliente en verano, riega prácticamente a diario las macetas y jardineras. Y si suben las temperaturas de golpe, también, peligro.


Maceta de barro


9. Si tienes macetas de barro, recuerda que las paredes son porosas y pierden agua por transpiración.

10. Las macetas de plásticos o cerámicas retienen el agua durante más tiempo por lo que deben regarse con menos frecuencia.

 

11. Riega por la mañana temprano o al atardecer, no con el sol en todo lo alto.

12. Si puedes, instala en la terraza un sistema de riego por goteo automatizado. En verano, cuando se riega casi a diario, te darás cuenta de lo cómodo que resulta.

13. Verifica que la maceta o contenedor drena bien, que sale el agua por los agujeros inferiores cuando riegas.

 

14. Es fundamental que drenen bien los orificios inferiores. Cúbrelos por dentro con trozos de cerámica de tiestos rotos mejor que grava y no se taponarán.

15. Si se te muere alguna, fíjate en primer lugar cómo estás regando y comprueba si el recipiente tiene obstruido el orificio en la parte inferior por donde sale el agua sobrante.

16. El riego continuado de las macetas va lavando los nutrientes minerales que toman las plantas (Nitrógeno, Potasio, etc.). Esto supone un empobrecimiento del sustrato, además de los posibles encharcamientos.


5.0 de 5 estrellas basado en 3 valoraciones.
5 estrellas
3 votos

Mi valoracion:

Riego en el Archivo del foro