Paisajimos: Xerojardinería



  • La Xerojardinería es un concepto acuñado en Estados Unidos ('Xeriscape') a principios de los años 80. El prefijo "xero" significa seco, del griego "xeros".

  • Tras las graves sequías que sufrieron en los años 70 en California y Colorado, se puso de manifiesto la necesidad de construir jardines de bajo consumo de agua, formulándose unos principios de diseño y concepción del jardín que constituyó lo que hoy conocemos por Xerojardinería.

  • La idea principal en este tipo de jardines es hacer un uso racional del agua de riego, evitando en todo momento el despilfarro, en especial en climas como el Mediterráneo o subdesérticos, donde es un bien escaso.



  • El ahorro de agua no es el único objetivo, la Xerojardinería va más allá. También tiene un sentido ecológico y aboga por un mantenimiento reducido, por ejemplo, intentar limitar la utilización de productos fitosanitarios, el menor uso de maquinaria con gasto de combustible, el reciclaje, etc..

    Diseño del jardín ('xerojardín')


  • Distribución de las plantas agrupándolas según sus necesidades de agua. Por ejemplo, es un error plantar una Hortensia (necesita bastante agua) al lado de un Romero (necesita poca agua), ya que se va a regar con la misma cantidad a una planta que a otra, se deben plantar juntas especies con similares requerimientos hídricos.

  • Distinguimos especies que tienen un consumo de agua alto, medio o bajo.

  • En los bordes del césped que es donde cae más agua aprovéchalo para plantar la que más agua necesiten.

  • Crea sombras y protege del viento con setos, vallas, mallas, masas de arbustos... para reducir la evaporación.

    Selecciona las plantas


  • En Xerojardinería debes elegir especies adaptadas al clima del lugar. Las autóctonas lo son, pero no las únicas. Evita en general las especies vegetales ávidas de agua.

  • Los jardines de bajo consumo de agua no tienen porque estar constituidos únicamente por plantas de clima semiárido; no son jardines de cactus ni jardines sin césped.

  • Las ventajas del uso de especies autóctonas es que son más resistentes en general a todo (sequía, suelos, clima, plagas y enfermedades,...), están mejor adaptadas y el mantenimiento por tanto se reduce.

    El césped


  • El césped es el principal consumidor de agua de los jardines. Se lleva el 70% del agua.

  • El césped no es imprescindible. Se puede hacer un maravilloso jardín sin nada de césped o con un poco, quizás la zona central, alrededor de la piscina y algunas zonas más. Lo imprescindible para las necesidades familiares.

  • Escoge un césped que sea resistente a la sequía. Hay mezclas especialmente diseñadas para ello. Las especies de gramíneas más resistentes son:

    - Cynodon dactylon (Bermuda)
    - Stenotaphrum secundatum (Gramón o Hierba de San Agustín)
    - Zoysia japonica (Zoysia)
    - Paspalum notatum (Hierba de Bahía)

    En climas frescos las más resistentes a la falta de agua son la Festuca arundinacea y la Festuca ovina y deben predominar en la mezcla.

  • No riegues con tanta frecuencia para así estimular el crecimiento radicular en profundidad. Acostumbra al césped a poca agua para que sus raíces profundicen más.

    Alternativas al césped para cubrir el suelo



    - Plantas tapizantes
    - Masas de arbustos bajos
    - Cortezas de pino
    - Gravas y áridos decorativos
    - Pavimentos

    Acolchado o mulching


  • Es una de las prácticas más beneficiosas en cuanto al ahorro de agua. Una práctica tradicional entre los hortelanos es cubrir con paja el terreno donde se asientan las verduras y hortalizas con el fin de impedir la evaporación del agua del suelo y la presencia de malas hierbas a su alrededor.

  • Materiales: cortezas de pino trituradas, turba, mantillo, gravas y guijarros, paja, etc.

    El riego


  • En general, se riega mucho más de lo deseable con el consiguiente despilfarro de agua.

  • El riego por aspersión produce más pérdidas que el riego por goteo o las cintas de exudación.

  • La manguera manual también supone mucho desperdicio pero es adecuado para aquellas plantas resistentes que se riegan manualmente muy de tarde en tarde.

  • El suelo se debe dejar secar moderadamente entre dos riegos para estimular a que las raíces busquen agua en profundidad. Acostumbra a poco riego tus plantas.

  • Elimina las malas hierbas, grandes competidoras por el agua del suelo.


0 de 5 estrellas basado en 0 valoraciones.
Mi valoracion:

Jardines sostenibles, xerojardines, jardines de bajo consumo de agua


Más información en el Archivo:


Elección de plantas resistentes a la sequía, al calor, a pleno sol


Más información en el Archivo:


Césped resistente a la sequía o poco riego


Más información en el Archivo:




Otros artículos sobre
DISEÑO DE JARDINES Y PAISAJISMO:


Ver todos los artículos publicados en el Boletín