Begonia: plagas, enfermedades y trastornos

 

Amarilis, anémona, begonia, caña de las Indias, ciclamen, clivia, dalia, gladiolo, jacinto, lirio, narciso, nardo y tulipán.




• BEGONIA (Begonia Rex, Begonia semperflorens, Begonia tuberosa)

begonia

Plagas de la Begonia

PULGONES

TRIPS

Su picaduras producen manchitas de color pardo-rojizo y zonas más o menos externas de color gris-plata.

MINADORAS DE HOJAS

Las larvitas de las moscas Pegomyia sp. abren galerías en las hojas. Aplicar insecticida penetrante.

ÁCAROS

Hojas deformadas por el Ácaro Tarsonemus o Stenotarsonemus pallidus. También Araña roja (Tetranychus urticae).
Aplicar acaricidas.

NEMATODOS

Meloidogyne originan en las raíces nudosidades.

HOJAS ROÍDAS POR LOS BORDES

Otiorrhynchus y otros escarabajos roen las hojas por los bordes. Las larvas atacan raíces.

COCHINILLAS

Cochinillas blancas (Pseudococcus citri), la Caparreta gruesa (Saissetia hemisphaerica) y la Cochinilla aplastada de los cítricos (Coccus hesperidium).

Se combatirán en las primeras edades.

Nemátodo foliar (Aphelenchoides sp)

Los nemátodos pueden plantear asimismo problemas. Aparecen bronceados, amarillamiento o enrojecimiento del follaje. El tono depende de la intensidad de luz, cultivar y edad. Las hojas colonizadas se desecan finalmente, pero permanecen unidas a la planta.

Los nemátodos foliares pueden sobrevivir en el suelo solamente durante varios meses. Las plantas infectadas pero asintomáticas son la mayor fuente de contagio en los cultivos de flor. Los nemátodos foliares adultos sobreviven fácilmente a la sequía dentro de los tejidos de la planta, permaneciendo viables en las hojas muertas hasta tres años.

Control

Se deben emplear medidas sanitarias preventivas y establecer un calendario de tratamientos en riego con productos a base de Oxamilo u otro nematocida similar. También puede aplicarse Aldicarb en gránulos, con las consiguientes medidas de precaución para las personas.

El tratamiento con calor durante 10 minutos a 46ºC es efectivo.

Mosca blanca (Bemisia tabaci)

Bemisia tabaci con frecuencia se desarrolla sobre el cultivo de begonia cuando las temperaturas alcanzan los 25ºC.

Control

Como métodos de lucha se están utilizando la combinación de métodos químicos y biológicos. Métodos biológicos como el uso de parasitoides, depredadores o incluso hongos patógenos de insectos (Fransen, 1994).

Enfermedades de la Begonia

Bacteriosis

Las hojas presentan manchas marrones, redondeadas y húmedas, que más tarde se marchitan.

La enfermedad es producida por una bacteria llamada Xanthomonas begoniae. Afecta principalmente a Begonia tuberosa.

Reducir o suprimir el riego por aspersión. Destruir las plantas enfermas.
En las hojas poco afectadas, se puede cortar la parte enferma.

Podredumbre del tallo

Es una enfermedad grave, en la que los tallos se ennegrecen y se pudren. La produce el hongo Pythium.

Arrancar y destruir las plantas atacadas. Evitar mojar las hojas con el riego.
Puesto que el hongo permanece en la tierra, tirar el sustrato, no replantar.

Botrytis cinerea o Moho gris

Las lesiones causadas por este hongo son muchas veces identificadas en el campo por la esporulación característica gris y vellosa, aunque las esporas solo se desarrollan en condiciones húmedas.

Los tejidos heridos o senescentes son especialmente susceptibles de la invasión, pero los tejidos sanos pueden también llegar a ser colonizados. Los pétalos de la flor pueden tener pequeñas manchas o se marchitan completamente.

Control

El control de este hongo es muy importante debido a su capacidad para sobrevivir como saprófito. Se evitarán los excesos de humedad, ya sea en los riegos o en el ambiente, espaciando las plantas y garantizando la aireación.

Arrancar y quemar las hojas o plantas invadidas. Sanear la tierra. Fungicidas.

Se realizarán tratamientos en caso de aparecer ataques, aunque el control químico se ha complicado con la aparición de una resistencia generalizada a benzimidazol (que incluye benomilo y metil-tiofanato) y una resistencia menos penetrante a dicarboximida (iprodiona y vinclozolina). Los fungicidas recomendados incluyen clortalonil, hidróxido de cobre, sulfato de cobre pentahidratado y mancozeb.

Mancha foliar (Myrothecium roridum)

Se trata de un saprófito común que habita en el suelo y que es patógeno de huéspedes susceptibles en condiciones ambientales favorables. Produce conidias en esporodoquios característicos, que aproximadamente tienen 1-2 mm de diámetro.

Los síntomas se manifiestan en manchas foliares circulares y posteriormente irregulares de 2,5 cm de diámetro. Las lesiones son muchas veces zonadas y se extienden a lo largo de los nervios de las hojas. El centro de la mancha puede tener un color pardo más claro que el borde y la lesión puede ser de color más oscuro en el haz que en el envés de la hoja.

Control

Minimizar la duración de la humedad de las hojas.

Evitar heridas innecesarias y promover la rápida formación de peridermis en las heridas después de que se hayan recogido los esquejes.

Si se prevé que las temperaturas van a estar entre 21-27ºC en el momento de la recogida de esquejes se debe aplicar un fungicida.

Oidio (Oidium begoniae)

Este hongo requiere una planta huésped viva para completar su ciclo de vida. Normalmente no mata a su huésped, pero las colonias de oídio hacen rápidamente que la planta en maceta con flores no sea comercializable.

En ocasiones aparecen pequeñas manchas con aspecto grasiento en el envés de las hojas. Las manchas más típicas aparecen en densos parches sobre las hojas, tallos y flores. El tejido infectado puede finalmente volverse marrón y morir.

Control

El incremento del movimiento de aire alrededor de las plantas tiende a reducir su potencial de infección.

Tratamientos químicos a base de clortalonil, sulfato de cobre, triadimefon, triflumizol, etc.

Control biológico de oídio con el hiperparásito Ampelomyces quisqualis. Normalmente el hiperparásito actúa mejor combinado con un fungicida.

Xanthomonas campestris pv. begoniae

Es una bacteria que causa serios problemas, siendo objeto de atención prioritaria de los multiplicadores de esta planta. Provoca la putrefacción de los esquejes de tallo y de hoja. Los síntomas son unas manchas aceitosas en las hojas que se extienden rápidamente.

Los materiales vegetales infectados son probablemente la fuente más importante de contaminación; pues esta bacteria puede sobrevivir en el follaje durante varios meses antes de que se inicie la enfermedad. La supervivencia en agua es marcadamente corta, probablemente menos de unas semanas.

Esta bacteria es diseminada por las prácticas convencionales de riego que producen salpicaduras de agua de planta a planta.

Control

Las plantas con manchas foliares se deben desechar.

Evitar el manejo del follaje húmedo.

Agalla de la corona (Agrobacterium tumefaciens)

Es una bacteria que forma agallas normalmente en la corona, pero ocasionalmente aparecen en las raíces o en el tallo o ramas. Las agallas aparecen primero como pequeñas masas de tejido calloso, pero puede agrandarse hasta varios centímetros de diámetro.

Control

Las plantas con síntomas se deben desechar.

Se tratará con productos que contengan cobre y/o antibióticos y se procederá a la desinfección del suelo con vapor.

El control biológico de la agalla de corona es posible con Agrobacterium radiobacter, cepa K84. Sin embargo, la agalla de corona aparece raramente para poder justificar este tratamiento.

Virus de la enfermedad bronceada del tomate o tomato spotted wilt virus (TSWV) y virus de las manchas necróticas del Impatiens o Impatiens necrotic tospovirus (INSV).

La multiplicación vegetativa de la Begonia ha tenido como consecuencia la perennidad de muchos virus en la descendencia. No existen virus particulares de la Begonia y todos los virus aislados en esta especie son virus ubicuos que se encuentran en otras plantas ornamentales.

Las manifestaciones de los dos virus son muy semejantes. Los síntomas más característicos y graves consisten en manchas concéntricas decoloradas que se necrosan muy rápidamente conduciendo a la desecación de la mayor parte de la superficie foliar. Las plantas atacadas en su fase juvenil mueren de forma inevitable. Las flores también pueden mostrar necrosis que comprometen su apertura. En ocasiones se observan deformaciones o una pigmentación acentuada en las hojas.

Control

Asegurarse de la calidad del material vegetal utilizando preferentemente esquejes comercializados por empresas que practican control fitosanitario.

Destrucción de todas las plantas sospechosas.

Lucha química contra los thrips vectores.

- Amarilis
- Anémona
- Azucena o Lillium
- Begonia
- Caña de las Indias
- Ciclamen
- Clivia
- Dalia
- Gladiolo
- Jacinto
- Lirio
- Narciso
- Nardo
- Tulipán

Métodos de multiplicación de bulbosas


4.8 de 5 estrellas basado en 4 valoraciones.
5 estrellas
3 votos
4 estrellas
1 votos

Mi valoracion:

Plagas, enfermedades y problemas de begonias


Más información en el Archivo: