Tulipán: plagas, enfermedades y trastornos

 

Amarilis, anémona, begonia, caña de las Indias, ciclamen, clivia, dalia, gladiolo, jacinto, lirio, narciso, nardo y tulipán.




Tulipán

tulipan

Plagas del Tulipán

Nematodos (Ditylenchus dipsaci) en tulipán

En tulipán y otras bulbosas ataca este diminuto gusanito de 1-2 milímetros que, en condiciones favorables, puede causar daños más o menos importantes. Las plantas atacadas presentan brotes anaranjados y retorcidos. Las plantas enfermas deben arrancarse completamente y con tierra.

Este nemátodo causa necrosis del tallo y abultamientos y/o retorcimientos de las hojas y de las yemas del tulipán. Sobrevive en el suelo y en malas hierbas huéspedes y ataca a los bulbos y brotes jóvenes. Los brotes se abultan típicamente, se deforman y se acortan.

Realiza una rotación de tres años sin cultivar tulipán.

Destruye las plantas afectadas.

Remoja los bulbos de tulipán en agua caliente durante tres horas y treinta minutos a 43.5ºC de 15-20 días después de la recogida.

Nematodo (Meloidogyne spp.)

Produce bultitos en las raíces muy típicos dentro de los que se encuentran estos diminutos gusanos. (Mira la foto de arriba).

Mosca del Narciso

Las larvas de la Mosca del Narciso (Lampetia equestris) mide 15-20 milímetros y roen el bulbo. Hay una o máximo dos larvas por bulbo.

Los bulbos de tulipán atacados vegetan mal y pueden morir si son pequeños. En las plantas mayores las hojas amarillean y la planta se debilita.

Caracoles y babosas en tulipán

En lugares húmedos o después de lluvias, pueden causar daños en las plantas de Tulipán. Se combaten con cebos de metaldehido.

Milpies

Roen los bulbos de tulipán.

Enfermedades del Tulipán

Fuego del Tulipán (Botrytis tulipae)

Se trata de una enfermedad muy frecuente y grave en tulipán, pues ataca a todos los órganos de la planta. Los síntomas se manifiestan como hojas curvas y deformadas, no crecen los brotes y manchas circulares grisáceas en hojas y flores que avanzan rápidamente bajo condiciones de elevada humedad relativa y temperatura.

Los productores practican para su control lo siguiente:

Rotaciones de 4-5 años sin tulipanes.

No reutilizar los acolchados vegetales.

Tratamiento de los bulbos de tulipán por pulverización con fungicida.

Pulverizaciones preventivas con Captan desde que se produce la brotación hasta la floración, al menos dos o tres veces.

Fusariosis (Fusarium oxysporum f. sp. tulipae)

Se trata de una enfermedad también importante en el cultivo del tulipán. La infección se produce con más frecuencia a finales del periodo vegetativo, a consecuencia de los ataques de los hongos que proceden de los restos del viejo bulbo de tulipán.

Los síntomas se manifiestan en los bulbos como una podredumbre seca en la base o del corazón, o momificación al final del almacenamiento.

Realiza rotaciones.

Seca de los bulbos de tulipán.

Almacena los bulbos de tulipán en lugares bien ventilados y evita heridas durante la conservación.

Tratamiento con Benomilo.

Mal del esclerocio (Sclerotium tulipae)

Si no se produce la brotación, el desarrollo del micelio del hongo tiene lugar en el cuello del bulbo, siendo éste de color blanco. El interior del bulbo se vuelve gris-rojizo y se pudre en seco, pero mantiene las raíces sanas.

Para evitarlo se recomienda la desinfección de los bulbos de tulipán y del suelo y no cultivar en el mismo terreno después de una bulbosa.

Roya

Numerosas y gruesas pústulas (bultitos) anaranjadas o amarillas en hojas causadas por Puccinia tulipae en tulipán.

Virosis

En flores se manifiesta por aparición de manchas claras (amarillas o blancuzcas); en las hojas zonas irregulares amarillentas. También mosaico en hojas en forma de rayado amarillo y el raquitismo y anormal desarrollo de la planta con mala o nula floración del tulipán.

Prevenir con tratamientos insecticidas contra los pulgones vectores y en el momento de la floración una inspección ocular para eliminar las plantas infectadas.

Enfermedad de Augusta en tulipán

Llamada así debido a que fue en la variedad de tulipán Augusta en la que se manifestó por primera vez en Holanda, siendo el agente acusante de la enfermedad el virus de la necrosis del tabaco o Tobacco Necrosis Necrovirus (TNV).

Los ataques pueden ser visibles desde el comienzo de la vegetación. Las plantas nacen difícilmente, algunas permanecen enanas y mueren prematuramente.

Las hojas infectadas presentan manchas y estrías necróticas de forma redondeada u oval, dando lugar a un enrollamiento del limbo característico.

También aparecen largas estrías de color pardo en la base de las hojas y a lo largo de los tallos del tulipán.

En las flores deformadas aparecen pequeñas manchas necróticas en estrías. En los bulbos las manchas se vuelven necróticas, dando lugar a la completa desecación de las escamas.

Control:

Producción de bulbos clasificados de tulipán.

Eliminación del material infectado.

Desinfección del suelo para eliminar el hongo vector del virus.

Se recomienda no cultivar en aquellos suelos en donde hubo un cultivo hospedante (tabaco, patatas, judías y varias malas hierbas) ni donde hubo tulipanes atacados por este virus.

Trastornos del Tulipán

La falta de agua en tulipán

Puede originar que se formen las hojas antes que las raíces, lo cual favorece al aborto de los botones florales.

Aborto de los botones florales del tulipán

Puede ser debido a la falta de madurez del bulbo y al corto período de reposo de los mismos o a una plantación tardía.

Insolación o golpe de calor en tulipán

Hace marchitarse y secarse las flores, especialmente en tiempo seco.

Exceso de nitrógeno

Produce un desarrollo exagerado de las hojas del tulipán en perjuicio de las flores, en el caso de la producción de flor cortada. También puede favorecer la aparición de puntos de hojas quemadas, reduciendo así la calidad de la flor.

Vuelco del tulipán

Al formarse la flor, el pedúnculo se dobla a la altura del cuello de la planta. Puede deberse a un déficit de calcio, bajada de las temperaturas durante el almacenamiento, oscilaciones de temperatura durante el cultivo o una elevada humedad ambiental. Se presenta especialmente en terrenos arcillosos.

Aborto de la flor de tulipán

El botón floral del tulipán se atrofia, decolora y toma una textura coriácea. Se debe a una falta de maduración de los bulbos, bajas temperaturas durante el almacenamiento, recalentamiento de los bulbos durante la conservación y déficit hídrico.

Petrificación de los bulbos

Las escamas carnosas externas de los bulbos de tulipán almacenados toman un color blanquecino, esta zona se endurece y aumenta de tamaño hasta alcanzar todo el bulbo. Normalmente tiene lugar sobre bulbos dañados o cosechados tardíamente.

Puntas blancas de los pétalos de tulipán

Tiene lugar durante la brotación cuando se produce una falta de humedad en el suelo y exceso de calor.

Rotura de la epidermis

La epidermis del envés de las hojas de tulipán se rompe transversalmente en diferentes puntos. La epidermis se enrolla hacia afuera, quedando así el tejido expuesto. Normalmente en estas heridas se establecen microorganismos que provocan pudriciones.

Puedes querer ver otra ficha adicional del tulipán aquí.

- Amarilis
- Anémona
- Azucena o Lillium
- Begonia
- Caña de las Indias
- Ciclamen
- Clivia
- Dalia
- Gladiolo
- Jacintos
- Lirio
- Narciso
- Nardo
- Tulipán

Métodos de multiplicación de bulbosas


3.7 de 5 estrellas basado en 3 valoraciones.
5 estrellas
1 votos
3 estrellas
2 votos

Mi valoracion:

Problemas, plagas y enfermedades del tulipán


Más información en el Archivo: