Camelia (Camellia japonica)





- Arbusto o árbol perennifolio. - Crecimiento lento.

- Las camelias son plantas muy vistosas durante todo el año.

- Existen más de 3.000 variedades diferentes de la Camelia, número que cada año crece.

  • Luz

 

Prefiere la semisombra y en climas calurosos está mejor orientada al norte.

Proteger del sol directo con tela media sombra para que las hojas no se vuelvan pardas y pierdan su bonito color verde.

  • Temperatura

Hay que cuidarla del calor fuerte, a no ser que a las hojas no les falte humedad atmosférica.

Es resistente al frío, pero agradece un acolchado de hojarasca, paja, serrín, etc. al pie.

Cuidado con los vientos fríos y las heladas, pueden dañar los capullos, lo mejor es plantarla al abrigo de un muro.

La perjudican las heladas tardías que pueden afectar a sus hojas.

  • Humedad

Gusta de un ambiente húmedo.

  • Suelo

Nunca plantar camelias en suelo calcáreo. Requiere un suelo con pH ácido.

Suelo ácido, poroso y con gran cantidad de materia orgánica como puede ser el mantillo de castaño, la turba o el compost de brezo.

Añadir al suelo una capa de tierra de brezo, tierra de castaño o turba rubia para acidificarlo (bajar el pH).

  • Riego

Necesita un riego constante durante el verano y en invierno el riego será moderado ya que bastará con rociar la planta de manera habitual.

Hay que evitar el riego con agua demasiado calcárea.

No mojar las flores para evitar pudriciones (Botritis).

Se recomienda un buen drenaje.

  • Abono

Debemos abonar después de la floración y despunte, cuando ya se aprecia la yema floral en el ápice de cada rama.

También es muy recomendable que, cada cierto tiempo, le añadamos sulfato de hierro, o mejor, quelatos de hierro o algún abono "ácido" especial para camelias o plantas acidófilas tipo hortensia, gardenia, brezos, etc..

Fertilizar sólo en primavera o verano, con pequeñas dosis de abono ácido, para no producir toxicidad por exceso de nitrógeno.

  • Poda

1. Poda de Limpieza

Elimina los siguientes elementos indeseables, preferiblemente en invierno:

- Ramas muertas, secas o enfermas.

- Rebrotes que hayan podido surgir desde la misma raíz (se les llaman sierpes).

- Rebrotes del pie del arbusto que sean débiles o mal situados y no nos interese que se desarrollen como rama del arbusto.

- Ramas que sobresalen mucho del arbusto por su exceso de vigor (se le llaman chupones).

- Flores y frutos pasados: afean y consumen energías del arbusto.

- Si es necesario, corrige la asimetría para mejorar la apariencia, por ejemplo, si está la copa descompensada.

2. Poda de Floración

No podes a la Camelia cuando tenga capullos.

Despunta todos los ramos inmediatamente después de la floración, en primavera, a pulgares cortos de 2 ó 3 yemas laterales, es decir, cortando justo por encima de la segunda o tercera yema contada desde la inserción del brote. De estas yemas surgirán brotes que al año siguiente darán en la punta de los nuevos ramos una flor.

Si quieres flores más grandes aunque en menor cantidad, donde veas muchos capullos juntos por rama o brote, deja uno solo, retirándolos hacia el mes de noviembre (Hemisferio Norte).

  • Cultivo en interior de camelia

Como planta de interior el cultivo de la camelia es difícil, puesto que no soporta las habitaciones cerradas con calefacción, pero con un ambiente fresco y muy húmedo, florecerá año tras año.

En interior es preferible colocarla sobre un plato con gravilla y agua y ponerla lejos de la calefacción, en la zona más fresca de la casa.

En primavera avanzada (Hemisferio Norte sería a partir de mayo), sácala al aire libre, pero resguardada del sol directo.

En interior no moverla porque puede tirar los botones de flor antes de abrir.

  • Plagas y enfermedades de la Camelia

ENFERMEDADES

- Moteado de las hojas: producida por el hongo Phyllosticta camelliae. Aparte de la recogida y quema de las hojas enfermas, puede recurrirse a tratamientos fungicidas o a espolvoreo con azufre.

- Manchas plateadas: son manchas que dan un aspecto plateado al haz. Se distinguen puntitos negros, correspondientes a los picniidos del hongo causante (Pestalozzia guepini). Además de recoger y quemar las hojas caídas, puede protegerse las demás con fungicida.

- Roya: hongo que se manifiesta por pequeños bultos en hojas. Evita su aparición haciendo pulverizaciones preventivas con caldo bordelés o algún fungicida.

- Manchas en las flores: por el hongo Ovulinia azaleae. Puede ser también debido a la infección por Sclerotinia sclerotiorum que llegan desde la tierra las esporas de este hongo hasta las flores.

- Botritis: las lluvias con temperatura suave pueden hacer que las camelias blancas y rosadas se infecten con el hongo Botritis. Se previene con fungicida antibotritis.

- Negrilla: combatir las Cochinillas y Pulgones y así no aparecerá el hongo Negrilla.

- Bacteriosis y virosis: manchas amarillas sobre las hojas.

- Chancros de la corteza: los producen distintos hongos como Glomerella, Phomopsis. Podar y quemarlas ramas que tengan chancros y si es en el tronco, sanearlo con una navaja bien afilada. Estos hongos entran por heridas.

  • PLAGAS

- Cochinillas.

- Pulgones.

- Arañuelas: diversos Ácaros atacan a las hojas.

- Gusanos de las raíces: las plantas pueden ser debilitadas a causa del ataque de sus raíces por larvas de diversos escarbajos (Anoxia, Phylloperta, etc.). Tratamiento al suelo en primavera y verano, porque en invierno se encuentra a mayor profundidad.

- Gorgojo (Othiorrynchus sulcatus): escarabajo cuya larva destruye las raíces y el cuello produciendo la muerte a la planta.

  • TRASTORNOS

- Clorosis o amarilleo



Puede ser por falta de algún elemento nutritivo del suelo, como el hierro, o por asfixia o pudrición de las raíces. Recuerda que la camelia a parte de odiar los suelos alcalinos odia los encharcamientos.

Con la clorosis férrica las hojas amarillean por la carencia de Hierro (Fe). Añade al terreno tierra de brezo, turba rubia o sulfato de hierro para acidificarlo (bajar el pH) y quelatos de Hierro o "reverdeciente anticlorosis" para aportar el Hierro que la planta necesita.

- Caída de capullos

Antes de abrirse la flor, la caída de capullos puede ser por defectos en el abonado o por cambios bruscos de temperatura. Evita el exceso de riego, la luz escasa y las altas temperaturas.

- Golpe de sol

Demasiado sol puede producir en la Camelia (recuerda que es una planta de media sombra) quemaduras en las hojas o manchas marrones. Se presenta mucho cuando se lleva una Camelia que estaba en la sombra al sol.

- Exceso de fertilizante

El exceso de abonado rico en Nitrógeno hace que tire las hojas y se queman las puntas de las hojitas nuevas. Si te sucede esto, debes regar bien el substrato dejando que el exceso de nutrientes escurra con el agua.

- Quemaduras solares

A pleno sol en una terraza sin humedad ambiental hace que sus hojas mas tiernas se quemen por el sol. Recuerda que es una planta de media sombra. Se presenta a veces cuando se lleva al sol una Camelia que estaba en la sombra.

  • Multiplicación de Camelia

Las camelias se pueden propagar por semilla, estacas, injerto y acodo. A nivel de aficionado el método más útil es por estacas o esquejes.

Estacas o esquejes

Lo mejor es tomar las estacas a la mitad del verano, de los brotes del crecimiento en primavera, una vez que la madera ha madurado algo y ha cambiado su color de verde a café claro.

Se usan estacas de puntas, de 7 a 15 cm de largo en las que se retienen de dos a tres hojas terminales.

El enraice se mejora mucho si las estacas se tratan con hormonas de enraizamiento.

Las estacas se enraizan mejor bajo humedad elevada, bien sea en una estructura cerrada o bajo niebla.


5.0 de 5 estrellas basado en 3 valoraciones.
5 estrellas
3 votos

Mi valoracion:

Camelia


Más información en el Archivo:



Otras FICHAS DE ARBUSTOS: