Laurel (Laurus nobilis )





  • El Laurel es originario del área mediterránea, donde crece silvestre.

  • Aparte de su follaje verde oscuro, perenne y atractivo, sus hojas y flores son muy aromáticas.

  • Plantado en tierra, normalmente lo veremos como un arbusto, pero con los años, si se deja libre sin podar, se convierte en un árbol que puede alcanzar los 15 metros de altura.

  • Se usa mucho en jardines mediterráneos, como arbusto aislado, haciendo grupos o como pequeño árbol solitario. Los setos de Laurel harán un buen telón de fondo para plantas más coloridas.

  • En macetones también se cultiva perfectamente y a veces se le da forma de esfera, cono, pirámide, etc.





    USOS DEL LAUREL

  • Sus hojas se utilizan como condimento aromatizante de muchas comidas y guisos.

  • Se pueden recoger las hojas durante todo el año para uso en fresco o hacer ramilletes para secar en otoño, bien sea en la oscuridad o al horno. Las hojas secas tienen un sabor más intenso que las frescas.

  • Muy importante: cuidado de no confundir el Laurel (Laurus nobilis) con el Laurel-cerezo o Laurel real (Prunus laurocerasus) al que se parece en cierta forma. Esta última planta es tóxica por ingestión para las personas.

  • Como planta medicinal, tiene extensas aplicaciones.

  • Sus hojas, en infusión, alivian las molestias estomacales, reduce la hipertensión y es antiséptico para hongos vaginales (baños de asiento). Se ha usado tradicionalmente para facilitar la digestión.

  • Las hojas, aplastadas y puestas sobre las picaduras de avispas y abejas, las calman; mezcladas con una cucharada de harina y miga de pan, rebaja las inflamaciones.

  • Las bayas poseen un aceite usado en perfumería para la fabricación de jabones.

  • En Andalucía la madera del laurel se utiliza para trabajos de taracea y marquetería.

  • En la antigüedad clásica (Grecia y Roma), las coronas de laurel trenzado eran símbolo de victoria y gloria y se usaban para recompensar los méritos de guerra, deporte, etc. En la actualidad se emplea para hacer coronas de difuntos.



    CULTIVO

  • El Laurel necesita protección del frío intenso. No soporta bien las heladas fuertes.

  • Se adapta a la mayoría de suelos, aunque va mejor en los que tienen un buen drenaje.

  • Evita el pleno sol del verano que puede "quemar" sus hojas. Ideal es la semisombra, es decir, sol unas horas del día y sombra otras. Se adapta bien a la sombra.

  • Resiste la sequía, así que de riego poco si está plantado en tierra. En maceta, se riega más.

  • La poda consistirá simplemente en recortes para darle forma, contener su tamaño y quitar las cuatro ramas secas o muy atacadas por cochinilla.

  • Tolera bien la poda, por lo que se emplea para tallarlos con formas (arbolitos, conos, pirámides, esferas, etc).

  • Si hubiese que cortarlo a ras de suelo por estar muy estropeado (por ejemplo, porque se hubiera helado), no hay problema, rebrotará con fuerza.

    Plagas


  • La cochinilla es su principal enemigo (el 90% de los laureles la tienen). Sobre la melaza azucarada que excretan éstas, se asienta el hongo Negrilla, que más que daño a la planta, la afea mucho.


  • El pulgón es frecuente también.


  • La Sila (Psylla piri) es otra plaga que produce síntomas llamativos. Las hojas aparecen arrugadas como consecuencia de las picaduras de este pequeño insecto chupador. Es difícil ver al causante del mal puesto que no permanece estático en la hoja.

  • Evitar usar insecticidas químicos si luego se van a emplear las hojas en la cocina.

    Multiplicación

  • Se multiplican fácilmente por esquejes, que se plantan normalmente en verano. Por semillas es más lento y no se suele hacer.

  • También se pueden extraer los vástagos que brotan desde el suelo. Sácalos con una buena porción de raíces y tierra y planta en macetas individuales para conseguir un nuevo ejemplar.


4.2 de 5 estrellas basado en 6 valoraciones.
5 estrellas
4 votos
4 estrellas
1 votos
1 estrellas
1 votos

Mi valoracion:

Laurel


Más información en el Archivo:



Otras FICHAS DE ARBUSTOS: